Tres poemas de amor y sexo de Javier Solé

POLOS OPUESTOS

anshu-lesik

Hubo un primer encuentro
donde las diferencias
parecían insalvables.

Ella no quería navegar en mar abierto.
Él no deseaba amarrar en tierra estéril.

Estuvieron
durante meses
ignorando que
los imanes de polos opuestos
no deberían repelerse.

Se despertaron de madrugada
cada uno en su cama vacía
empapados de deseo satisfecho
sólo en sueños.

Ilustración de Anshu Lesik

LA VAGINA DE LA PUTA (EL ORIGEN DEL MUNDO)

levon-baghramyan-02Una mujer vieja
que fue puta
camina por la calle.

Al caerse y no ser socorrida
por ninguno de los desempleados
que vemos desvanecerse el tiempo
-el tiempo y la vida-
se ha levantado la falda,

la muy guarra
no llevaba bragas
y he visto en su sexo

las existencias malogradas en coitos sin sustancia,
la dignidad malvendida
cada mañana y hasta el amanecer de un nuevo día,
las promesas incumplidas, las ilusiones rotas.

Gracias al gesto airado
de una trabajadora jubilada sin pensión
he descubierto
que toda mi existencia
está contenida
en la vagina de una prostituta.

Treinta minutos más tarde,
rabioso y desesperado,
copulaba conmigo mismo
mientras la puta
contaba las embestidas,
pues habíamos acordado en el precio
un incentivo por el ensañamiento.

Fotografía de Levon Baghramyan

AMANTES

otto-dix-dos-amantes-viejos-1923“A golpe de silencios
se nos fueron muriendo todas las palabras”

(Ángela C Aranda C)

Los viejos desposados,
sucios y rencorosos,
que miran desde el sofá
la fotografía de un amor
que no existió.

Una televisión
sin imágenes
murmullo que acalla
el silencio.

Ilustración: Otto Dix, “Dos amantes viejos” (1923)

Retratos de España (169): la retaguardia

LA RETAGUARDIA

“El castigo del franquismo sobre las mujeres fue doble. Por “rojas” y por “liberadas”. De una punta a otra de la España sublevada, se repitieron los mismos métodos de tortura física y psicológica. Se pueden resumir en tres: las purgas con aceite de ricino para que su fuerte poder laxante depurara su “tóxico interior”, raparlas al cero para censurar su supuesto libertinaje, y la prohibición absoluta de mostrar cualquier tipo de luto a las viudas, hermanas y madres de fusilados” (Diego Barcala)

Huestes de tártaros en el cortijo
hurtan la vida de los jornaleros.
Comparsa con aceite de ricino,
despoja a las mujeres del pelo.

Autor: Javier Solé

Más información en:

https://arcangelbedmar.com/2017/02/13/la-fotografia-de-las-mujeres-peladas-en-montilla-durante-la-guerra-civil/

las cuatro estaciones (108): primavera. El árbol del amor

EL ÁRBOL DEL AMOR

“El amor que se ha dado un día se ha dado para siempre.”

(Christian Bobin)

A Ana Belén Martín Vázquez

Mis pétalos preferidos
entre el rosa y el violeta.
Es el parque en abril.

Nuestra alameda este otoño.

Autor: Javier Solé

Fotografía: J. Sole, Bellvitge abril 2018

ciudades y personas (VI): L’Hospitalet de Llobregat. El cementerio (II)

ANUNCIO

“tanta abundancia en tan poco espacio”

(Raúl Muñoz, fragmento del poema “El cementerio”)

Se alquila
habitación,
estrecha y húmeda,
con vecinos silenciosos,
en una región tranquila
sin zonas verdes pero con flores secas,
contrato indefinido preferible

sin ventilación
sin muebles

sin vida.

interesados
telefonear
en horas de oficina
al cementerio.

Autor: Javier Solé

TREN DE L’HOSPITALET

Cada cinco minutos
un tren de cercanías
de las distintas líneas
que circundan la ciudad
emite un pitido alegre
al atravesar un puente levadizo
en cuyo margen izquierdo
los viajeros ven el cementerio.

Hay vivos que se empeñan
en no dejar dormir a los muertos.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Paul Delvaux, “Station in the forest” (1960)

AVISO MUNICIPAL

“¿Hay algo más triste que una tumba que no recibe visitas?”

(Julián Barnes)

Por megafonía
un funcionario
advierte
a las visitas
vigilen sus pertenencias.

Es,
francamente,
surrealista
desconfiar
de los muertos.

Además,
todo lo que tenía
esta en ese ataúd.

Autor: Javier Solé

Fotografía: Stefano Bonazzi, “The cemetery of Umbrellas”

Poemas del libro “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

las cuatro estaciones (106): primavera. El jardín del poeta

EL JARDÍN DEL POETA

“Como cuando se abre una flor y revela el corazón que no tiene”

(Alejandra Pizarnik)

A Tomás Rivero

El poeta en su jardín
pone nombre a las flores.

Margaritas, Azucena,
Melissa, lirios del valle.

Un tiempo emérito
lejano e irrepetible
con cada una.

Al nombrarlas reconstruye
los pistilos, la fragancia
de las amantes perdidas
y el instante deviene
eterno.

El poeta en la taberna
luce una flor en el ojal.

Una diferente
cada día de la semana.

Inhalando recuerdos
las noches en el lecho.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Van Gogh, “Public Garden with Couple and Blue Fir Tree (The Poet’s Garden III)” (1888)

poemas de amor, versos húmedos (93)

Te amé como se aman
las cosas que no ocurren,
como se pone nombre
a las caricias
y se contagia el don
de la tristeza
una noche cualquiera
buscándote en un bar
donde no estabas,
persiguiendo tu lluvia
por las calles vacías
donde nunca estuviste
y aún me esperas.

