la vida y la muerte (76): la enfermedad

DESENCUENTRO

ibai-acevedo-01Siempre
que se aproxima
alguien
con propuestas
a largo plazo
yo,
de manera invariable,
le describo,
con todo lujo de detalle,

la morgue

Y,
sin excepciones,
todos
murmuran disgustados
que el pesimismo es un cáncer
para el progreso.

Yo,
inapetente
para la disputa,
pienso para dentro
que el cáncer es otra cosa

y que el progreso no ha hecho mucho por pararlo.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Ibai Acevedo

REGRESO AL ESCENARIO DEL CRIMEN

Dicen que los asesinos
regresan siempre
al escenario del crimen.

Cuando recorro los pasillos
del hospital
donde una hija
no se despidió de su familia
nunca
me cruzo
con las células asesinas,
sólo reconozco
rostros retraídos
a los que los sicarios
concedieron una tregua centesimal.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Emma Cano, ” cirujana en el pasillo de quirófano” (detalle)

las cuatro estaciones (66): primavera. Pintar un árbol.

No hace falta mucho
para pintar un cuadro,
basta una pared encalada
de fondo
y un árbol que florezca en primavera.

Autor: Elvira Laruelo

Ilustración: Monet, “In the Woods at Giverny-Blanche Hoschedé at Her Easel with Suzanne Hoschedé Reading” (1887)

el suicidio (41): Poema de Elvira Ardalani

LA TRENZA

Esta noche, amor, me cortaré el cabello,Lupe Bracaccini - ahorcada
tejeré una soga con lo que tanto amaste
y me hallarás volando
sobre mis propios pies,
opaca,
sobre la alfombra
que alguna vez nos vio iluminados bajo la oscuridad,
embriagados,
eternos.
No bebas hasta entonces.
Y que sea el dolor el que te sirva.

Autor: Elvira Ardalani

Ilustración: Lupe Bracaccini, “ahorcada”

el aprendiz de brujo (354) : poetas

“La mayor parte de la poesía española actual me parece una involuntaria parodia de poetas menores”

(Andrés Sánchez Robayna)

INSTRUCCIONES PARA LLEGA A SER POETA FAMOSO

Para lograr la fama como poeta
será mejor que combines
actitudes, gestos
y conductas que complementan
el hermoso y duro oficio
que has elegido cultivar.
Lo más importante es ser borde
y para ello hay que entrenarse.
Nunca contestes a las invitaciones.
Si has aceptado algunaRoger de la Fresnaye - El Poeta (1920)
porque puedes sacarle partido
debes llegar tarde
y por supuesto no saludar.
No dejes que se borre
el gesto grabado en tu rostro
semejante al de quien huele
mierda de su bigote.
Lee siempre del teléfono
para que sea evidente
que nunca preparas tus lecturas
y no olvides decir antes de cada poema
que pertenece a tu próximo libro.

En las reuniones importantes
a las que nunca estás invitado a recitar
siempre debes hacer acto de presencia
con una copa de la rara marca
de ginebra que tú bebes
y una boquilla sin cigarro.
La gorra es importante.
Siempre la misma,
envejecida y no muy limpia.
Pero sin llegar a sucia.
Dirás con frecuencia que admiras a Bukowski
y a algún poeta húngaro
poco conocido
o inventado.

Despreciarás a los clásicos españoles
y a todos los poetas muertos,
salvo a los suicidas
sobre todo si son sudamericanos.

Tus versos deben estar
plagados de palabras
como esperma, felación,
ebriedad y bisexual
y frases como
esta jodida angustia hipertrofiada,
coitos anales aposentados en la inútil tauromaquia,
sus bellos pezones foráneos que flagelan mis retinas,
la gratuita prostitución de la virgen María
o la pedofilia de Dios.
Deben ser versos
galimáticos, rompedores, sentenciosos,
torturados en la forma y en la idea.

Y por sobre todas las cosas
hablarás de ti,
de cómo abandonaste
la esperanza de ser comprendido,
de tus futuros proyectos poéticos
y de lo poco que te importan
el éxito,
la opinión de los demás
y los premios.

Autor: Gabriel A. Jacovkis

Fuente original:

https://paramiuncortado.wordpress.com/2016/11/10/instrucciones-para-llegar-a-ser-un-poeta-famoso/

Ilustración: Roger de la Fresnaye, “El Poeta” (1920)

ciudades y personas: L’Hospitalet Llobregat (I) Bellvitge

“El banco espera alguien con quien compartir el silencio.

