el suicidio (41): Poema de Elvira Ardalani

LA TRENZA

Esta noche, amor, me cortaré el cabello,Lupe Bracaccini - ahorcada
tejeré una soga con lo que tanto amaste
y me hallarás volando
sobre mis propios pies,
opaca,
sobre la alfombra
que alguna vez nos vio iluminados bajo la oscuridad,
embriagados,
eternos.
No bebas hasta entonces.
Y que sea el dolor el que te sirva.

Autor: Elvira Ardalani

Ilustración: Lupe Bracaccini, “ahorcada”

el suicidio (39): el miedo a envejecer de Lafargue

“Sano de cuerpo y espíritu, me doy la muerte antes de que la implacable vejez, que me ha quitado uno detrás de otro los placeres y goces de la existencia, y me ha despojado de mis fuerzas físicas e intelectuales, paralice mi energía y acabe con mi voluntad convirtiéndome en una carga para mí mismo y para los demás. Desde hace años me he prometido no sobrepasar los setenta años; he fijado la época del año para mi marcha de esta vida, preparado el modo de ejecutar mi decisión: una inyección hipodérmica de ácido cianhídrico. Muero con la suprema alegría de tener la certeza de que muy pronto triunfará la causa a la que me he entregado desde hace cuarenta y cinco años.”

(Texto manuscrito de Paul Lafargue encontrado junto a su cuerpo)

suicidio de Paul Lafargue

Mil novecientos once, veintiséis
de un noviembre sombrío. Sobre el cuerpo
muerto de Paul Lafargue, hay una carta:

“La vejez me ha quitado, uno tras otro,
los goces de la vida, los placeresLucien Freud - And the Bridegroom (2001)
que explican la existencia; su constancia
me ha dejado sin fuerzas, y no quiero
sentir el cruel metal de su cuchilla
lenta sobre mi firme voluntad.
No esperaré a que venga, traicionero,
el último suspiro, pues rechazo
ser un inútil lastre apolillado.
Setenta años han sido suficientes.
Con el cuerpo aún erguido y el espíritu
inexpugnable, doy fin a mi vida.
Muero con la alegría de quien deja
atrás un gran amor, una esperanza,
una lucha incesante, pocas dudas.
Muero con la certeza del urgente
triunfo de lo que tanto he defendido”.

Sólo firmaba él, pero a su lado
yacía, ya sin vida, el cuerpo amargo
de su abnegada y fiel esposa Laura.

Autor: Julio Rodríguez

Ilustración de Lucien Freud, “And the Bridegroom” (2001)

Fuente original: http://www.juliorodriguez.es/scripts/poemas05.html

Para ampliar la información:

http://apostillasnotas.blogspot.com.es/2008/02/paul-lafargue-y-laura-marx.html

el suicidio (37): Jesús Muñoz, pintor poeta

Cuatro caballos muertos

caballos_apocalipsisCuatro caballos muertos
caminan sobre la vida,
cuatro asesinos locos
llevan al hombre sólo a sufrirla.

Cuatro asesinos muertos
que matan el aire vivo,
matan las tierras, los huertos,
y quienes dejamos en el olvido.

Cuatro fieras por siempre ratas,
con ellos ni amor ni aliento.
Todo sabe a farsa muerta
y nuestra cárcel vivida dentro
pero aunque el aire no sea aire,
ni nosotros mismos seamos nosotros,
llevamos por dentro
una libertad homicida, loca,
que se refleja en nuestro rostro
con mil sonrisas
por cada muerto vuestro
aunque sea de lepra,
o caído por un barranco.

Cuatro caballos muertos
caminan sobre dinero,
cuatro caballos muertos
mantenidos con sangre e hierro.
Son asesinos locos
y seguiremos confiando
en sus palabras, en su justicia,
y nuestras muertes, poco a poco.
No hay término medio,
¡ellos o nosotros!

Soy tierra y sangre

albert-bierstadt-caballo-blanco-y-puesta-de-sol-1862Tengo en mis ojos
y en mi boca
una mezcla de sangre y tierra
y me siento nada
ante tanto hombre muerto
con el amargo vacío
de la libertad
tantas veces pisoteada.

Arena y sangre soy.
Arena para el viento,
para sentirme algo
en cualquier lugar
de la tierra donde haya hambre
y oprimidos.

Arena para meterme
en los ojos de cualquier
verdugo loco de sangre.

Sangre soy.
Sangre deshecha, rota.

Sangre que se mezcla
con otras sangres derramadas
de hombres,
buscadores de nuestras locas
ansias de libertad
mil veces robada.

Sangre soy.
Sangre de aquel niño
muerto en solitario drama
del hambre, rodeado de ruidos
de metralla loca,
vendida por sapos capitalistas
para pagarse el champán
con una puta cualquiera.

