la infancia (76): autorretrato

PERTURBACIÓN

Una niña
contempla
extasiada e intranquila
el retrato
que dibujaron
el día que murió.

No es la exactitud
con que fue pintada
ni la luz blanquecina
que su rostro ilumina
lo que la perturba,
ni siquiera
el fondo negro que domina
la composición.
Es la expresión de certeza
que preside su mirada,
dócil frente al infortunio.

La sumisión ante la Muerte
no le evitó la agonía
revive la niña
que mira el retrato.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Gottfried Helnwein

la vida y la muerte (137): el vaso de leche

AL BORDE DEL ALBA

Algunas veces,
siempre al borde del alba
todavía con los ojos cerrados
escucha el tintineo
de la cuchara
que disuelve
el cacao
en el vaso de leche
que su vieja
preparaba
cada día
los siete días de la semana

Ahora mismo
lo esta oyendo,
los ojos
se aclimatan
a la oscuridad.

La hija
se ha dormido
mientras
remueve en la taza
las hierbas medicinales
que toma para calmar
los dolores.

Un beso tibio,
con miedo a despertarla,
cierro los ojos
sabiendo
que lo peor
está por venir
en esta negra
noche larga.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Falgas, “vaso de leche”

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)