trabajar para vivir (53): la fábrica. Poemas de Jesús Lizano y Javier Solé

Mi padre sale todas las mañanas
cuando todavía duermo.
Va a la fábrica.
Allí se reúne con muchos hombres
y trabaja.
Trabaja todo el día.
Comen en la misma fábrica.
Al comenzar el trabajo
una sirena llama
a los obreros,
y al terminar la jornada
vuelve a llamar para que dejen el trabajo
y recobren las fuerzas (hay que volver a emplearlas…).
Entonces, mi padre
vuelve a casa
y cenamos juntos. Está muy cansado
y se va pronto a la cama.
Buenas noches, me dice, y me da un beso.
En la fábrica
se viste con un mono
y acude a su máquina
majestuosamente.
A veces, habla.
Su pelo se vuelve blanco,
todas las cosas se vuelven blancas.
Ha dicho que cuando yo sea un hombre
me explicará que es una fábrica.

Autor: Jesús Lizano

Ilustración: Marianne von Werefkin, “The Night Shift” (1924)

ÓPERA EN LA CIUDAD

Puede oírse la ópera
desde los confines
de la ciudad,
en el silencio
de la noche
retumban
los instrumentos de la orquesta.

La voz del tenor
proviene
de la fábrica clausurada
donde el vigilante
cierra los ojos,
fantasea
un futuro diferente
que nunca acontecerá.

Las ratas,
público instruido,
asisten al concierto
con entrada de tribuna.

Desde el palco
las lechuzas
emiten sonidos
que asemejan
voces de contralto.

Con la claridad del día
la magia se diluye.

Un empleo inútil mal pagado
y toda la amargura –y más-
que puedas imaginar.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Jan Matulka, “Owl and Violin” (1935)

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

Anuncis

poemas de amor, versos húmedos (70)

Revelaciones

En la noche a tu lado
las palabras son claves, son llaves.
El deseo de morir es rey.
Que tu cuerpo sea siempre
un amado espacio de revelaciones.

Autor: Alejandra Pizarnik

Fotografía de David Lynch & Isabella Rossellini

SIRENA

Yo,
que fui sirena muda
y atraje tu muerte
hasta mis piernas.
Luché por cambiar la historia
y me desnudé de escamas
para ti.
Y ahora protagonista en la fábula;
espero sentada en la roca,
al otro lado del faro.

Autor: Blanca Vicario

Fuente original:

http://niveusv.blogspot.com.es/2017/03/yo-que-fui-sirena-muda-y-atraje-tu.html

¿TE APETECE SUBIR? 


Soy lo suficientemente ingenua como para creer
que las camas sólo son para dormir,
pero también lo bastante zorra como para saber
que no tienes sueño.

Autor: Lucía Fraga

Ilustración de Steve Hanks

Último brindis

Yo brindo por la casa arruinada,
por la vida que sufrí,
por la soledad a dos llevada,
y también por ti,
por la mentira de los labios traicioneros,
por tus ojos fríos de muerte,
por el mundo cruel y grosero,
Por Dios que no asignó la suerte.

Autor: Anna Ajmatova

Ilustración de Jack Vettriano

LLUEVE

Llueve

y en cada gota de agua

te recuerdo.

Autor: Mar Martínez

Fuente original: http://teclaateclaplacard.blogspot.com.es/2017/03/llueve-mar-martinez.html

Hasta los huesos

Cuando era más joven
creía en el poder curativo
del amor. Ahora sé que
su efecto es como el ácido
que destruye a su paso
la carne sobre los huesos.

Tu amor no dejó
ningún tejido vivo detrás.

Autor: Begoña Paz

Fotografía de Gregory Crewdson, “the shed” (2013)

 

ciudades y personas: L’Hospitalet Llobregat (II)

“Una ciudad sin graffiti es como un campo sin flores” (Greg Niemeyer)

GRAFFITI

Te he soñado
frente a una pizarra.

Números capaces de formar fechas,
fechas que podrían ser mensajes,
mensajes que no tienen ya destinatario.

Has reaparecido luego
en un túnel que conecta
el parque de la infancia
y el jardín del mañana,
cerca del recinto de la Farga,
al lado del cementerio .

Alumbran los autos con sus faros
los pájaros de colores.
Un fantasma con tacones
recorre este camino
cada día a la misma hora.
Intento aprehenderlo
con una exposición dilatada
que dibuja sólo
sombras que esbozan personas
personas conformando siempre un misterio
misterios que son mensajes
el mismo mensaje que no tiene
ya
que no tuvo
nunca
destinatario.

Autor: Javier Solé

el misticismo libertario de Jesús Lizano (II)

Mi querido hijo David ha venido al mundo
y las cosas son sencillas y naturales:
una mesa es una mesa,
un armario, un armario,
el cielo, el cielo
y un barco, un barco.
A través de sus ojos todo lo veo claro.

