trabajar para vivir (56): Poemas de Luis Pastor y Javier Solé

PRIMERO DE MAYO

Amanezco,
flor de primavera
fiesta de la clase obrera,
bandera de los explotados.

Obrero desempleado,
emigrante marginado.
autónomo de la creación,
temporero de la fresa,
funcionario sin empresa,
clandestino sin papeles,
esclavo de muchas redes,
peón de la construcción.

Cantautor, ama de casa,
desempleado sin paro,
jubilado sin pensión.

Autor: Luis Pastor

Ilustración: Käthe Kollwitz, “Trabajadores volviendo a casa” (1897)

QUINCE PALABRAS PARA LA MISMA DENOMINACIÓN DE ORIGEN

“Nada más antiguo que un pobre”

(Javier Pérez Andújar)

el operario
el trabajador
el asalariado
el peón
el obrero
el proletario
el jornalero
el labriego
el aldeano
el labrador
el agricultor
el campesino
el hortelano
el artesano

el liberto

Todos
hombres
no libres

corderos
entre lobos.

Autor: Javier Solé

Ilustraciones: Lentz, “huelga” y Jean-François Raffaëlli, “ The Two Workmen”

Anuncis

trabajar para vivir (55): ¿siesta o pereza? (XXI)

“El arte del descanso es una parte de trabajar” (J. Steinbeck)

“No hago nada, es cierto. Pero veo pasar las horas, lo cual vale más que tratar de llenarlas” (E. Cioran)

Ilustraciones de Vela Zanetti y Jared Joslin

trabajar para vivir (54): día internacional de la mujer trabajadora

Agafa la maleta, desfés-te el nus
que et lliga el coll i t’amenaça
i surt a la deriva abans de naufragar:
diuen els diaris i la suor a les mans
que la vida s’ha posat a treballar.
Digues als arbres del carrer i a les terrasses
tot el que has escoltat caminant per la ciutat,
escriu sobre la veu fantasmagòrica
que al metro recorda que ens vigilen.
I si arribes tard a casa, les claus cauen a terra,
prepares el sopar, respons a les preguntes
i et fan mal l’esquena, les ungles, les mentides,
o tens el cansament al moll de l’os,
si et pesen la vida, l’uniforme i el desig
o has perdut la batalla amb el cos,
respira a fons i no vagis al metge
si no vols que et condemnin
a la presó de fàrmacs ben diversos
-ho saps, és l’era del Prozac.
Ningú et comentarà que t’hi has deixat la pell
de tant que has netejat
vides, deixalles, més d’un mal de cap
-hores de feina que mai no cobraràs.
No es confessarà que la teva tristesa
és el producte calculat
del pes feixuc de néixer dona,
que has de ser mare, esposa i criada
model, anorèxica de mires, fidel amant.
Però lluita, que encara som a temps,
i deslliura’t de lleis asfixiants
del nom amb què t’han batejat,
del xantatge afectiu, de les promeses intangibles
i l’assetjament d’una feina que esclavitza
amb tot el que no diu.

Autor: Mireia Calafell

Ilustración de Omer Ilksen Akcil

trabajar para vivir (53): la fábrica. Poemas de Jesús Lizano y Javier Solé

Mi padre sale todas las mañanas
cuando todavía duermo.
Va a la fábrica.
Allí se reúne con muchos hombres
y trabaja.
Trabaja todo el día.
Comen en la misma fábrica.
Al comenzar el trabajo
una sirena llama
a los obreros,
y al terminar la jornada
vuelve a llamar para que dejen el trabajo
y recobren las fuerzas (hay que volver a emplearlas…).
Entonces, mi padre
vuelve a casa
y cenamos juntos. Está muy cansado
y se va pronto a la cama.
Buenas noches, me dice, y me da un beso.
En la fábrica
se viste con un mono
y acude a su máquina
majestuosamente.
A veces, habla.
Su pelo se vuelve blanco,
todas las cosas se vuelven blancas.
Ha dicho que cuando yo sea un hombre
me explicará que es una fábrica.

Autor: Jesús Lizano

Ilustración: Marianne von Werefkin, “The Night Shift” (1924)

ÓPERA EN LA CIUDAD

Puede oírse la ópera
desde los confines
de la ciudad,
en el silencio
de la noche
retumban
los instrumentos de la orquesta.

La voz del tenor
proviene
de la fábrica clausurada
donde el vigilante
cierra los ojos,
fantasea
un futuro diferente
que nunca acontecerá.

Las ratas,
público instruido,
asisten al concierto
con entrada de tribuna.

Desde el palco
las lechuzas
emiten sonidos
que asemejan
voces de contralto.

Con la claridad del día
la magia se diluye.