(…)

recorrer las vetas
del banco que fue roble
es el bálsamo que cauteriza las heridas”

(Javier Solé, versos de un poema inconcluso)

Fotografía: Javier Solé, “Bellvtige”, febrero 2016

la música la soledad y el silencio (173)

max-weber-leccion-de-pianojoan-ponc-el-flautista-1948
“Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo”

(Ludwig van Beethoven)

“El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla”

(Robert Browning)

Ilustraciones: Max Weber, “lección de piano” y Joan Ponç, “el flautista” (1948)

poemas de amor, versos húmedos (64)

picasso-sleeping-nude-1904ACÓLITO DEL AMOR

Muchos te aman con labios y con dedos
Y se van de tu lecho con la luna;
Muchos te dan obsequios y otros dejan
En los umbrales de tu puerta un sueño.

Yo, que soy joven entre tus amantes
Vengo como un acólito adorándote,
Refreno mi pasión por cortesía,
Mi corazón sin rezos ni palabras.

Las velas del deseo están prendidas,
Te inclino mi cabeza con temor,
Como un mendigo que ansía tu limosna
Tímido por aquello que le traen.

Autor: Elsa Gidlow

Ilustración: Picasso, “Sleeping nude” (1904)

Te traeré luz a tus domingos
y mis manos aprenderán de memoria
el camino hasta tu cuerpo.
Te cantaré bajito una canción
de bienvenidas y celebraremos juntos cada amanecer.
Te curaré las heridas con un ungüento de risas y arándanos
y sólo en los días de lluvia
sentirás el recuerdo como un leve escozor.
Te besaré los párpadosgregorio-prieto-munoz-la-creacion-1936
para que entre la fe en tus pupilas
y vuelvas a mirar como lo hacen los niños.
Te buscaré cada tarde entre las acacias del parque,
te diré lo que te dijeron antes
y tú lo creerás.
Lo meterás en tus bolsillos
para que cuando tengas dudas
tus dedos lo rocen y sonrías
y cuando el peso
te vaya hundiendo despacio
al menos podrás decir
que lo has vivido.

Autor: Sara Zapata

Ilustración: Gregorio Prieto Muñoz, “la creación” (1936)

Fuente original:

http://secantaloquesepierde.blogspot.com.es/2016/11/te-traere-luz-tus-domingos-y-mis-manos.html

Dos

andrew-wyeth-on-the-beachEl mar es una línea quebrada por un barco
Varado entre las rocas de un faro
Sin bujías. El viento me refugia
Contra mis propias manos
Tanto frío en la piel que no las siento mías.
Apartados del mundo que moja nuestras playas
Este mar intruso de tus
Ojos. La mutua soledad
Desconocida. El viento helado.
Nombraré cada cosa
Entre la última tarde y esta tarde
Para que nada empiece
A separarnos.

andrey-korotich-breakfast-nonchalance-2010Autor: Marisa Martínez Pérsico

Ilustración: Andrew Wyeth, “On The beach”

Estoy cocinando el AMOR a fuego lento.
Cada día enciendo la llamita
que lo haga borbotear y miro el hervor,
ensimismada.
No pienso en si vendrás, por fin,
a degustar lo que es tuyo,
me ocupo de que no se apague esa llama
que lo mantenga vivo.

Autor: Begoña Abad

Fotografía de Andrey Korotich

thomas-saliot-04Con tres capas de abrigo,
mientras fumo un cigarrillo invisible
esperando el autobús,
pienso en ti.
El vaho de mi aliento
va dibujando las letras de tu nombre
en la nada,
y mi mirada añora
el calor de tu sonrisa.
Tu sonrisa
que esparce margaritas,
y derrite el hielo de mi almohada.
Tu sonrisa limpia y clara
que ilumina hasta el más oscuro de los días.
Tu sonrisa
que alberga el más hermoso
de mis secretos,
y que cada noche
se hace dueña de mi poesía.

Autor: Silvia Cuevas-Morales

Ilustración de Thomas Saliot

Estas sombras, ahora,
justo que había dado una capa de luz
a mi rostro, esta claridad a medida:
limar el contraluz, limpiar la penumbra,
aclarar la incerteza.
Justo ahora
que me proponía hacer las cosas
bien y había barrido la casa y las esquinas
de mis escritos, ahora,
que dejé de morderrudo-prekop
y de arañar,
que me convencí
que no había más mundo
que una habitación para dos.
Estas sombras, ahora,
que el sol cae como una lanza
y la ciudad
permanece en llamas
y la vida se precipita oblicua,
y los días esperan
sentados anhelando palmeras,
y es verano
y hay una indulgencia
naranja
en las miradas,
y el mundo se detiene
y a nadie se le ocurre suicidarse
a las tres del mediodía.

Autor: Carol GP

Fotografía de rudo prekop