(fragmento de “Poemas existenciales”)

Fotografía de Mateus André

RARA SÍNTESIS

Todo lo encuentro raro,
muy raro,
absurdo, muy absurdo.
No salgo del asombro.
Y qué asombro tan raro,
tan raro y tan absurdo.
Claro:
todos me encuentran raro.
Y qué absurdo
que todos me encuentren raro.
Y qué asombro
que no se vean raros
y absurdos.
Es muy raro
que vivan sin asombro,
que no vean lo raro
y lo absurdo
que es un vivir tan raro.
Todo es raro, muy raro.
Qué universo tan raro
y qué asombro
y qué morir tan absurdo
y tan raro.
Qué asombro tan absurdo
y qué absurdo tan raro.
Claro:
Todos me encuentran raro.

Ilustración: Mijail Nesterov, “Thinker (Portrait of philisopher Ivan Ilyin)” (1921)

“La vida exterior es una construcción. La vida interior es una creación. Y es el mayor de los errores pretender desde la vida exterior intervenir en la creación de la vida interior”

Ilustración: Mariano Villalba, “The night of Quijote” 2005)

LA CONQUISTA DE LA INOCENCIA

Resulta que soy un niño,
que todo
ha ido haciéndome un niño,
que el sufrimiento y la alegría me han hecho un niño,
que como un niño
todo lo he ido transformando en sueños,
jugando con mis sueños y con mis versos,
resistiendo con ellos,
que contemplar todos los mundos me ha hecho un niño,
que yo iba como todos para ser un hombre
y las fronteras me han hecho un niño,
los fingimientos y los límites:
todo me ha hecho un niño;
que la locura me he hecho un niño,
verla, palparla,
a través de todos los disfraces y de todas las máscaras,
que el asalto de la razón a todo lo que vive
me ha hecho un niño,
que sorprenderme por todo me ha hecho un niño,
desear un vivir que sobretodo fuera una aventura,
que me ha hecho un niño
el engaño de cuantos han crecido,
que les hacían hombres
las trampas de los dominantes,
que dejas de ser niño cuando te conviertes en dominante,
que el dominio de las abstracciones me ha hecho un niño,
¡plaga de abstracciones!,
que el someter las vidas alas ideas me ha hecho un niño,
que al parecer eso es ser hombre,
que he preferido ser un niño
para salvar todo lo creativo,
que mi mundo
no es de este reino perdido,
para dar a los sentidos lo que es de los sentidos,
al instinto lo que es del instinto,
que los sueños me han hecho un niño,
que no podía vivir si no era un niño,
que me ahogaban las órdenes y las leyes.
Resulta que muchos de los que se hicieron hombres
y no buscaron la inocencia,
al final de sus vidas
recuerdan con nostalgia lo que tuvieron de niño,
porque a ser hombre llaman
vivir en un mundo de dominantes
y sometidos,
que la soledad me ha hecho un niño,
que el darlo todo y el haberlo perdido
me ha hecho un niño,
que he sido un poeta maldito porque soy un niño,
que me ha hecho un niño
ver que lo único importante
es buscar la inocencia entre la astucia,
que cuando he amado
me he convertido en un niño,
que comprender que hay víctimas pero no culpables
me ha hecho un niño,
que por ser un niño
mantengo la ilusión a pesar de los desencantos
y de la sangre derramada
entre las trampas y los mitos,
que ver cómo caemos todos en las innumerables trampas
me ha hecho un niño,
y que de no ser un niño
nunca hubiera nacido en mí la rebeldía,
que es preciso
comenzar a rebelarse a uno mismo,
no seguir la consigna de ser un hombre,
que soy poeta porque conquisto la inocencia
cada vez que abro los ojos y contemplo las cosas,
que a ser niño
es lo único que he aprendido
y porque observo que todos los seres
con el mismo destino:
nacer para la muerte,
no dejan de ser niños:
que un pájaro siempre es un niño,
que un árbol siempre es un niño,
que un perro siempre es un niño.
Y porque pienso qué es un hombre
si deja de ser niño,
que se equivocan las escuelas
que intentan hacernos hombres
prometiéndonos falsos paraísos,
que la anarquía sólo será posible
cuando todos fuéramos niños,
cuando todos partamos
a la conquista de la inocencia,
que escribo este poema
porque resulta que soy un niño…

Ilustración de Casey Childs

Consultar:

https://fragmentsdevida.wordpress.com/2015/06/21/el-misticismo-libertario-de-jesus-lizano/

la infancia (55): la mejor escuela

LA MEJOR ESCUELA

DESCONFÍA de aquellos que te enseñan
listas de nombres, fórmulas y fechas
y que siempre repiten modelos de cultura
que son la triste herencia que aborreces.
No aprendas sólo cosas, piensa en ellas
y construye a tu antojo situaciones e imágenes
que rompan la barrera que aseguran existe
entre la realidad y la utopía.
Vive en un mundo cóncavo y vacío;
juzga como sería una selva quemada;
detén el oleaje en las rompientes;
tiñe de rojo el mar;
sigue a unas paralelas hasta que te devuelvan al punto de partida;
coloca al horizonte en vertical;
haz aullar a un desierto;
familiarízate con la locura…
Después sal a la calle y observa:
es la mejor escuela de tu vida.

