ciudades y personas (IX): L’Hospitalet de LLobregat. El cementerio (IV)

FORMIGA


“Pienso en la hormiga,
Tan diminuta ella.
Y yo a sus pies”

(Joan de la Vega)

Una formiga fuig del fred
s’atura davant del teu nom
agafa unes molles del teu berenar.
Podria, amb la meva ràbia,
executar aquest maleït insecte
que roba l’entrepà d’un nen
però descobreixo
el seu recorregut en el marbre
i la seva por és tan tendre
que només puc indultar
aquesta formiga que fuig del fred
i aprofita el pa que tu no menjaràs.

Redimir la vida més menuda és el nostre destí.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Dalí, “las hormigas” (1929)

Una hormiga huye del frío
se detiene delante de tu nombre
roba un trozo de tu merienda.
Podría, con mi rabia,
ejecutar este maldito insecto
que hurta el bocadillo a un niño
pero descubro
su tránsito en el mármol
y su miedo es tan tierno
que puedo sólo indultar
a la hormiga que huye del frío
y aprovecha el pan que tú no comerás.

Redimir la vida más pequeña
es ahora nuestro destino.

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

HE VENIDO NUEVAMENTE A TU CASA

“una lápida no es, contra lo que podría pensarse, un
testimonio de la muerte, sino la memoria de lo que fue la vida”

(Carlos Marzal)

Qué absurdo
subir hasta tu morada
sabiendo estás
pero no abrirás la puerta.

Y qué urgente
la necesidad
-casi un imperativo-
de desplazarse hasta el lugar.

No vengo para hacerte compañía
-vivimos en planos diferentes-
tampoco para mitigar mi pena
-es tan mía y es tan densa-,

acudo sólo
por el perfume de las flores
que circundan los pasillos
el silbido de los trenes
que atraviesan la ciudad
-no distingo cuando vienen o cuando van-
el silencio de las almas abatidas
el vértigo irrefutable de la desolación.

Autor: Javier Solé

Fotografía: Cementerio de L’Hospitalet, abril 2014

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

ciudades y personas (VIII): L’Hospitalet Llobregat. El cementerio (III)

¿NECESITA ESCALERA, JEFE?

“Una rosa en su deshielo
deposita sobre mi frente
tu cálido beso muerto”

(Magda Robles)

Para besar a los muertos
dispuestos en las estanterías
más altas
el empleado de la municipalidad
me pregunta todas las mañanas
¿necesita escalera, jefe?
y yo le sonrío
mientras declino su ayuda
con un movimiento imperceptible
de la cabeza.

Soy bajito
pero él no sabe
que tú desciendes
todos los días
te sientas en un banco
aguardando impaciente
mi llegada.

Una mañana esperarás
en vano.

Autor: Javier Solé

Ilustración de Dima Dmitriev

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

EL SEGUNDO PELUCHE

Había
en la tumba
un ramo de flores frescas
junto a un peluche nuevo
-el segundo, uno por cada año-.

No sé
si cuando
cumplas
dieciocho
seguirán
tus amigos
depositando
muñecos.

Tampoco
estoy
seguro
si te hacen
a ti compañía
o juegan entre ellos
o rotulan
una alegría
en la amargura
de quienes
venimos
apesadumbrados
a este templo del silencio.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

ciudades y personas: Barcelona (X)

MARBRE

“He vingut per això: per saber dir-te adéu
i travesso rius negres que l’oblit desfermava
i vinc i et dic adéu
i en l’adéu hi ha l’encara”

(Susanna Rafart, fragment del poema “Veure’t és dir-te adéu”)

Et dic sempre
aquesta serà l’última vegada.
Però torno un altre cop,
gairebé ni et parlo,
el teu silenci en fa mal.
L’adeu avui és definitiu
o potser torni aviat.
Dia i nit lluito encara
contra l’ombra de l’oblit

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

Ilustración: “el beso de la muerte”, escultura del cementeri Poblenou (Barcelona).

El Beso de la Muerte es una escultura de mármol, que se encuentra en el cementerio de Poblenou en Barcelona. Se cree que la escultura fue creada por Jaume Barba, aunque otros aseguran que la idea fue concebida por Joan Fontbernat.

