ciudades y personas: El Prat de Llobregat

CASERNA DELS CARRABINERS

A Tomàs Pinel,
músico en L’Hospitalet,
ciclista en El Prat.

Les noies sense sostre fan l’amor
a l’antiga caserna dels carrabiners.

Els avions s’emporten
els somnis deportats.
Les onades els tornen ofegats.

El mussol
a la finestra de pedra
comença el compte enrere.

Timbal de l’esperança
el batec dels cors.

Autor: Javier Solé

Las ruinas de la caserna de los Carabineros son una muestra significativa de arquitectura militar en un entorno natural protegido de gran valor. Los carabineros llegaron al Prat como cuerpo de vigilancia costera en 1830, un año después de la fundación del Cuerpo. Su misión era combatir el contrabando, especialmente de tabaco, y participar activamente en el salvamento de barcos. Desde 1939, al final de la Guerra Civil, y hasta 1970, la caserna fue ocupada por la Guardia Civil. Con la marcha de los agentes, buena parte de los edificios fueron desmontados.

VERSIÓN EN CASTELLANO:

Las chicas sin techo hacen el amor
en la antigua caseta de los carabineros.

Los aviones se llevan
los sueños deportados
las olas los devuelven ahogados.

El búho
en la ventana de piedra
comienza la cuenta atrás.

Tambor de la esperanza
el latido de los corazones.

Anuncis

las cuatro estaciones (81): invierno. Poema de Rosa Lentini

La rosa de hielo

La rosa esculpe
sus violentos colores en el frío,
y no es sino quimera de la rosa
en la nieve, rosa de invierno,
agua helada, blanco en lo blanco,
ofreciéndose.
La rosa crepita en la llama,
y en la desolación de la nieve
no hay deshielo demasiado lento.

Autor: Rosa Lentini

ciudades y personas (III): L’Hospitalet. Rambla Marina

PAISAJE URBANO

Ahora mismo,
hace dos años
caminaba por esta Rambla
buscando cualquier farmacia
huyendo del hogar
donde una bailarina
en silla de ruedas
miraba el televisor.

Recorro hoy
esta Rambla,
a la misma hora
del mismo día
desertando de la casa
donde ya no está la niña,
la silla castigada en el desván
el televisor proscrito
tutela el salón frío.

Autor: Javier Solé

Fotografía de la Rambla Marina (L’Hospitalet)

ANGELUS

Contempla
indiferente
como se muere la tarde,
el tránsito de las nubes,
las luces que se apagan
como vidas que se extinguen

y,
tras la noche,
un amanecer
con el cielo recién pintado,
la misma desidia,
infinitamente indefinida,
hasta que el rocío devenga
vehemente lluvia.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Javier Solé, diciembre 2015

las cuatro estaciones (80): invierno. Poemas de Ángeles Mora y Javier Solé

frank-benson-birds-in-winter-1946INVIERNO

En la oquedad del árbol
dos pájaros okupas
se acurrucan
y resguardan del frío.
El bulevar blanquea
entre ramas desnudas
y el cielo anuncia nieve.
La mañana se detuvo un momento.
Se me helaron las manos,
pero no la sonrisa,
el hueco del amor.

Autor: Ángeles Mora

Ilustración: Frank Benson, “birds in winter! (1946)


EL ALMENDRO

En las ramas del almendro
víspera de San Antonio
cuatro carboneros escondidos.
El clamor de la escopeta
estruendo en el silencio.

Tres pájaros en vuelo.

Autor: Javier Solé

el aprendiz de brujo (391): regresar

EL CAMINO DE REGRESO

Fatigado de la miseria
en la ciudadcarl-larsson-el-monton-de-estiercol
el hombre volvió al campo
a la casa solariega
de la que partió
su padre

El hombre se llama Miguel
el mismo nombre de su abuelo
su misma necesidad
idéntica determinación
ante la intemperie del tiempo

en la casa familiar en ruinas
reparará la techumbre
ventilará las alcobas
avivará la lumbre
limpiará el desván
apilará el heno en el pajar
plantará árboles frutales
aprenderá a diferenciar el almendro del cerezo
roturará las tierras yermas
llenará de animales el establo
gallinas vacas cerdos
horneará pan en el molino
compartirá un vino en la taberna al acabar la faena,

acudirá a la ciudad
al entierro de su padre
junto a su esposa,
y al hijo del nieto de Miguel
en la pila bautismal
de la iglesia del pueblo
-por tradición en el fondo y en las formas-
Lo llamarán como a su abuelo Juan.

Cuando el padre acuna al hijo
Sabe que su vástago
lo dejará solo
marchará como su abuelo a la ciudad.carl-larsson-the-cowshed

Los dioses griegos
hace más de dos mil años
vaticinaron
que ni Miguel ni Juan
acumularían riquezas
que todos los recodos
del camino
conducen al mismo lugar
reproducen siempre
las mismas miserables miserias.

