la infancia (96): la niña azul de García Mellado

había tantas formas
de ganarle al tiempo
la niña azul temblaba
desnuda en la nevera
con gritos de hojalata
pinceles por si acaso
caballos blancos
caballos blancos
una bata manchada
por los cuentos de hadas
ciudades blancas
ciudades blancas
y luego un muro

Autor: Isabel García Mellado

Ilustración de Andrei-Zadorine

por qué la niña azul ahora está tan quieta
por qué su desnudez tiene un nombre distinto
por qué nadie la oyó cuando advertía:
sigan andando, damas y caballeros, no puedo
mantenerme siempre alerta

Autor: Isabel García Mellado

Ilustración de Andrei-Zadorine

la infancia (94): el árbol de la niña

Con 16 años y 6 meses
dibujé un árbol.
Era un test psicológico
para el colegio.
Le dijeron a mi padre
que era una niña muy materialista:
la copa estaba llena de manzanas.
Parece que no vieron
el agujero en el tronco
y la falta de raíces

Autor: Sonia San Román

Fotografía de Virgilio Neves

la infancia (93): los ojos de la niña

OJOS DE NIÑA

Cada regreso a salvo era una hazaña.
Iba la niña al mar, a la orilla alegre
que se alejaba y volvía a sus pies.

La niña se inclinaba y recogía una a una
las estrellas, las conchas, las algas verdes
como sus ojos de niña.

Nadie daba un duro porque lo consiguiera,
pero ella no se cansaba de salvar con sus manos tanta belleza.

En su mano de niña cabían todos los tesoros
y también un poquito de arena y otro poquito de agua.
Volvía a su sitio y seguía llenando el foso de su castillo.

Ya crecida la niña recogía palabras para escribir poemas,
nadie daba un duro porque lo consiguiera
pero la poesía acudía a sus pies como sus olas, para salvarla.

Autor: Begoña Abad

Ilustración: Esther Muntañola, “territorio de la infancia” (2020)

la infancia (91): Dos poemas de Luis Miguel Madrid

Sueños

Me duermo sólo cuando consigo marcar el gol que no metí
En aquel partido que no jugué porque sabía
Que iba a fallar el tanto más importante de mi vida.

Autor: Luis Miguel Madrid

 Fotografía de Xavier Miserachs, “calle Guipúzcoa, La Verneda” (1962)

Me 

acuerdo de mi cuando tenía catorce,
merodeando por aquella época
en la que me creía eterno
y que jamás acabará.

Autor: Luis Miguel Madrid

Fotografía de María Tudela

la infancia (90): duerme negrito

Duerme negrito es una canción de origen desconocido pero muy popular en todo el mundo hispano. Es una nana con acordes folclóricos de Argentina, interpretada por Atahualpa Yupanqui y posteriormente versionada por diferentes artistas (Mercedes Sosa, Víctor Jara, Alfredo Zitarrosa, Daniel Viglietti, Natalia Lafourcade).

En ella nos habla de la madre que trabaja en el campo, enferma y explotada que provee el alimento para su hijo. Quien le canta esta canción al niño negro es su niñera, seguramente una mujer de color y vecina que cuida del niño mientras la madre va al cafetal a trabajar. Se trata de una canción de cuna que denuncia una realidad social de explotación, la cual es transmitida desde el sufrimiento de la madre. Es posible identificar, asimismo, la presencia de un fuerte elemento coercitivo: el negrito debe dormirse o vendrá el “diablo blanco” a comerle “la patita”. De esta forma se subraya la situación de discriminación étnica, y se instaura la amenaza de la propia vida.

Duerme, duerme, negrito
Que tu mama está en el campo negrito
Duerme, duerme, mobila
Que tu mama está en el campo, mobila

Te va traer codornices
Para ti
Te va a traer rica fruta
Para ti
Te va a traer carne de cerdo
Para ti
Te va a traer muchas cosas
Para ti

Y si el negro no se duerme
Viene el diablo blanco
Y Zas! le come la patita
Chacapumba, chacapumba, apumba, chacapumba
Duerme, duerme, negrito
Que tu mama está en el campo, Negrito

Trabajando
Trabajando duramente, trabajando sí
Trabajando e va de luto, trabajando sí
Trabajando e no le pagan, trabajando sí
Trabajando e va tosiendo, trabajando sí

Para el negrito chiquitito
Para el negrito si
Trabajando sí, trabajando sí
Duerme, duerme, negrito
Que tu mama está en el campo
Negrito, negrito, negrito.

Autor: Anónimo

Fotografía: Rommel Rojas, “tres mujeres indígenas de la comunidad misak, Colombia”

ATAHUALPA YUPANQUI:

MERCEDES SOSA:

https://www.letras.com/mercedes-sosa/37550/

VICTOR JARA:

ALFREDO ZITARROSA:

NATALIA LAFOURCADE:

la infancia (87)

EL CIELO SOBRE VILLA PERRO

Me mandaron a la calle;
que el niño no nos vea llorar,
que no levante una esquinita de la sábana
si nos despistamos un segundo.
Como si afuera la tarde no tuviera goteras.
Como si de cada nube no colgara
la rolliza manita de una niña helada.

Autor: Pedro Flores del Rosario

Ilustración: Charles Cottet, “Gens d’Ouessant veillant un enfant mort” (1899)

la infancia (88): herramientas de Satanás

“Ante tanta invasión de erotismo no es fácil mantenerse fiel tanto en el celibato como en el respeto a los niños” (Felipe Arizmendi, obispo)

“En sus sermones y homilías dominicales, henchidos de soteriología y demonología, prometen el cielo y amenazan con el infierno. Pero en la cotidianeidad, con sus actos de corrupción y depravación, espantan al cielo y hacen de la tierra un infierno anticipado. Desde el púlpito, predican la virtud y condenan el pecado. Pero en las sombras de sus madrigueras mancillan todo lo que enseñan, y practican todo lo que reprueban. La doble moral y la doble vida son las dos notas distintivas de su oscuro ethos corvino” (Federico Mare)

Ilustración: Paul Charles Chocarne Moreau, “Playing Croquet”