El mirador de la memoria

PÉTREO
No estaban escondidos.
Sólo desaparecidos.

Detenidos por la noche.
Ejecutados al alba.
Enterrados a hurtadillas.

Tiempo de hambre y miedo.

Ahora, encaramados
piedra tenaz justicia.

En el viento nuestro grito.

Disparan los asesinos
a los muertos resurgidos.
Las balas no hieren dos veces.

Autor: Javier Solé

El Mirador de la Memoria es un conjunto escultórico elaborado por el artista Francisco Cedenilla dedicada a los olvidados de la Guerra Civil y la dictadura.

Está formado por cuatro individuos que reflejan el miedo y las dudas que generó este conflicto bélico a lo largo y ancho de todo el país. Cuatro figuras humanas que recogen todas las edades y sexos: joven, adulto, anciano, hombre y mujer. El escultor ha dejado claro en varias entrevistas que no quería reflejar ninguna clase social; se trata de una representación contumaz del miedo.

La mayoría de las figuras tienen unos impactos de bala que fueron realizados por un desconocido unos días después de la inauguración. Se decidió no restaurar las estatuas y que la huella de la violencia en la piedra fuera testimonio de la barbarie y la incultura.

Anuncis

la vida y la muerte (85): lectura inacabada

LECTURA INACABADA

“Todos los muertos retornan
para escribir el poema
que no lograron terminar.”

 (Alfonso Brezmes, fragmento del poema “El regreso”)

 

La vida prefacio
de la novela
cuyo epílogo
no escribirás.

La lectura devendrá incompleta.

Autor: Javier Solé

la infancia (56): huérfanos. Dos poemas de Javier Solé

PAPÁ NO VENDRÁ ESTA NOCHE 

La niña de once años
llora con desconsuelo
al saber que su padre
no vendrá hoy a darle
las buenas noches
ni atraparán juntos
luciérnagas con las manos.

Ni hoy.
Ni mañana.

A los muertos les falta formalidad y les sobra tiempo.

Fotografía de Berta Vicente Salas

QUE NO ME TRAIGAN MIRRA

Un niño de mi clase
asegura los Reyes de Oriente
no existen.
Que es un invento burdo
del capitalismo,
que los padres pagan los juguetes
y envuelven a escondidas los regalos.
Si el niño sabelotodo de mi clase
dice la verdad
yo le pido a mi padre
que no me deje sin madre.
Y a mi madre,
a mi madre,
un beso.

Ilustración: Cezanne, “La mujer estrangulada” (1870)

Retratos de España (153): nacionalismo

NACIONALISMO TRANSVERSAL

“He vist morts dirigir bancs
i zombies presidir governs”

(Estel Solé, fragmento del poema “La fi del món)

En la calle ancianos
con banderas del Estado
que no les sube la pensión.
Desfilan desempleados
reivindican más nación,
empresas de sus países
deslocalizan producción.
Bocean hombres maduros
los goles de la selección,
sus vástagos emigrados
soñando poder regresar.
Un político corrupto
ocultando sus vergüenzas.
Otro oportunista
codicioso y malvado
mentiroso.
El confidente de la policía
vende droga en la procesión.
Obreros
con sueldos míseros y casas expropiadas.
Un monárquico desplazado de la Corte.
Un intelectual altivo.
Guardias de paisano
borrachos.

Estos zombies agitando

El ardor de la violencia.
La cólera del iletrado.
El blasón de la unidad.

Autor: Javier Solé

ciudades y personas (V): Barcelona. El Raval

NADAL EN EL RAVAL

“Que tu recuerdo ponga lágrimas en los ojos
de quien nunca te dijo que te amaba”

(Amalia Bautista, fragmento del poema “Tres deseos”)

Desvanece un mil leches
mi rastro en las aristas.

No regreso al pasado
cuando sobrio te invoco.

Puedo,
en este momento irrepetible,
ver mi propia vida extinta
tan pequeña
tan inútil
tan vacía
y, aun así,
tan mía
que no quiero sepultarla
en este arrabal
sin decirte antes,
lo que te debía haber querido.

Autor: Javier Solé

la vida y la muerte (83): náufragos. Dos poemas de Javier Solé

PECIO


El temblor de la mano
en el sexo del anciano.

Orina en la orilla sangre,
las olas enojadas
depositan en la arena
los tesoros de los barcos.

El niño postrado en la bahía,
náufrago ahogado
póstumo superviviente.

Emergen del mar muñecas rotas.
Ninguna conserva los ojos.

Ilustración: Frank Benson, “Moonlight” (1901)

MORIR EN LA PLAYA

“La muerte siempre lleva un puñado de sal para las heridas de los que se quedan”

(María von Cachorra)

Hay náufragos
inhumados por las olas
en mitad del océano.

Algunos perecen
bajo un cielo estrellado
capitaneando un barco pirata
ebrios de amargura
copulando con sirenas
en noches de tormenta.

Unos pocos,
en verdad la mayoría,
morimos
en la orilla de la playa
marineros de un barco mercante
sepultados de hastío
prisioneros de la cobardía
que impide remar mar adentro.