Autor: Javier Solé

Ilustraciones: Carl Larsson, “El Montón de estiércol” y “the cowshed”

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

poemas de amor, versos húmedos (75)

SUCESO LEJANO

No eres tú
la que viene.

Es el pasado
el que acude

cuando te pienso.

Autor: Nicolás Corraliza

Fotografía de Lidia Vives

Fuente original:

http://nicolascorraliza.blogspot.com.es/

 

MÁS ALLÁ DE LA LÍRICA

Si pudiera
trasladar al papel lo que me dicta
ahora mismo la gracia de tu cuerpo
avanzando por la arena
hacía las olas,
y fuese
un poeta romántico al viejo estilo
en lugar de este ser de las cavernas
que al verte
sólo puede rugir,

te escribiría el poema de amor
que te mereces

y no estás sucias palabras de deseo
que sólo dicen la verdad.

Autor: Karmelo C. Iribarren

Ilustración de Danielle Richard

NICTOFOBIA

Consumo la noche
durmiendo desnuda,
ovillo perfecto
que espera
el regreso
de alguien
que no volverá.

Sus llaves,
abandonadas,
tintinean
en la entrada
de una casa sin luz.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Iria Blanco Barca, “Mujer en el sofá”

Ahora entiendo eso de sensación térmica
tus mismos ojos
pueden abrasarme
o dejarme desolado.

Autor: Felipe Zapico

Ilustración de Aida Sabic

TROFEO


Los que se aman en la feliz normalidad
no saben de este amor belicoso,
sudorosos guerreros, jadeantes,
ajenos al suspiro y al encaje,
dos cuerpos que se ungen y preparan
en la sagrada noche del combate.
Dulces, también; el roce clandestino
de la mano, la cómplice mirada,
iniciales secretas y el código de fechas,
dos vidas que transcurren temblorosas
al sentir la espesura de la sangre,
lo frágil de la piel la brevedad gozosa de la noche
y con qué rapidez el jazmín se marchita,
el alba se desnuda y mueren las hogueras.
Entra una luz que dueña del recinto
recoge en su carroza un trofeo de muerte
que ha nacido en el glorioso campo de batalla.

Autor: Hilario Barrero

Ilustración: Lucien Freud, “David and Eli” (2004)

LOS PASOS PERDIDOS SON UNA ESTACIÓN SIN TIEMPO

Los pasos perdidos son una estación sin tiempo.
Pude escuchar el eco de cada uno de ellos
cuando subía los peldaños de la Galería de los Uffizi,
una gran escalera de mármol
que conduce inevitablemente a la melancolía.
Hay en la luz nítida del cielo de Florencia
la esencia que enmarca esta ciudad orgullosa.
Mirando el Arno
brota para mí un momento de silencio,
cuando el río cruza los arcos del ponte Vecchio
y estoy rodeado por seres humanos que toman fotografías.
Mientras caminas a mi lado,
tus dedos juegan con los míos,
me miras de vez en cuando y sonríes,
sé que estás más pendiente
de cada trozo de la historia
que te sale al encuentro.
Sin embargo, guardas para mí en tu corazón,
una holgura de hojas secas
templadas por la brisa del mediodía,
casi sin saberlo,
me traes en la caricia de tus pequeñas manos,
el largo declive del verano.

Autor: Fernando Sarria

Fuente original:

http://fernandosarria.blogspot.com.es/2017/07/los-pasos-perdidos-son-una-estacion-sin.html

Ilustración de Ron HICKS

amores cotidianos (217): besos

BESOS

constantin-madalin

“la crudeza de saber
que el cementerio más tirano
es aquel donde yacen
los besos que nunca dimos”

(José Liñán, fragmento del poema “Tour del porvenir”)

Siempre hay en los andenes
amantes que se despiden
con un beso ignorando
que no habrá ninguno más.

La muerte que los persigue,
o el tiempo explorando
el vértigo del desamor,
los hijos como testigos
del afecto incendiado
que reparte la hamaca
donde fueron engendrados.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Constantin Mădălin

el suicidio (45). Poemas de Javier Solé

LLUVIA EN LA AZOTEA

“Tener la muerte tan cerca y no hacerlo
es lo más parecido a parecerse a Dios”

(Eva Vaz)

Por las ventanas
del último piso
vigilo a los transeúntes
espío a los vecinos
hablo con los muertos.

Ni los transeúntes ni los vecinos ni los muertos
se han percatado de mi locura.

Llueve con furia.

Desde esta atalaya
es real
la humedad de las aceras
el silencio de las ventanas
la soledad de las calles

podría precipitar mi cuerpo,
caer a una velocidad de vértigo
reposar en el asfalto
sentir en la piel la lluvia
importunar al médico y al juez de guardia.

Ha dejado de llover,
sigo amarrado a las gárgolas
escuchando una música que no se oye.

Tengo miedo.

No fui valiente

No será fácil seguir viviendo.

Fotografía de Jean Jacques André, “La Machine Infernale”

MAR ADENTRO

“No nos deja olvidar
pues cada ola
es un recordatorio
bramando
nuestra muerte
hacia la orilla.”

