la infancia (48) síndrome de Down y autismo

al cromosoma que et sobra

Al cromosoma que et sobraalbert-anke-seifenblaser-1873
li direm el cromosoma tranquil
i l’anirem trobant, quan sigui,
barrejat en gestos i paraules.
Al cromosoma que et sobra
l’empaitarem pel pati
amb jocs i pilotes.
Al cromosoma que et sobra
el vestirem d’albades
i nits d’estels.
Al cromosoma que et sobra
el pentinarem amb colors
i l’adormirem amb rialles.
Al cromosoma que et sobra
l’ensenyarem a viure
feliç de ser qui és
dins dels teus ulls titànics.

Autor: Mònica Terribas

Ilustración: Albert Anke, “Seifenbläser” (1873)

thomas-eakins-baby-at-play-1876“Hay un resplandor en cada palabra”

(Leonard Cohen, fragmento de la canción “Hallelujah”)

Ilustración: Thomas Eakins, “Baby at Play” (1876)

Una niña de diez años, Kaylee, diagnosticada de autismo, animada por su profesor de música, interpreta el himno de Leonard Cohen:

amores cotidianos (151): enamorarse de una maestra independentista. El holandés errante

10623097_366778580180017_2910872103815138648_n

“que només els petons ens tapin la boca”

“No sé que verías en mí, pero no dejes de mirarme”

(Pintadas en la calle, autor anónimo)

L’Ingmar Kroonenberg, el seu single “La professora de català”:

The passion of Sacco and Vanzetti

“A los nueve años intenté ser jesuita. A los 19, anarquista” (José Luis Sampedro)

Ben Shahn - The passion of Sacco and Vanzetti (1931)Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti fueron dos anarquistas e inmigrantes italianos que fueron acusados de haber asesinado a dos hombres en un robo a mano armada en 1920 en Massachussets y condenados a la silla eléctrica en 1927 después de un juicio irregular en el que siempre existieron las dudas sobre la culpabilidad de estos dos inmigrantes y que acabaría suscitando un movimiento popular internacional en contra de dichas irregularidades y como crítica al sistema judicial americano.

En “The passion of Sacco and Vanzetti” (1931) Ben Shahn, judío lituano y también inmigrante en Estados Unidos, pinta en este cuadro los féretros en los que se ven los rostros de Sacco y Vanzetti y en pie, detrás de ellos, a tres caballeros vestidos de negro que integraban el comité creado por el gobernador de Massachussets.

Los lirios que llevan en la mano se han interpretado bajo la leyenda que afirma que los lirios blancos crecen sobre las tumbas de los inocentes condenados a muerte.

Al fondo, en una de las ventanas del edificio donde tuvo lugar el suceso el juez del caso, el cuestionado juez Webster Thayer, levanta la mano. Está prestando un juramento. Ya sabemos que lo hace en vano.

En 1971 Giuliano Montaldo recrea en un falso documental el proceso de los anarquistas; la balada “Here`s to yo” de Ennio Morricone y cantada por Joan Baez constituye todo un símbolo del movimiento obrero.

la infancia (3): canciones infantiles, juegos de niños

“El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices” (Oscar Wilde)

EL PUEBLO DE LOS NIÑOS Y NIÑAS TRISTES:

“Hace mucho tiempo de esta historia, tanto, tanto que el mundo estaba muy cambiado. No había aparatos para escuchar música, ni videoconsolas, ni televisores, ni ordenadores, ni lavadoras, ni frigoríficos, ni trenes, ni aviones, ni coches, ni motos, ni bicicletas. Barcos sí había, pero eran muy lentos comparados con los que hoy tenemos.

Los niños y niñas se consideraban personas mayores que tenían que ayudar en casa, bien en el campo, en la cocina, lavando en el río, o cuidando a los hermanos y hermanas menores.

Pues bien, en el pequeño pueblo donde transcurre nuestra historia los niños y niñas no se aburrían. Ni mucho menos. Porque jugaban sin parar en los pocos ratos libres que tenían tras realizar todas las tareas y trabajos que sus padres ordenaban. Casi nunca podían jugar porque tenían que trabajar.

Pero un día en el pueblo de Broghel un niño llamado Jan dijo:

-Ya está bien de ser esclavos y esclavas. Siempre trabajando sin parar.

-Niños y niñas a jugar, a jugar, no vayas a parar –contestó una niña que tenía muchas ganas de jugar. Se llamaba María y era hermana de Jan.

-Sí, vamos a reunir a todos los niños y niñas del pueblo para que se rebelen ante la injusticia de tanto trabajar sin parar. ¡Ya está bien! ¡Que somos niños y niñas! ¡Ya creceremos! -dijo Vincent, que era primo de Jan y María.

-¿Y qué vamos a hacer para que se enteren todos los niños y niñas del pueblo? –preguntó Anna, que era hermana de Vincent.

-Muy fácil. Diremos que es el Día de la Infancia y que tenemos que ir al centro del pueblo solamente para jugar. Ese día no trabajaremos ni en el campo, ni en la casa –respondió Jan.