La playa es un camposanto,
los muertos se confunden en la arena,
cuando el mar devuelve lo que no le pertenece,
las gaviotas distinguen entre dulce y salado.
devoran a diario la misma infinita indefinida derrota.

Ilustración: Tommy Ingberg, “Tempest”

la vida y la muerte (82): Dos poemas de Javier Solé

VENDRÁ LA MUERTE

“Para enterrar a los muertos
como debemos
cualquiera sirve, cualquiera… menos un sepulturero”

(León Felipe, fragmento del poema “Autorretrato”)

A Cesare Pavese

Es de noche.
Será de noche.
Vendrá de luto,
El viento golpeará
el postigo de la ventana
nubes negras rodearán la casa
lobos con hambre olfatearán la sangre.

Vendrá la muerte
derribara la puerta
escogerá a dos entre nosotros
al más viejo,
en sus ojos el miedo galopa,
al más joven,
en su mirada trota la ignorancia.

Vendrá la muerte
no volverás a verlos
la casa permanecerá
cerrada oscura fría
y a nosotros
nos será indiferente
el polvo acumulado en la cocina
la ausencia de luz en el pasillo
la falta de calor en el dormitorio.

Vendrá la muerte
estaremos sentados
esperando inmóviles
muy quietos
encorvados y en silencio
sin miedo y con sabiduría.

Vendrá la muerte
y le entregaremos todo
pues no tenemos nada
y estamos ciegos.

Fotograma del film “El séptimo sello” (Igmar Bergman, 1957)

UNA DÉCIMA PARTE DE MI EXISTENCIA

Un hombre
espera
solo
en la consulta del doctor.

Ahora
únicamente
piensa
en su madre
y que en este trance
que presiente definitivo
ambiciona
un beso,
afrontar
este futuro
conservando
al menos
una parte
pequeña
humilde
minúscula
centesimal
de lo vivido.

Ilustración de Rudolf Schlichter

Vall d’Inclés

El valle de Incles es uno de los parajes naturales más privilegiados de Andorra. Está situado entre los pueblos de El Tarter y Canillo, y su característica forma de u nos indica su origen glaciar. Abierto al inicio, el valle permite captar de primera mano la belleza del paisaje subalpino, y alpino a medida que nos adentramos. Pastos y bordas dispersas hasta llegar al fondo del valle, con los meandros del río en un paisaje de ensueño.
El agua incólume
discurre contumaz.

Su sonido perpetúa la vida.

Asidero de tu ocaso
el sol de su infancia.

Autor: Javier Solé

Fotografía: Esther y Laia, mayo del 2004, Vall d’Inclés (Andorra)

trabajar para vivir (53): la fábrica. Poemas de Jesús Lizano y Javier Solé

Mi padre sale todas las mañanas
cuando todavía duermo.
Va a la fábrica.
Allí se reúne con muchos hombres
y trabaja.
Trabaja todo el día.
Comen en la misma fábrica.
Al comenzar el trabajo
una sirena llama
a los obreros,
y al terminar la jornada
vuelve a llamar para que dejen el trabajo
y recobren las fuerzas (hay que volver a emplearlas…).
Entonces, mi padre
vuelve a casa
y cenamos juntos. Está muy cansado
y se va pronto a la cama.
Buenas noches, me dice, y me da un beso.
En la fábrica
se viste con un mono
y acude a su máquina
majestuosamente.
A veces, habla.
Su pelo se vuelve blanco,
todas las cosas se vuelven blancas.
Ha dicho que cuando yo sea un hombre
me explicará que es una fábrica.

Autor: Jesús Lizano

Ilustración: Marianne von Werefkin, “The Night Shift” (1924)

ÓPERA EN LA CIUDAD

Puede oírse la ópera
desde los confines
de la ciudad,
en el silencio
de la noche
retumban
los instrumentos de la orquesta.

La voz del tenor
proviene
de la fábrica clausurada
donde el vigilante
cierra los ojos,
fantasea
un futuro diferente
que nunca acontecerá.

Las ratas,
público instruido,
asisten al concierto
con entrada de tribuna.

Desde el palco
las lechuzas
emiten sonidos
que asemejan
voces de contralto.

Con la claridad del día
la magia se diluye.

Un empleo inútil mal pagado
y toda la amargura –y más-
que puedas imaginar.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Jan Matulka, “Owl and Violin” (1935)

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

ciudades y personas: L’Hospitalet Llobregat (II)

“Una ciudad sin graffiti es como un campo sin flores” (Greg Niemeyer)

GRAFFITI

Te he soñado
frente a una pizarra.

Números capaces de formar fechas,
fechas que podrían ser mensajes,
mensajes que no tienen ya destinatario.

Has reaparecido luego
en un túnel que conecta
el parque de la infancia
y el jardín del mañana,
cerca del recinto de la Farga,
al lado del cementerio .

Alumbran los autos con sus faros
los pájaros de colores.
Un fantasma con tacones
recorre este camino
cada día a la misma hora.
Intento aprehenderlo
con una exposición dilatada
que dibuja sólo
sombras que esbozan personas
personas conformando siempre un misterio
misterios que son mensajes
el mismo mensaje que no tiene
ya
que no tuvo
nunca
destinatario.

Autor: Javier Solé