el aprendiz de brujo (368): el mito de Sísifo

“El obrero actual trabaja durante todos los días de su vida en las mismas tareas y ese destino no es menos absurdo. Pero no es trágico sino en los raros momentos en que se hace consciente” (Albert Camus)

mito sisifo

otra vez Sísifo
paseando
su locura
por entre las crisálidas
y el vulnerable
esqueleto
de las flores
apenas queda tiempo
para que los amantes
digan piel
digan gineceo
digan eyaculación
digan milagro
otra vez Sísifo
que lame
el musgo
de la piedra
para cuando
la montaña
sea un presagio de velocidad

Autor: Roberto Ruiz Antunez

SÍSIFO

mito-sisifo-flickr-filtran

La mayoría de los días
arrastro con desidia
que los poderosos
confunden con resignación
el carro de la compra.

Cuando regreso
a una casa descuidada
pienso en Sísifo
y en lo fácil que sería
acarrear la piedra
una y otra vez
todos los días
cientos de veces
subyugado por los dioses
si la sonrisa de una niña
no hubiera mudado
una mañana de febrero.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “Las hilanderas” (ISBN 978-84-9160-877-6)

10956645_10153228065818890_8992917144385927090_nPOESÍA

Com Sísif, no conec la meva roca.
La pujo al més alt. Cau fins a baix de tot.
torno a buscar-la, és pesada i aspra,
i malgrat tot, l’escalfo entre els meus braços
mentre torno a pujar-la al més alt.
És una estranya infelicitat.
Penso que és més cruel
no haver trobat cap roca que pujar
així, inútilment. Per amor. Al més alt.

Autor: Joan Margarit

poemas de amor, versos húmedos (67)

POR QUÉ DEBERÍAS Y NO DEBERÍAS ENAMORARTE DE MÍ

ardila5

Deberías enamorarte de mí
porque tengo un lunar en la mejilla izquierda
igualito al de Elizabeth Taylor.
Porque hago el lemon pie más fabuloso del mundo.
Porque los perros me lamen las manos,
y las mariposas se enredan en mi pelo,
y hasta los pájaros dejan que les toque las alas,
algunas veces.
Porque recuerdo cómo es tener ocho años.

Deberías enamorarte de mí
porque recito de memoria y en francés “Déjeuner du matin”
de Jacques Prévert.
Porque escribo poemas.
Porque después de hacer el amor
mi sexo se queda entre las sábanas,
respirando acompasadamente como un animal dormido
y acariciarlo es acariciar el lomo del verano,
caliente y maravilloso.
Porque puedo dormir de cualquier lado de la cama.
Porque jamás olvido el cumpleaños de nadie.

Deberías enamorarte de mí porque no creo en Dios,
pero creo, pero no.
Porque cada noche repito con desazón
Padrenuestros de humo.
Porque perdono todas las ofensas
y caigo en la tentación de cuando en cuando.
Porque vi “The Big Fish” cientos de veces
y todavía sigo llorando al final.
Porque me gustan las flores.

Deberías enamorarte de mí
porque llamo corazón a todo el mundo,
incluso a la cajera del supermercado chino
que siempre está malhumorada
y no me contesta el saludo.
Porque casi nunca levanto la voz
y casi nunca me quejo.
Porque confío hasta en los ladrones de banco.
Porque no sé coser ni bordar pero abro todas las puertas
con una inocencia feroz,
como si abriera cartas de amor o regalos de Navidad.

No deberías enamorarte de mí
porque le tengo fobia a los transportes públicos.
Porque gasto fortunas en perfume
y jamás pierdo al scrabble.
Porque no voy a entender “Terminator”
aunque me la expliques una y otra vez.

Y porque, además,
estoy casada.

Autor: Raquel Graciela Fernández

Fuente original: http://raquelgracielafernandez.blogspot.com.es/2016/12/por-que-deberias-y-no-deberias.html

tomáte mi corazón
a cucharadas
mientras devoromichal-lukasiewicz-07
tu cuerpo de pájaro
huesito por huesito

dispárame en el centro
de la boca
relamé mi lengua
quiero sudar desnuda
vino por las sacristías

mi pollera huele
a mirra de confesionario
donde las putas del barrio
y los hombres infieles
susurran amores no santos

dame respiración boca a boca
mientras las hormigas aplauden
al verme caer en tus brazos
en un boulevard sin salida

pero por favor
que sea verano

Autor: Malena Ezcurra

Ilustración de Michal Lukasiewicz

Robinson, Frederick Cayley; The Farewell; Leamington Spa Art Gallery & Museum; http://www.artuk.org/artworks/the-farewell-54453
Entre ustedes dos
no hubo
conversación
ni silencio
sino una cuerda estirada
de angustia y rencor.

15541620_1285243488199537_843371546973117543_nAutor: Rebeca Bowman

Ilustración: Frederick Cayley Robinson, “La despedida” (1907)

Se me ha llenado
la cama de desvelo,
a mí,
que tengo sobrecarga
de sueños por cumplir.

Autor: María Guivernauthuyngan-nguy-01

Vuelves al sueño del desierto
a la caída encendida
a la hendidura infinita
a perder la razón…
porque sólo él habita el aliento
que mueve y arrastra la tiniebla
de tu piel que le ama.