(Rosana Acquaroni, poema “El mar contiene el mundo”)

El hombre de pie
en la orilla de la playa
mirando el horizonte
oye sonidos lejanos,
las nubes secuestran al sol,
la tarde se dilata.
Nadie nada en el mar.
Las voces eclipsadas.

El hombre permanece erguido
en la orilla de la playa
en un recuento infinito
de las olas que golpean los tobillos.
Vuelve a estar solo

tal vez mañana
se introduzca mar adentro.

poemas de amor, versos húmedos (74)

PlagaTodavía se aman a pesar de la plaga
y encuentran en la noche sus torsos alumbrados
sabiendo que la muerte les acecha celosa.
Tiemblan cuando desnudos se miran al cristal
y ven alguna mancha que oscurece su piel.
Con precaución celebran sus huesos arropados
y con certeza saben que éste es tiempo de guerra.
Oficiando sus ojos un memorial de sombras
recuerdan tantos nombres que con pasión se amaron,
cuerpos llenos de fuego su coraza encendida
y que ahora rescatan del campo de batalla.

Autor: Hilario Barrero

Ilustración: Odd Nerdrum, “old man with a dead maiden”

El mar de nuevo el mar me acostumbra a tu ausencia
me señala tus hombros y tus pechos creciendo hacia la playa
tus caderas tus muslos tus labios que parecen
surgidos de un abismo de seres fabulosos
el mar que me recuerda que si abrazo tu cuerpo
abrazo al mismo tiempo su sombra y el vacío
que le envuelve.

Autor: Jesús Aguado

Ilustración: Dee Nickerson, “sea Maiden” (2015)

Improvisados

Estamos abrazados en una cama improvisada en el piso.
Tus ojos están cerrados; pero no sé si dormís.
Este es tu cuarto de soltera,
un lugar agradable, neutral.
Por la ventana suben los ruidos
de un día que empieza a moverse.
La ropa permanece arrugada, a un costado
ignorando la farsa de dar y recibir.

Autor: Fabián Casas

Ilustración: Lucien Freud, “Girl with closed eyes” (1986)

BASURA

Hemos copulado sin gracia.
No sé si era un coito
o una masturbación mecánica

urgente
y desapasionada.

Nos duchamos
uno detrás del otro.

Restos de nosotros
soterrados en el excusado.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Milan Nenezic, “The Moment After – Katarina”

Dóna’m la mà
Dóna’m la mà que anirem per la riba
ben a la vora del mar
bategant,
tindrem la mida de totes les coses
només en dir-nos que ens seguim amant.

Les barques llunyes i les de la sorra
prendran un aire fidel i discret,
no ens miraran;
miraran noves rutes
amb l’esguard lent del copsador distret.

Dóna’m la mà i arrecera ta galta
sobre el meu pit, i no temis ningú.
I les palmeres ens donaran ombra.
I les gavines sota el sol que lluu

ens portaran la salabror que amara,
a l’amor, tota cosa prop del mar:
i jo, aleshores, besaré ta galta;
i la besada ens durà el joc d’amar.

Dóna’m la mà que anirem per la riba
ben a la vora del mar
bategant;
tindrem la mida de totes les coses
només en dir-nos que ens seguim amant.

Autor: Joan Salvat-Papasseit

Ilustración: Piotr Nilus, “Above the Sea” (1905)

JORNADA

Tú, de pie, desnuda en la penumbra.
Tu espalda es el arco del conocimiento.
Desde la cama, observo y espero.
Cuando te vuelvas me dirás quién soy.
Sin otra luz que mi deseo.

Autor: Carlos Vitale

Ilustración: Omar Ortiz, “la mirada del coloso” (2014)

El mirador de la memoria

PÉTREO
No estaban escondidos.
Sólo desaparecidos.

Detenidos por la noche.
Ejecutados al alba.
Enterrados a hurtadillas.

Tiempo de hambre y miedo.

Ahora, encaramados
piedra tenaz justicia.

En el viento nuestro grito.

Disparan los asesinos
a los muertos resurgidos.
Las balas no hieren dos veces.

Autor: Javier Solé

El Mirador de la Memoria es un conjunto escultórico elaborado por el artista Francisco Cedenilla dedicada a los olvidados de la Guerra Civil y la dictadura.

Está formado por cuatro individuos que reflejan el miedo y las dudas que generó este conflicto bélico a lo largo y ancho de todo el país. Cuatro figuras humanas que recogen todas las edades y sexos: joven, adulto, anciano, hombre y mujer. El escultor ha dejado claro en varias entrevistas que no quería reflejar ninguna clase social; se trata de una representación contumaz del miedo.

La mayoría de las figuras tienen unos impactos de bala que fueron realizados por un desconocido unos días después de la inauguración. Se decidió no restaurar las estatuas y que la huella de la violencia en la piedra fuera testimonio de la barbarie y la incultura.