Autor: José Agustín Goytisolo

Fotografía de Robert Doisneau

el aprendiz de brujo (374): volver al bosque

irene-cruz-11Primero me dijeron
lo que debía hacer,
luego lo que no
me estaba permitido.
Más tarde, me recordaron
una
por
una
mis obligaciones.
Cuando alcé el rostro
y busqué la mirada
del otro
no encontré derecho alguno,
sólo deber.
Decidí entonces situarme
al margen
de todo sistema
que no reconozco
como propio
y lanzarme de nuevo
al bosque,
al estado salvaje
que siempre
me recuerda quién soy,
cuál es mi origen.

Autor: Ana Vega

Fotografía de Irene Cruz

poemas de amor, versos húmedos (69)

MORIR DE AMOR

alex-prunes-el-besoMorir de amor
al pie de tu boca

Desfallecer
la piel
de sonrisas

Sofocar
de placer
con tu cuerpo

Cambiar todo por ti
si fuera preciso

Autor: Mª Teresa Horta

Ilustración: Alex Prunés, “el beso”

pauline-boiteux-03QUE LE DEN AL POEMA

No he escrito en años
porque prefiero contemplarte a ti antes que a las páginas.

Pero lo que sería perfecto es
hacer un poema que llegase a ser la mitad de valiente
que tú cuando estás desnuda.
Lo intento un minuto:
Tu amor es mi metal; tus besos, mis remates.
Eres como el océano bajo la capa de vertido.

Que le den al poema.
Hay una cama aquí
y tú me quieres dentro.

Autor: Kate Tempest -Kate Esther Calvert-

Ilustración de Pauline Boiteux

EL PROFESOR

“Porque el deseo es una pregunta cuya
respuesta nadie sabe” (Luis Cernuda)

Guardo mis labios en el bolso
y, antes de entrar, me visto
con estos otros ojos
que miran desde lejos.
La piel vuelta cemento,
piedra, espinas.kenton-nelson-11
Todo es distancia ya,
incluso el roce.
Asesiné la tibieza
de camino hacia ti,
en el tercer peldaño.
Yace el cadáver del deseo
bajo un denso perfume
de fórmulas corteses.
Tranquilo,
el báculo del rey no caerá al suelo.
A salvo queda
tu minúsculo país de correcciones.
El profesor y la alumna,
las tablas de Moisés lo dejan claro,
nunca verán a un hombre, a una mujer,
cuando se miren.
Pero déjame, al menos,
reservarme el derecho
a saber que podríasilvina-berenguer-02
arrancarme uno a uno los botones
y, vestida de carne,
lamerte esta verdad que merodea.

Autor: Olalla Castro

Ilustración de Kent Nelson

Desliza tus dedos en mi espalda
dibujando un pentagrama
y sácame los acordes
para empezar a bailarte.

Autor: María Guivernau

Ilustración de Silvina Berenguer

15192512_1263409050382981_2341199796017123551_n

Si pudiera
secaría a besos
cada una de tus lágrimas.
Borraría con caricias
cada una de tus cicatrices.
Arrancaría de cuajo
cada puñalada recibida.
Te acunaría entre mis brazos,
aunque ni tú ni yo
tengamos edad para acunarnos.
Te susurraría al oído palabras dulces
que borraran los insultos,
que espantaran tus miedos.
Cubriría con flores tu cuerpo cansado
y velaría tu sueño
hasta desterrar tus pesadillas.

Pero la maldita distancia se interpone
y sólo puedo ofrecerte
estos pobres versos.

Autor: Silvia Cuevas-Morales

EL AMOR NUNCA ES IMPOSIBLE

ken-wong-03Entonces, como un soplo,
una hoja del árbol de los sueños
cayó a la piedra desnuda
y un temblor removió la tierra
hasta sepultarla para siempre.
El paso del tiempo,
como un sedimento oscuro y silencioso,
convirtió en milagro lo natural
y el leve peso de la hoja ausente
marcó el pedernal con su dentado borde
y aún perdura su forma original…
Hoy tu mano, una vez más,
ha quedado impresa en mi piel
y ha dejado su huella, un espacio vacío.
Cada vez que tu ternura me toca,
uno de mis órganos vitales
abandona para siempre su lugar
y yo me voy haciendo invisible.
Me pregunto cuántos espacios vacíos me contienen
y cuántos me quedan por vivir.

Autor: Begoña Abad

Ilustración de ken wong

 

yo y los demás (89): el efecto mariposa

Nos empeñamos en entenderlo todo
en etiquetar lo que nos rodea,
aquí un árbol, un vaso, un puente,
aquí costumbre, alegría, amor, sexo.
Todo bien marcado,
estableciendo límites difusos
para darle sentido al absurdo de la vida.
Pero no todo se entiende,
yo no entiendo el canto de los pájaros,
el sonido del río,
el lenguaje de tus abrazos,
no los entiendo, y sin embargo
me llenan de calma.
Hoy a ti, en algún lugar
te brotaron lágrimas,
y yo, a kilómetros de distancia
me empapé de llanto.
Debe ser eso que llaman
“efecto mariposa”,
y que tampoco entiendo,
pero siento.
Quizá fuera mejor
entender menos
y sentir más.

Autor: Sara Zapata

Fotografía de Marina Garci