amores cotidianos (198): matrioskas

ESCONDIDA

noveland-sayson-02Nos envolvemos en capas
como esas Matrioskas
intentando esconder lo que somos,
protegiéndonos de todo,
de todos.
Hartos de golpes,
de zonas en las que falta color,
vamos construyendo nuevos armazones,
falsas apariencias.
Pero ahora que te acercas
a mi yo minúsculo y escondido,
quiero que sepas
que dentro de la última muñeca
sólo encontrarás un papel
que dice:
Cuidado. Frágil

Autor: Sara Zapata

Ilustración de Noveland Sayson

amores cotidianos (190): lecturas perversas

1610012_507051539496506_553095745805406184_nPablo Gallo - 04“Una orgía real nunca excita tanto como un libro pornográfico” (Aldous Huxley)

loui-jover_35

“Al mismo tiempo la otra mano separó suavemente sus piernas y comenzó a subir el viejo camino que tantas veces había recorrido en la oscuridad.”

(Edith Wharton)

Más información en:

http://pijamasurf.com/2012/09/el-placer-de-la-lectura-llevado-al-orgasmo-mujeres-leen-mientras-son-estimuladas/

amores cotidianos (189) : mujer desnuda

Un relato de Meri Pas Blanquer que lleva por título “CAMBIO DE ESCENA”:

Juan Medina - 08

Cuando Pedro se levantó esa mañana notó algo extraño que no supo definir. Como estaba algo aletargado todavía, fue a lavarse la cara y volvió a mirar a su alrededor buscando el foco que su intuición reclamaba.

¡Era eso! A su cuadro favorito le faltaba la figura de la mujer desnuda. Inmediatamente se frotó los ojos, se pellizcó las orejas, necesitaba comprobar si quizás estaba soñando.
Pero no, ya que al ir hacia adelante y hacia atrás para observar desde varios ángulos el cuadro, se tropezó con algo que le hizo gritar de dolor.

Definitivamente faltaba la mujer desnuda del lienzo.

No sabiendo a qué atenerse decidió continuar con su vida, como si nada hubiera pasado. A la mañana siguiente se levantó como un resorte para mirar el cuadro. Suspiró aliviado. Había regresado.

La figura continuaba desnuda, pero esta vez reposaba sobre una cama llena de restos de lo que parecía había sido una desenfrenada noche de amor.

Autor: Meri Pas Blanquer

Fuente original: http://desmayarseatreverse.blogspot.com.es/2016/06/cambio-de-escena.html