Un empleo inútil mal pagado
y toda la amargura –y más-
que puedas imaginar.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Jan Matulka, “Owl and Violin” (1935)

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

trabajar para vivir (51): la rebelión de los subalternos

ODA AL EDECÁN

fuego“Va i et foten a fer feina,
per als xais no hi ha diumenges,
mai no protestis, creu l’amo,
que el sistema fa la resta”

(Roc Casagran, poema “Déu quan no ets tu”)

El portero de una finca urbana
custodia la correspondencia de los propietarios
recoge cada tarde la basura que producen
saluda tres veces a la vieja millonaria
ejecuta una genuflexión casi perfecta
ante el industrial que con camaradería
le entrega una moneda por guardar secretos de alcoba
sonríe cada mañana a una niña rubia
que acude con su uniforme a un colegio de pago de una orden religiosa
espanta a los periodistas que acosan con preguntas
a un político condenado que espera en la terraza del ático
el indulto de sus compañeros.

Un trabajo
solitario oscuro y triste
deletreando cada jornada
toda la humillación del sistema
bajo la falsa protección de los poderosos
recontando las cotizaciones
como si fuera un día menos en lugar de un día más.

Una noche
viendo un documental del paleolítico
experimenta el vértigo de la justicia
un anhelo de volver a comenzar.

Clausura de un portazo el chamizo donde vive
rocía con gasolina el edificio donde trabaja
no avisa a ninguno de los propietarios
-ni siquiera a la niña rubia-
ve desde la esquina como arde entero
y en un gesto que le honra
renuncia primero al desempleo, más tarde a la jubilación
avanza desbocado hacia el mar
a la búsqueda de una nueva alborada.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

GATOS Y RATONES

pawel-kuczynski-41He visto un documental
de peces sudamericanos.

Son las cuatro de la madrugada.
Entro y enciendo la luz.
Los gatos cazan ratones.

Tengo un trabajo fijo.
En la oficina de la fábrica
donde murió mi abuelo
en un trágico accidente
donde pereció mi padre
también en un accidente
donde mi hijo sucumbió
en una huelga fracasada
donde falleció mi esposo
simplemente de pena.

Limpió el teclado
donde estipulan nuestro salario.
Abrillantó la mesa de juntas
donde deciden con otros
el precio de mi comida.
Desinfectó el lavabo
donde defecan mis jefes.
Descubro en la papelera
los despidos de las compañeras.

He dejado en el lavabo
un banco de pirañas.

Las seis y cuarto de la mañana.
Salgo y olvido apagar las luces.
Los ratones se comen a los gatos.

Autor: Javier Solé

Ilustración de Pawel Kuczynski

trabajar para vivir (49): la oficina

paul-delvaux-esqueletos-en-la-oficina-1944“La vida es eso que se ve desde la ventana de la oficina”

(Ana Pérez Cañamares)

Ilustración: Paul Delvaux, “esqueletos en la oficina” (1944)

En la oficina

La luna nos mira desde fuera
y me ve languidecer como un pobre oficinista
bajo la mirada severalogan-zillmer-05
de mi jefe.
Me rasco el cuello, turbado.
Nunca he conocido
el sol luminoso y duradero de la vida.
La penuria es mi sino;
tener que rascarme el cuello
bajo la mirada del jefe.
La luna es la herida de la noche,
y gotas de sangre las estrellas.
Acaso esté lejos de la felicidad plena,
pero a cambio me han hecho modesto.
La luna es la herida de la noche.

Autor: Robert Walser

Fotografía de logan zillmer

trabajar para vivir (48): ¿siesta o pereza? (XIX)

cezanne-el-negro-escipion-1865

walter-sickert-mornington-crescent-nude-1907“El arte del descanso es una parte de trabajar” (J. Steinbeck)

“No hago nada, es cierto. Pero veo pasar las horas, lo cual vale más que tratar de llenarlas” (E. Cioran)

Ilustraciones: Cezanne, “El negro Escipión” (1865) y Walter Sickert, “Mornington Crescent Nude” (1907)

trabajar para vivir (47): la fábrica de los pájaros

Dos poemas que exploran el mismo territorio con idénticos protagonistas:

liebermann-weberei-in-larenMataría a todos los gorriones que
entran en este ingrato taller.
Ellos, que tienen un cielo infinito
donde volar.

 

Autor: Jorge M. Molinero

 Ilustración: Liebermann, “Weberei in Laren”

EL VUELO DE LOS PÁJAROS

En las naves de los polígonos
los pájaros anidan
a salvo
de las piedras de los operarios.

la fábrica deja de bombear

Fisher Body 21 Plant
humo negro,
entre los escombros
esparcidos en el suelo
brillan sortijas
de un botín mal repartido,

Con la primavera
cientos de pájaros
sobrevuelan la metrópolis
a la caza
de los pocos asalariados
que deambulan
camino del trabajo,
la mirada triste,
la sonrisa helada.

Autor: Javier Solé

Fotografía de la ciudad de Detroit

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)