Sangre voy arrastrando.
Sangre voy dejando, junto a ti
que has muerto pistola en mano.
Sangre junto a ti,
junto a todos los que
la libertad buscamos.

Ilustración: Albert Bierstadt, “caballo blanco y puesta de sol” (1862)

Inseguridad

Hojas frágiles de otoño
parecemos los hombres,
y la vida el viento
que juega con nosotros
hasta rompernos y hacernos
naufragar.

Así lejos de tí, amor,
me identifico.
Pisando barro me voy hundiendo lentamente
en el fango que es la muerte.
Voy de temporal en temporal
hasta encontrar tu vidagerard-dillon-west-of-ireland-couple-and-horses
que me da vida.

Encontrarte a ti, quizás sea
la posibilidad de irme
lejos de todo sentido humano.
Mis labios puestos sobre los tuyos
me hacen encontrar sentido a la vida,
pues la sola presencia de tu cuerpo
tiene más fuerza
que cualquier viento violento
de la tierra.

Tu eres el viento de amor vivo,
eres ángel entre la muerte
dulce amor vivo
que traspasa mi cuerpo
llevándolo lejos de mi cárcel diaria.
Mil veces me llevas
a la libertad,
y a tener fuerzas de buscar
la libertad perdida
en tantos otros hombres.

Ilustración: Gerard Dillon, “west of Ireland couple and horses”

jesus-lamasJesús Muñoz Llamas (1950-1990) nació en el pueblo de Villanueva de Algaida (Málaga). Hijo de una numerosa familia campesina, su padre Cipriano Muñoz Morente, sargento del ejército republicano, fue detenido y condenado a tres años en un campo de concentración franquista. En 1963 su familia emigró a Catalunya, instalándose en una pequeña vivienda del barrio de la Plana del Pintor, hasta que en 1971 se trasladó a un piso de Ca n’Oriac. Como muchos niños de familias obreras sólo fue a la escuela hasta los 11 años. En el servicio militar conoce al pintor José Carmona que le introduce en el mundo de las artes plásticas.
Desde 1973 participa activamente en la vida social, cultural y política del barrio de Ca n’Oriac, siendo uno de los más activos colaboradores de la revista Can Oriach, órgano de la oposición democrática local. Militante de la CNT en 1970 fue detenido y encarcelado durante unos días en La Modelo de Barcelona. Durante esos años compagina sus escritos y poemas, muy influenciados por Miguel Hernández, con sus primeros dibujos. En 1978 realiza sus primeras exposiciones en diferentes espacios de Sabadell. Las referencias a la situación política del país son frecuentes en su poesía, también el tema de la Muerte.

el suicidio (36)

“No hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio”

(Albert Camus)

Estela Montetes Mairal (1973-2004)

Instalada en el ya me da lo mismo
lo fue borrando todo: amigos, novios,
familia. Ebria entre espectros sobriosanka_zhuravleva_09
cavó bajó sus pies un nuevo abismo.

Buscó seguridad en las regiones
donde el amor no duele. Fue una extraña.
La vida se volvió larga patraña:
una vulgar enana con tacones.

Buscó seguridad en noches largas,
en vasos largos, en largos viajes
-y la enana lucía caros trajes-,

No se trajo más que certeza amarga
de que tendría que vivir a oscuras.
Y se borró. La nada es muy segura.

 Autor : Juan Bonilla

Ilustración de Anka Zhuravleva

el suicidio (35): Poemas de Pepe Pereza y Javier Solé

El día que yo me mate
será con mala leche.
No usare ridículas cuchillas
de un bocado me abriré las venas
por paredes, techos y suelosNoell S. Oszvald - 04
frotaré mis muñecas
tiñendo de muerte todos los rincones.
El día que yo me mate
será con dos pistolas
una en la boca, en la sien la otra
y a la de: ¡Que os den por el culo!
apretar con calma los gatillos.
El día que yo me mate
será desde las torres de La Redonda
saltaré como los toreros al ruedo
con los brazos abiertos
sin rezar “Padrenuestros”.
El día que yo me mate
me colgaré de los güevos
si con eso no basta
a lo tradicional: por el pescuezo.
El día que yo me mate
será con rabia y desprecio.
No dejaré notas estúpidas
justificaciones, ninguna.

Autor: Pepe Pereza

Fotografía de Noell S. Oszvald

Fuente original: http://pepepereza.blogspot.com.es/2013/09/poemas-cansados.html

EL POETA SUICIDA MIRA DE FRENTE LA MUERTE

Manet - the Suicide (1880)La sala
medio llena
donde los acólitos
del poeta suicida
asisten a la presentación
del último poemario
de este excelso trovador.

Una madre colérica
irrumpe en el auditorio
descargando
todas las balas
del mismo revólver
con el que su hijo
se despojo ayer de la vida
enamorado del rapsoda
y embelesado por sus
elegías fúnebres.