Autor: Fernando Beltrán

Fotografía de Paul Apal’kin

LADY SHAZAM

Cuando de nuevo pierdas la cabeza
por saber el nombre
de otra canción que te vuelve loco,

recuerda a aquella mujer
que durante largo tiempo amaste
y que nadie sabía decirte entonces
cómo se llamaba; la misma
que por fin fue tuya,
que su gemido
era tu música en la rutina,
hasta que vino a reclamarla
otro amante, otro
escenario, otra vida.

Pongamos que su nombre
es Lady Shazam,

la que, a veces, de repente,
te devuelve la radio
con un golpe de añoranza,
mientras sigues lavando
los platos rotos de aquellos días.

Autor: Abel Santos

Fuente original:

http://hankover.blogspot.com/2018/09/lady-shazam-por-abel-santos.html

LOS AMANTES

Cómo podrá perderse en el confín
del tiempo este momento,
contra qué oscuridad se romperá
su luz, qué lejanía
lo borrará por siempre y de qué modo.
Ahora estás desnuda y en el cuarto
en penumbra tu cuerpo desbarata las sombras.

Quizá un dios nos contemple
desde su cima umbría que se haga de la luz
que del amor nos roba y en su fe
aguardemos acaso esa limosna amarga
de este instante que huye:
haber sido dichosos en el amor del otro.
Qué esta lumbre de ahora en su ser
permanezca. Qué solamente sea
ofrenda nuestra carne para su eterno fuego
y que esta luz se salve
de su impiedad oscura.

Autor: Reinaldo Jiménez Morales

Ilustración de Miodrag Spasevski

Fuente original:

http://www.reinaldojimenez.com/paisajes-sobre-el-agua.html

Hermano, créeme, no son celos
ni tampoco resentimientos.
No la odio a ella ni le guardo rencor a él.
Que juntos los dos sean felices.
Que tengan paz.
Que sean libres de amarse mucho.
Una sola cosa deseo.
No es por sed de venganza
se trata de un inocente capricho,
hermano, sabes que no tengo maldad.
Mi deseo es que una noche ella
apretada a su cuerpo
en sus oídos se equivoque
y le susurre mi nombre.

Autor: José Sbarra

Ilustración de Joseph Lorusso

VERDADES ESCRITAS COMO MENTIRAS

No es sólo sexo
revelaba el poeta a una mujer joven.
Pero ella descubría
en su mirada que mentía.

No hay más que sexo
confesaba el poeta a la esposa.
Pero ella intuía
en su mirada que no decía la verdad.

A veces
la vida es sólo eso,
desvelar una sucesión
de mentiras encubiertas.

Escribo este poema en la cocina.

Son las cuatro treinta de la madrugada.

Medio tomate de la cena
mira el vacío
sin atreverse a decir nada.

Dejo de escribir y vuelvo a la cama.

Mi mujer sigue dormida, la cama está fría.

Autor: Javier Solé

Ilustración de Víctor Bauer

SEPTIEMBRE

Tú en la playa
-recogiendo-
Y el mar desesperado.

Autor: Karmelo C. Iribarren

ciudades y personas (V): L’Hospitalet de Llobregat. El cementerio (I)

EL HIJO PRÓDIGO

Hay un bar clausurado hace años
en un camino estrecho
por el que deambula poca gente
que no conduce a ningún lugar
pues es la calle
donde nace el cementerio.

Para estar cerca tuyo
he pagado el traspaso del local,
los días son largos
invariables aburridos
con escasos y malos clientes.

Todas las tardes
dejo preparado
un zumo de naranja
por si decidieras regresar.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

EL NOVIO DE LA AMIGA DE MI HIJA

A Júlia Saperas

El padre saluda a la amiga de la hija,
ha crecido tanto que casi no la reconoce.

Le acompaña un joven de su misma edad.

Tras los besos y abrazos
balbucea una despedida
regresando a su caminar cansino
murmurando lo mucho que a la hija
le hubiera gustado conocer al novio de su más mejor amiga.

Mañana, Laia,
-no prometo nada-
voy a verte
al cementerio
te cuento el encuentro
y hablamos hasta el mediodía
del chico que cogía la mano
de Júlia.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “El exilio interior” (ISBN 978-84-1304-853-6)

la vida y la muerte (119). Dos poemas de Javier Solé

DESGARRO

“Distingo a una niña llorando
junto a tres pájaros negros
desorientados”

En el cielo las nubes
se desplazan ejecutando
un vals.

No puedo dejar de pensar en ella.

Aparece en todos los lugares de la ciudad,

en nuestra manera
burda y torpe
de zurcir la vida,

en el silencio taciturno de la hermana
en la decrépita vejez de la madre
en esta bochornosa derrota.

Algo gris plomizo
en todos los días del año.

A Laia le falta la vida.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Laura Makabresku

DESENTERRAR LA VIDA

“No hay presente: todos los caminos son recuerdos o preguntas”

(Miquel Marti i Pol)

Evocar
las tardes de la infancia con merienda y sin deberes.

Exhumar
días adolescentes
convencido de nada, desafiando todo.

Invocar
una revuelta que empobrezca a los ricos
cure a los enfermos, resucite a los muertos.

Revivir
noches abisales
los cuerpos desnudos
que se beben la madrugada.

Rememorar
los caminos con polvo
los senderos del bosque.

Recordar
no olvidar
aquella hija que marchó demasiado pronto.

Morir
con el último pensamiento
anclado en el pasado
con lo que no serás
con lo que todavía aún eres
con lo que has dejado ya de ser.

Autor: Javier Solé

Ilustración: John Atkinson Grimshaw, “Nightfall down the Thames”