El encargo se hizo al taller de Jaume Barba, a quien desde siempre fue adjudicada la creación de la escultura, pero dado que el maestro tenía 70 años cuando se realizó, parece más veraz la versión de que la obra fue realizada por Joan Fontbernal que era yerno del maestro y escultor más cualificado del taller, aunque la parte trasera de las costillas de la escultura que posee un realismo impactante, también es atribuida a Artemi Barba.

La escultura representa a la muerte, en forma de un esqueleto alado, plantando un beso en la frente de un hombre joven y guapo. La escultura evoca diferentes respuestas a las personas que la ven: es el éxtasis en el rostro del joven o la renuncia a la vida.

El erotismo del beso es difícil de disimular; la escultura es a la vez romántica y terrible. Atrae y repele a la vez, la necesidad de tocar combina con el deseo de huir.

La escultura se encuentra sobre la lápida del empresario textil Josep Llaudet Soler. Hacia 1930 la familia Llaudet perdió un hijo en plena juventud y quiso hacer una escultura para su tumba.

MÁRMOL

Te digo siempre que será
esta la última visita.
Pero vuelvo otra vez,
casi ni te hablo,
hiere tu silencio.
Puede sea hoy
El adiós hoy es definitivo
o quizás tal vez regrese pronto.
Día y noche enfrentado
a la sombra del Olvido.

Autor: Javier Solé

la infancia (83): la escuela

LA HORA DEL RECREO

“Tanco els ulls i penso que ets feliç”

(Anna Aguilar-Amat)

Escucho
la algarabía de los niños
a la hora del recreo.

Está abierta la ventana
para ahuyentar a la Muerte.
Te preparo el almuerzo
y exprimo zumo de naranja.

Desde que volviste del hospital
estás más triste y apagada.
Todos lo estamos.

Cocino sin pericia
macarrones gratinados

Te cubro los pies con una manta,
estás muy quieta,
no puedes darte por vencido.
Ahora no.
Hemos doblegado
-de momento-
a la enfermedad.
Y tenemos que intentar
llegar hasta el verano.

Estoy asustado.
Casi no te mueves
tus ojos no me miran
el muñeco está en el suelo.

¿y si ya hubieras muerto?
Tu respiración dibuja en la ventana
una frágil esperanza.

El aliento que derrotará al invierno.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

INICIO DEL CURSO ESCOLAR

Se me hace extraño
escuchar a la maestra
que nos explica cosas
del nuevo curso
pensando
mientras la oigo hablar
si era éste el pupitre
donde se sentaba Laia
pues es la misma escuela,
es la misma clase,
es la misma maestra,
pero yo no soy el mismo
ni ella repite curso.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

la vida y la muerte (140). Dos poemas de Javier Solé

EL VUELO ININTERRUMPIDO DE LOS PÁJAROS

Sólo se necesita un segundo
para que las construcciones más maravillosas se desmoronen.

La sonrisa de los muertos que vivieron
permanece agazapada

unas veces alimentando la vida a un cuerpo sin vida
otras agitando la muerte en los cuerpos que viven.

Sólo somos vulnerables cuando amamos.

La golondrina que vuela cae
con el primer disparo en el lago.

La tristeza nunca es abatida por el tiempo.

Ella era tan joven.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

AROMACOLOGÍA

“Tu hermana es un lucero
en el azul lejano…

(Antonio Machado)

Hoy,
la víspera del día de difuntos,
transcurridos más de treinta meses
sin hablar tu hermana
de ti conmigo,
muestra una de tus prendas.
Afirma emocionada
conserva aún tu aroma.

Y deletrea tu nombre entero.

Yo perdí con estos años
la alegría y el olfato
pero le miento
y nos abrazamos en silencio.

En el ángulo de la noche
brilla una luz.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

A propósito de Chernobyl (I)

ZONA DE EXCLUSIÓN


Regreso a ti forastero.
Te visito a escondidas.

Todavía quererte quiero.

El Calvario de la Muerte
nos ha ido distanciando.

En los párpados ceniza
escribía Gamoneda.

Recorro los recovecos.
Soy animal moribundo.
Recapitulo el ayer.
La niebla de isótopos
adherida a los objetos
lapida lo cotidiano.
Invierno macilento
los álamos en las casas.

Inhumada la utopía
en la zona de exclusión.

Yo viví,
al amanecer la luna,
una hoguera en el mar.