Y el día señalado se llenó la plaza con 250 niños y niñas. ¡Qué algarabía y gritos de felicidad! Se reían y jugaban a todos los juegos posibles: a la gallinita ciega, a los balancines con toneles de vino, a los aros, a bailar el trompo o peonza, a tocar la flauta, a mover la cinta, a subirse en las rampas, a los caballitos, al sillón de la reina.

Y mientras tanto en las casas los padres y madres estaban asombrados.

No os he dicho que en ese pueblo vivía un gran pintor, al que le gustaban mucho los paisajes y las personas. Así que el Día de la Infancia salió al campo para pintar paisajes, pero cuando vio a tantos niños y niñas jugando pensó: “Hoy no voy a ir al campo, sino que pintaré la plaza del pueblo porque está preciosa, con esas risas, esos juegos, esa felicidad…”

Y empezó a pintar sin parar durante mucho tiempo hasta que el cuadro estuvo acabado. Y Pieter Brueghel, el pintor, estaba muy contento con su obra: “Las personas que vean mi cuadro pensarán que los niños y niñas necesitan jugar y aprender en la escuela”.

Y desde entonces los pequeños y pequeñas siempre jugaban cuando salían de la escuela”

Autor: Remedios Torres

Fuente original: http://www.weblitoral.com/escuelas/juegos-infantiles-en-un-cuadro-de-brueghel

Brueghel - juegos de niños (1560)

La imagen que contemplamos es de lo más curiosa, tanto por el tema como por la ausencia total de datos que puedan explicar el motivo que llevó a Brueghel a pintar un cuadro así. El tamaño es suficientemente grande como para que el artista nos muestre una panorámica de su ciudad, completamente ocupada por niños. Los críos están entregados a todo tipo de diversiones, cada grupo enfrascado en su actividad. Los estudiosos de costumbres populares y étnicas han llegado a identificar al menos ochenta y cuatro juegos diferentes, de los cuales muchos siguen hoy en día vigentes en muchos países.

Se ignora cuál es el significado del cuadro. Algunos suponen que pudiera ser una alegoría de la infancia, o tal vez parte de una serie sobre las diversiones del ser humano, pero es difícil asegurarlo.

En la pintura están representados, entre otros: juegos con muñecas; altares improvisados; máscaras; cabalgar a caballo; tocar tambores; rodar aros; la gallina ciega; lucha de jinetes; pídola; el pañuelo; trompo; yoyo; a las piedrecillas con huesos pequeños; pájaros; pistolas de agua; representación de procesiones; cabalgar en caballito de palo; remover barro y construir con arena; inflar vejigas de cerdo o de buey; hacer cabriolas; juegos de adivinación: pares o nones;  lucha de jinetes; carreras de baquetas; marcha de ganso; hacer girar gorras en la punta de un bastón; lanzar tejos; lucha libre; correr por las murallas; canicas; bolos; escondite; zancos; volteos; equilibrio invertido; golpear ollas; equilibrios en barra o baranda; trepa por árbol; lucha con palos; con remolino de viento; olla de la miel; hacer ecos en toneles huecos; equilibrios o cabalgar en barril; nadar; ondear una cinta; churro-media manga-mangotero; lanzamiento de cuchillos; transporte por tríos; el trenecito; equilibrar una escoba etc.

Tratar de localizarlos en la pintura es ya un juego.  El profesor Diego Caballero en su blog ENSEÑ-ARTE puede ayudarte en:

http://aprendersociales.blogspot.com.es/2007/09/juegos-de-nios.html

A los juegos de nuestra infancia quedan también vinculadas las canciones infantiles, además de las caricias de los padres al despedirnos cada mañana en el quicio de la puerta,  o el susurro de sus voces reclamándonos a la mesa o el tacto de sus labios en nuestras mejillas todas las noches de fiebre intensa.

Entre las viejas canciones recupero una; no es la más conocida pero es la que mejor permite ahogar la nostalgia con una sonrisa.

Retratos de España (19): ¿burbuja inmobiliaria o genocidio financiero? Make it Bun Dem

“Si las personas no tienen una segunda oportunidad, el país no la tendrá tampoco y estará condenado”  (Ada Colau)

La definición aséptica del término desahucio nos viene de la mano de la Wikipedia:

799px-East_Side_Eviction

Desahucio es el aviso de terminación de ciertos contratos de tracto sucesivo.

En España, el término jurídico desahucio se utiliza cuando se procede a privar al inquilino de la posesión (uso del inmueble) mediante una resolución judicial por un incumplimiento del contrato.

El acto que consiste en desalojar físicamente a los ocupantes de la vivienda o local se llama lanzamiento. A él acuden: el propietario junto con una representación del Juzgado y un cerrajero, para volver a tomar posesión del inmueble, procediendo a entrar en el inmueble (si es necesario por la fuerza y cambiar la cerradura o el candado).

