educación y religión en el barrio obrero del Clot

“Le hablo a dios pero el cielo está vacío” 

(Sylvia Plath)

 Yo estudié en un colegio de jesuitas de un barrio obrero de Barcelona, la Escola Tècnica Professional del Clot.

En mi expediente académico figuran, como mínimo, tres manchas negras, a saber:

1)    Reiterados suspensos en idiomas, sea el que fuese. Francés, latín, griego. Fins i tot català. Igual es por eso que me cuesta entender a la gente.

2)    Exento en educación física, alegando una gilipollez. Seguramente este hecho es antesala del sobrepeso.

3)    Excelentes notas en religión que me permiten asegurar con conocimiento de causa que Dios no existe y que debemos organizar nuestra existencia con la certeza de que éste es el único mundo que viviremos.

Entre los jesuitas Joan Ollé, Lluís Armengol, Lluís Maria Chanut, Josep Maria Elias, Ernest Labeira, Francesc Xicoy, Enric Puig…

No todos fueron buenos, de algunos guardo un mal recuerdo.

Y la colaboración de maestros seglares, muchos de cuyos nombres no puedo precisar…, Xavier Bascompte, con quien descubrí las matemáticas y el miedo; Enric Pagès, que me alerto de mis limitaciones artísticas a gritos o Josep Fatjò que me permitía dar cabezadas en clase y tenía la suficiente paciencia para corregirme antes del examen los apuntes pues algunas palabras las había mal oído durante el adormecimiento.

Pero de todos ellos quien mejor y más profunda huella dejó fue Ernest Labeira, un aragonés con una visión humanista, amplia y optimista y cuyas reflexiones y pensamientos suponían una ventana abierta al mundo.

Aunque la memoria es selectiva –y tonta- y tiende a omitir lo malo y revivir sólo lo bueno estoy convencido de que mi educación fue razonablemente satisfactoria aunque manifiestamente mejorable.

Por otra parte, nadie en su sano juicio echaría por tierra la educación recibida. Seria un suicidio intelectual. Por eso, prometo matarme cuando me muera.

La fotografía es de 1968 en una eucaristía campestre. Luzco un pantaloncito corto monísimo.

6 comments on “educación y religión en el barrio obrero del Clot

  1. Yo también estudié en los jesuitas del Clot. Reconozco al padre Serrallonga en la foto. Coincido contigo en varias cosas, pero especialmente en el miedo que infundía Xavier Bascompte y en el reconocimiento del padre Labeira como ejemplo de humanista que influía positivamente en sus alumnos. Entrè en el colegio en 1969 y permanecí hasta 1976

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s