el aprendiz de brujo (432): malos pasos

“Lo mismo que un mal verso puede hundir un poema, supongo que habré dado una porción de pasos que prestan al conjunto sensación de fracaso”

(Javier Salvago)

Fotografía de Rui Palha

Anuncis

el juego de los besos (112)

El juego consiste en resolver el orden de las imágenes según la progresión establecida por Raymond Chandler en esta cita:

lauri-blank-04roger-fry-the-breakfast-table-1918

 leopold-gottlieb-amantes“El primer beso es mágico, el segundo íntimo, el tercero rutinario”

Ilustraciones: Lauri Blank, Roger Fry, “The Breakfast Table” (1918) y Leopold Gottlieb, “amantes”

un saltamontes en los olivos

UN SALTAMONTES EN LOS OLIVOS

Es la noche. El celador, centinela del sueño, escribe cartas a su hermano. La danza de las pupilas incandescentes y la tráquea ignífuga.  El eco de los cascos de las yeguas perseguidas por la luz. La soledad del vigilante extraviada en la eternidad del crepúsculo. Las hormigas, peregrinas en el pasillo, con fragmentos de bizcocho ensangrentado. Los residentes juegan con las calaveras de los niños; una mujer mastectomizada amamanta una jirafa en llamas. Y un poeta declama con rabia versos ateos desde el tejado. Dios no le escucha. Dos cuerpos, hombre y mujer, copulan con obscena furia en la enfermería.

Amanece. Siempre amanece. Invariablemente, la luna precede al sol. El celador regresa caminando por los campos a la casa amarilla. Durante el trayecto alza los brazos y los mueve como si fuera un cuervo del futuro. Si supiera alguien que es capaz de anticiparse a lo que acontecerá no le permitirían abandonar el sanatorio.

Por las tardes, el celador pinta nubes amarillas y cipreses rojos. Sólo detiene el trazo del lienzo cuando escucha con la oreja izquierda el llanto de una muñeca encamada en la planta octava.

Autor: Javier Solé, enero 2018

Ilustración: Van Gogh, “Patio del Hospital de Arles” (1889)

 

el aprendiz de brujo (431): el mar

No las playas sinuosas, carnales,
que lánguida y turbiamente
lamen las espumas de libidinosa lengua.
Dadme el fracaso del obstinado mar
que nunca sabe a ciencia cierta si viene
o va y acaba siempre
en pedazos, derrotado,
contra la abrupta arista de las rocas.

Autor: Octavio Fernández Zotes

Ilustración de Kiyo Murakami

la infancia (65): las máscaras del teatro

NIÑO EN EL CEMENTERIO

“queréis acostumbrarme a la muerte
pero la muerte
no es ninguna maestra,
no es ningún telescopio,
la muerte no es un atlas,
no da sabiduría,
la muerte no da nada
más que miedo
silencio
soledad
y rabia.”

(Batania, fragmento del poema “La muerte”)

Ante la tumba del padre abraza el huérfano a la viuda anestesiada. Al niño le gusta el cine y el teatro; disfrazarse con exóticos vestidos y representar ante sus padres los personajes más excéntricos.

Pero asumir ahora el papel de hombre que todos le reclaman le parece precipitado, hubiera deseado muchas más horas de ensayo y retrasar indefinidamente la noche del estreno.

Autor: Javier Solé

Ilustración de D. Costras