Todo por ti
lo hubiera dado.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

el aprendiz de brujo (493): vivir sin dios

ASÍ DE SIMPLE

El Papa diceSimon Hollosy - The Rakoczi March (1899)
que el infierno no existe.
No es más
que un cuento, dice.
Y a todo el mundo
le parece estupendo.
Es un papa
muy moderno, comentan.
Yo creo
que no baja mucho a la calle.
Así de simple.

Autor: Iván Rojo

Ilustración: Simon Hollosy, “The Rakoczi March” (1899)

ORACIÓN

Ferdinando Scianna - Sevilla, 1984“El azar no existe; Dios no juega a los dados.”

(Albert Einstein)

Padrenuestro
que nunca acudes cuando eres invocado.

líbranos,

de monjas envidiosas
de obispos pedófilos
de curas castrenses
de beatas intransigentes
de numerarios del opus

líbranos,

de empresarios avaros
de políticos mentirosos

de las procesiones
y las navidades

líbranos,

de la Iglesia cómplice
con Franco o con Videla.

Roba para nosotros
el pan que nos es negado

Muere y no resucites
si fuimos a tu imagen creados
cuando morimos no regresamos

Padrenuestro
que no compareces cuando te necesitamos.

bendice nuestras noches
con la lluvia dorada de Danae

y déjanos vivir en paz.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

Fotografía: Ferdinando Scianna, “Sevilla, 1984”

ciudades y personas (VI): L’Hospitalet de Llobregat. El cementerio (II)

ANUNCIO

“tanta abundancia en tan poco espacio”

(Raúl Muñoz, fragmento del poema “El cementerio”)

Se alquila
habitación,
estrecha y húmeda,
con vecinos silenciosos,
en una región tranquila
sin zonas verdes pero con flores secas,
contrato indefinido preferible

sin ventilación
sin muebles

sin vida.

interesados
telefonear
en horas de oficina
al cementerio.

Autor: Javier Solé

TREN DE L’HOSPITALET

Cada cinco minutos
un tren de cercanías
de las distintas líneas
que circundan la ciudad
emite un pitido alegre
al atravesar un puente levadizo
en cuyo margen izquierdo
los viajeros ven el cementerio.

Hay vivos que se empeñan
en no dejar dormir a los muertos.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Paul Delvaux, “Station in the forest” (1960)

AVISO MUNICIPAL

“¿Hay algo más triste que una tumba que no recibe visitas?”

(Julián Barnes)

Por megafonía
un funcionario
advierte
a las visitas
vigilen sus pertenencias.

Es,
francamente,
surrealista
desconfiar
de los muertos.

Además,
todo lo que tenía
esta en ese ataúd.

Autor: Javier Solé

Fotografía: Stefano Bonazzi, “The cemetery of Umbrellas”

Poemas del libro “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

ciudades y personas (V): L’Hospitalet de Llobregat. El cementerio (I)

EL HIJO PRÓDIGO

Hay un bar clausurado hace años
en un camino estrecho
por el que deambula poca gente
que no conduce a ningún lugar
pues es la calle
donde nace el cementerio.

Para estar cerca tuyo
he pagado el traspaso del local,
los días son largos
invariables aburridos
con escasos y malos clientes.

Todas las tardes
dejo preparado
un zumo de naranja
por si decidieras regresar.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

EL NOVIO DE LA AMIGA DE MI HIJA

A Júlia Saperas

El padre saluda a la amiga de la hija,
ha crecido tanto que casi no la reconoce.

Le acompaña un joven de su misma edad.

Tras los besos y abrazos
balbucea una despedida
regresando a su caminar cansino
murmurando lo mucho que a la hija
le hubiera gustado conocer al novio de su más mejor amiga.

Mañana, Laia,
-no prometo nada-
voy a verte
al cementerio
te cuento el encuentro
y hablamos hasta el mediodía
del chico que cogía la mano
de Júlia.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

la vida y la muerte (113): Dos poemas de Javier Solé

AGONÍA

Sueña volver a ver el mar.

Escucha sólo el golpe
de la ola en la roca.

La sombra del océano
en el iris del abismo.

Fotografía de Sarolta Ban

ÍNSULA

Cuando era una niña
un pirata del Caribe
robaría un tesoro
para mí.

Ahora emito con el candil
una demanda de auxilio.

Que un barco recalé
en la isla del silencio.