Cuando yo hace más de quince años acudía con la comisión judicial al domicilio del deudor de una entidad financiera para ejecutar embargos de bienes de créditos al consumo impagados tenía la extraña sensación de, representando al acreedor, estar en el lugar equivocado. Nos “limitábamos” a embargar bienes muebles –televisores en blanco y negro, vehículos sin ruedas, lavadoras sin centrifugado, tresillos desgastados, lámparas sin bombillas- y, aún así, volvía a la oficina con un demoledor abatimiento. Y, sin embargo, hay gente hoy que hace de tripas corazón y anda metido en negocios perfectamente legales pero infinitamente inmorales.

Consultar la relación de suicidios en España por desahucio:

http://es.wikipedia.org/wiki/Suicidios_por_desahucio_en_Espa%C3%B1a

Un Estado toma partido cuando pone al servicio del acreedor todos los medios materiales –justicia, policía-, ideológicos –leyes- y económicos –ayudas directas a las entidades financieras- que desequilibran definitivamente la balanza y permiten a quienes más ganan seguir haciéndolo. Pero el beneficio no es neutro; quien gana lo hace siempre a costa de otro que pierde.

Hubiera podido ilustrarse este post con fotos dramáticas o heroicas actuales pero he preferido mostrar que el desgarro de los desahucios es ilimitado geográficamente y temporalmente eterno.

Memorias de un cinéfilo empedernido (II): Antes del atardecer (R. Linklater, 2004)

“Los  recuerdos son maravillosos si no tienes que afrontar el pasado”

before-sunset_(2004)Sinopsis: Jesse y Celine se conocieron en un tren y pasaron juntos una noche inolvidable paseando por Viena. Aunque prometieron encontrarse de nuevo seis meses más tarde, esa cita nunca llegó a producirse. Diez años después, se vuelven a ver casualmente, pero esta vez en París.

Él está promocionando una novela en París. En la presentación en una librería reconoce a Celine y de repente todo vuelve a ser como entonces en Viena. Tras el estupor inicial, ambos deciden dar un paseo, pues él cuenta con algunas horas, antes de que su avión le lleve de vuelta a Nueva York. Pronto ven que su complicidad es igual de intensa que antaño, una unión increíblemente estrecha, mágica, de una sinceridad tan honda que cada uno acaba haciendo partícipe al otro de sus más ocultos deseos y dificultades a lo largo del tiempo transcurrido. Pero hablarán, sobre todo y sin pudor, del amor y del sexo, de su búsqueda de la felicidad, de por qué no cumplieron su promesa…

La película transcurre en tiempo real: Jesse tiene una hora y veinte minutos para ir al aeropuerto, y eso es exactamente lo que dura la película. Escena a escena, sufres por ver cómo el tiempo se les escapa. La primera parte ya jugaba con la idea del tiempo que se escabulle sin remedio, pero esta vez es mucho más urgente. Por otra parte, Jesse y Céline ya no son los mismos, y en las primeras escenas, la tirantez entre ambos es más que evidente, incluso incómoda. La llama sigue ahí, agazapada en un rincón, pero no acaba de reavivarse.

“Yo suelo sentirme como un bicho raro, no soy capaz de pasar de una cosa a otra así, sin más. La mayoría de personas, cuando tienen una aventura o una relación larga y rompen, la olvidan. Pasan a otra cosa y olvidan como si nada hubiera pasado. Yo jamás he olvidado a alguien con quien he compartido algo, porque cada persona tiene sus cualidades propias. No se puede reemplazar a nadie, lo que se pierde se pierde”.

Los continuos diálogos indagan en la necesidad de amar del ser humano, pero ya no hay idealismo: los protagonistas no son tan jóvenes, han pasado por el matrimonio, y no son felices; su encuentro es dulce y a la vez muy doloroso, porque saben que debieron agarrar aquel amor nueve años antes. Son más maduros, pero también un poco más estúpidos. Hablan de temas más profundos (que no más importantes), pero también lo hacen de una forma más desencantada. Intentaron cambiar el mundo y el mundo les cambió, intentaron enamorarse y no les salió nada bien.

El final es sublime; es conmovedoramente preciosa la escena en que ella canta “A Waltz For a Night”. El baile sensual es algo más que una invitación, él perderá el avión.

Déjame que te cante un vals
De la nada, de mis pensamientos
Déjame que te cante un vals
Sobre este relación de una noche

Tú fuiste para mi esa noche
Todo lo que siempre ha soñado en mi vida
Pero ahora te has ido
Estás lejos
Un largo camino hasta tu isla de lluvia

Fue para ti sólo cosa de una noche,
Pero tú eran mucho más para mí
Para que lo sepas

No me importa lo que digan
Sé lo que significaba para mí ese día
Sólo quería otra oportunidad
Yo sólo quería una noche más
Incluso si no parece del todo bien
Que significó para mí mucho más
Que cualquiera que yo conocí antes

Una noche única contigo Jesse
Vale más que mil con nadie

No tengo ninguna amargura, mi dulce
Nunca olvidaré esta cosa de una noche
Incluso mañana, en otros brazos
Mi corazón será tuyo hasta que muera

Déjame que te cante un vals
De la nada, de mi tristeza
Déjame que te cante un vals
Sobre este relación de una noche