En la mueca
del cuerpo sin pulso
del poeta suicida
no se dibuja gozo alguno
en su deseado encuentro con la Muerte,
sólo la desazón de saberse exánime
descubriendo ahora
lo falso que fueron todos sus poemas.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Manet, “el suicida” (1880)

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

el suicidio (34): Jordi Jové, claridad laberíntica

El mar es mou,
fosc aquesta nit
el seu cos ens acompanya
com un llençol violeta.Vistar-al-mar
I ens parla a cops de mar.
amb veus d’onada,
més greu, l’altra més baixa,
agudes dins d’un bram que no s’acaba.
L’escoltem uns segons, com un amic,
abans que cridi al nostre cansament.
Talment és l’amor, el mar,
el misteri a la sorra de les platges.
Un captiu dolç, un gust de sal
que pels marges oneja perdurable
com la pell d’una castanya.
Aquest neguit de mar
no ens deixa: tota la nit
es fa incansable.
El mar es mou, com el fum
i com la cendra irrellevable.

Estàs molt sol cap al tard
quan la música és corrent elèctric
i la nit t’atravessa.Noah Layne - 01
Sols pensar en algú que estimes,
lliri entre cards,
i que dorm fent-se invisible,
plaer de ma vida.
Imagines la seva cambra quieta
i veus plàcides lluny del seu cos
tan a prop que es fa invisible,
amb el cor a la mà ple de silenci.
Mai no has de saber quantes vegades.

Ilustración de Noah Layne

niño con niebla

No sé si t’agraden
els meus dits,
les meves mans,
els meus poemes.
Però de nit sentiràs
plorar un nen en somnis
que té sota el seu braç
els meus poemes
i les meves mans.

JordiJoveUdLJordi Jové i Lamenca (1954-2003), profesor y poeta. Su poesía es siempre autobiográfica; para él la poesía tiene la función de humanizar la vida y permitir romper la uniformidad del mundo y su insensibilidad.

Era un poeta con una mirada triste e inteligente.

la vida y la muerte (46): Poema de Israel Padilla

POEMA GRIEGO
Noell S. Oszvald - 18

¿en qué gastarías tus últimos 5 euros?

Harikleia Lambrousi, funcionaria de la agencia griega de trabajadores
pasó cinco horas amenazando con saltar al vacío
desde el balcón de su oficina

el primer ministro Papademos
firmó su despido y el de 1400 funcionarios
con la misma pluma que usaba
para firmar cheques en Goldman Sachs

días atrás, dos pancartas gritaban resistencia en el Partenón
ardió la sede del banco central de Atenas
y un Starbucks sirvió su café extra caliente

sólo necesitamos gasolina para prender
la chispa, la llevamos dentro

si tuviera un tumor lo llamaría crisis
lo buscaría en la bóveda del paladar
entre restos de sopa de letras
sobran Ps de político
faltan Hs de honrado
todo está amañado

nos dieron gato por liebre
sabiendo que nos engañarían una sola vez
quién iba a pensar que seguiríamos comprando, comprando y comprando gatos

queremos pensar que todo está bajo control
que alguien se ocupan de nuestros asuntos
pero nos quieren mansos como ñus

encías descarnadas de apretar los dientes
puños que no cierran
en una mano, el móvil
en la otra, el ratón
qué clase de revolución es la nuestra?

cajeros automáticos afilan sus colmillos
prestar dinero que no tienes, es sencillo
como apretar un botón
te acepto a tí, hipoteca,
hasta que la muerte nos separe

mientras, los carniceros
limpian el cuchillo ensangrentado
sobre lenguas resecas
no hay suficientes jaulas
para tanto pájaro

nuestro silencio es guillotina cubierta de polvo
que el grito de muchos sea piedra esmerilada
y empiecen a tensarse los cuellos de otros

Harikleia Lambrousi no se tiró
pero las ciudades están llenas de edificios
y los edificios están llenos de balcones
y cada balcón es una oportunidad para volar

game over
insert coin
insert coin
insert coin

¿en qué gastarías tus últimos 5 euros?

Autor: Israel Padilla

Fuente original: http://noleasmiblogdepoemas.blogspot.com.es/2012/10/poema-griego.html

Fotografía de Noell S. Oszvald

la vida y la muerte (33): suicida maleducado

Un relato de Carlos Vitale que lleva por título “Descortesía del suicida”:kossof - taquillas del metro (1976)

“En la estación de Can Boixeres una mujer protestaba por la detención de los trenes. En la estación de Sants un hombre se había arrojado a las vías. En la estación de Can Boixeres una mujer protestaba por los constantes suicidios en las horas de máxima afluencia de público.”

Autor: Carlos Vitale

Ilustración: Kossof , “taquillas del metro” (1976)

Fuente original:

http://carlosvitale.blogspot.com.es/2014/08/descortesia-del-suicida-en-la-estacion.html