Autor: Teresa Antares

Ilustración de ThuyNgan Nguy

PLACER

Mis dedos
son
los mejores guías
de mi piel.
Conocen
cada recodo,
cada pequeño
pliegue,
cada húmedaantonio-tamburro-14
oquedad
donde
deleitarse
y deleitarme.
Saben
qué intensidad
utilizar,
qué velocidad
usar,
así,
sin que nadie se lo diga,
sin recibir instrucciones.
Mis piernas
son
sus perfectas aliadas
en la búsqueda
de placer.
Se cruzan,
abrazan y doblan,
presionan entre ellas
como dos bailarines
siguiendo
una perfecta
coreografía
Y mi cuerpo,
entero,
colabora
con mis dedos,
con mis piernas,
girando sobre sí
mismo,
boca arriba,
boca abajo,
en tensión,
hasta alcanzar
la cima más alta
de la más alta montaña.

Autor: María A. Ruiz de la Peña

Fuente original: http://lamisteriosasomrisadelgatodechesire.blogspot.com.es/2016/08/mam.html

Ilustración de Antonio Tamburro

ciudades y personas: Florencia (I)

“La belleza no mira, sólo es mirada” (Albert Einstein)

PONTE VECCHIO

No necesito viajar
a Florencia
para experimentar
el vértigo de la belleza.

Ninguno de los dibujos de mis hijas
se expone en la galería de los Uffizi.
Recuerdo más vivos
los cuerpos amados
que las estatuas de la Piazza della Signoria.

El ocaso en Ponte Vecchio
para ser hermoso
para ser realmente bello
requiere el sol
tus ojos
y mi mirada.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Esther y Laia, agosto 2008


Ilustración: Ernest Descals, “ponte Vecchio, Florencia”

el suicidio (42): Esenin, poeta campesino.

“Tal vez, si hubiera habido tinta en el Hotel Angleterre, usted no habría tenido razones para abrirse las venas”

(Vladimir Maiakovski)

ESTOY CANSADO…

Marianne von Werefkin - Le chiffonnier (1917)Estoy cansado de vivir en mi país natal,
con la nostalgia de las extensiones de trigo negro;
dejaré mi choza,
partiré como un vagabundo y un ladrón…

Volveré a la casa paterna
a regocijarme con el júbilo ajeno.
Y en una noche verde, bajo la ventana,
con la manga de mi camisa me ahorcaré.

Los sauces de plata contiguos a la cerca
inclinarán sus cabezas con mayor dulzura aún.
Y sin lavarme, sin el menor ritual,
se me enterrará bajo los aullidos de los perros.

La luna continuará bogando por el cielo,
perdiendo sus remos en el agua de los lagos;
y Rusia siempre será la misma,
danzando y llorando alrededor de las empalizadas.

Ilustración: Marianne von Werefkin, «Le chiffonnier» (1917)

HASTA PRONTO AMIGO MÍO….

pluma y sangreManuscrito escrito con sangre que se encontró en la habitación donde Sergei Esenin se suicidó

Adiós, amigo mío, adiós
Te llevo en mi corazón.
Una separación predestinada
promete un encuentro futuro.
Adiós, amigo mío,
sin estrechar la mano ni palabra
no te entristezcas ni frunzas el ceño
morir en esta vida no es nuevo,
pero tampoco es nuevo el vivir.

eseninSerguei Esenin (1895-1925) Poeta ruso cuya obra en una primera etapa estuvo regida por el simbolismo y el misticismo, alcanzando más adelante una impronta realista y vigorosa para culminar en el pesimismo y el cansancio. Su poesía nos transporta al ámbito de la vida campesina, de donde mana, inagotable, la imperecedera belleza de la naturaleza. Hay un intento de revivir la tierra natal y los días de infancia -esas hermanas gemelas- que constituyen el paraíso perdido, en este caso el mundo campesino estable y ordenado. La inadaptación, los fracasos sentimentales, la dipsomanía lo llevan al suicidio.

Una tarde antes de la Navidad de 1925 un sombrío viajero pedía alojamiento en el Hotel Angleterre de Leningrado. Durante tres días yace en su cuarto, sumido en estado de ebriedad. Termina por ahorcarse, no sin antes dejar escrito con su propia sangre un poema que termina diciendo: “Hasta pronto, amigo mío”

el aprendiz de brujo (366): las pompas

ibai-acevedo-02Cuanto más grande hacíamos
la pompa de chicle,
más nos llenaba la cara
de aquellos restos de nuestra intrepidez.
Así, supimos de las primeras derrotas.
Aquello que masticamos,
cuando toma aire, nos revienta.

Autor: María del Pilar Gorricho del Castillo

Ilustración de Ibai Acevedo

la infancia (53). Poema de Begoña Paz

louis-treserras-11Cansada de vigilar la máscara, la mujer
se sienta al final del día frente al espejo.
Una a una va quitando las arrugas,
las líneas amargas que cercan la boca,
eleva los párpados, limpia con un paño,
húmedo las canas, levanta los pechos,
sacude del cuerpo los kilos de más.
Luego se acuesta en la cama, a llorar.
Se pregunta por qué no viene a acunarla
su madre. Es tan joven, está tan desnuda
y tiene tanto, tanto frío.

Autor: Begoña Paz

Ilustración de Louis Treserras