la vida y la muerte (86): cenizas

“Cómo podrías renacer sin antes haber quedado reducido a ceniza”

 (F. Nietzsche)

Ilustración: andrea kowch, “Wood Fire”

Las cenizas revelarán
la ingravidez del mundo”

(J. Solé, fragmento del poema “Paisaje en el lecho después de la batalla”)

Anuncis

la vida y la muerte (85): lectura inacabada

LECTURA INACABADA

“Todos los muertos retornan
para escribir el poema
que no lograron terminar.”

 (Alfonso Brezmes, fragmento del poema “El regreso”)

 

La vida prefacio
de la novela
cuyo epílogo
no escribirás.

La lectura devendrá incompleta.

Autor: Javier Solé

la vida y la muerte (83): náufragos. Dos poemas de Javier Solé

PECIO


El temblor de la mano
en el sexo del anciano.

Orina en la orilla sangre,
las olas enojadas
depositan en la arena
los tesoros de los barcos.

El niño postrado en la bahía,
náufrago ahogado
póstumo superviviente.

Emergen del mar muñecas rotas.
Ninguna conserva los ojos.

Ilustración: Frank Benson, “Moonlight” (1901)

MORIR EN LA PLAYA

“La muerte siempre lleva un puñado de sal para las heridas de los que se quedan”

(María von Cachorra)

Hay náufragos
inhumados por las olas
en mitad del océano.

Algunos perecen
bajo un cielo estrellado
capitaneando un barco pirata
ebrios de amargura
copulando con sirenas
en noches de tormenta.

Unos pocos,
en verdad la mayoría,
morimos
en la orilla de la playa
marineros de un barco mercante
sepultados de hastío
prisioneros de la cobardía
que impide remar mar adentro.

La playa es un camposanto,
los muertos se confunden en la arena,
cuando el mar devuelve lo que no le pertenece,
las gaviotas distinguen entre dulce y salado.
devoran a diario la misma infinita indefinida derrota.

Ilustración: Tommy Ingberg, “Tempest”

la vida y la muerte (82): Dos poemas de Javier Solé

VENDRÁ LA MUERTE

“Para enterrar a los muertos
como debemos
cualquiera sirve, cualquiera… menos un sepulturero”

(León Felipe, fragmento del poema “Autorretrato”)

A Cesare Pavese

Es de noche.
Será de noche.
Vendrá de luto,
El viento golpeará
el postigo de la ventana
nubes negras rodearán la casa
lobos con hambre olfatearán la sangre.

Vendrá la muerte
derribara la puerta
escogerá a dos entre nosotros
al más viejo,
en sus ojos el miedo galopa,
al más joven,
en su mirada trota la ignorancia.

Vendrá la muerte
no volverás a verlos
la casa permanecerá
cerrada oscura fría
y a nosotros
nos será indiferente
el polvo acumulado en la cocina
la ausencia de luz en el pasillo
la falta de calor en el dormitorio.

Vendrá la muerte
estaremos sentados
esperando inmóviles
muy quietos
encorvados y en silencio
sin miedo y con sabiduría.

Vendrá la muerte
y le entregaremos todo
pues no tenemos nada
y estamos ciegos.

Fotograma del film “El séptimo sello” (Igmar Bergman, 1957)

UNA DÉCIMA PARTE DE MI EXISTENCIA

Un hombre
espera
solo
en la consulta del doctor.

Ahora
únicamente
piensa
en su madre
y que en este trance
que presiente definitivo
ambiciona
un beso,
afrontar
este futuro
conservando
al menos
una parte
pequeña
humilde
minúscula
centesimal
de lo vivido.

Ilustración de Rudolf Schlichter

la vida y la muerte (79). Textos de Piedad Bonnett

joan-brull-joven-1901“Sé también que podemos permanecer serenos ante la fotografía del ser que hemos perdido y unos minutos más tarde echarnos a llorar con el sabor de un plato que nos lo recuerda, o simplemente con el zumbido de una sierra en mitad de una tarde silenciosa. Que tememos olvidar la voz, el olor, quién sabe si el rostro”

vilhelm-hammershoi-33“Nadie llora , si uno de nosotros se rindiera al llanto arrastraría con su dolor a los demás”

(Piedad Bonnett, fragmentos de “Lo que no tiene nombre”)

Ilustraciones: Joan Brull y Vilhelm Hammershoi

la vida y la muerte (78): la niña en la playa

CREPÚSCULO

Sola,
con las olas asolando
las almenas de mi niñez.

Ni balandros ni veleros
fondean en la playa.

Todos se alejan en el mar.
Bosquejan las gaviotas
augurios en el cielo.

Oculta la Muerte la luz.

Autor: Javier Solé

Fotografía de Amanda Tipton

la vida y la muerte (77) el accidente. Poemas de Chantal Maillard y Javier Solé

Una mujer temblorosa aprieta…

2015-bellvitge-en-abril

Una mujer temblorosa aprieta
el brazo de su acompañante.
Él vuelve hacia ella un rostro
tan largo como un número de serie
y dice: “El sesenta por ciento de los muertos
por accidente en carretera
son peatones”.
La mujer deja de temblar: todo está controlado.
A punto estuvo de creer que algo
anormal ocurría,
algo a lo cual debía responder
con un grito, un espasmo,
un ligero anticipo de la carne
ante la gran salida, pero no:
aquello es conocido y ya no la involucra;
le pertenece a otros. Y él añade: “Han llamado
a una ambulancia”, y ella se relaja,
su angustia la abandona:
el orden nos exime de ser libres,
de despertar en otro, de despertar por otro.
A punto estuvo de gritar, desde esa carne ajena,
pero el orden contuvo a tiempo ese delirio.

Autor: Chantal Maillard

LLUVIA

“Mi accidente será un buen epitafio:
Cuando una calle bajo el sol cruzaba,
de dolor – o de amor – es lo mismo,
murió desbaratada”

(Gloria Fuertes, fragmento del poema “El dolor envejece más que el tiempo”)

1667

Rojo Amarillo Verde
gotas de lluvia
cielo oscuro
Verde Amarillo Rojo
asfalto mojado

ni lo muevan ni le toquen el casco
-siempre aparece gente profesional-
el semáforo sigue parpadeando
ajeno a la vida diezmada
se diría no ha tenido nada que ver
o, sencillamente,
todo sigue
más o menos
igual.

Autor: Javier Solé

Ilustración: elene bond, “Blue Umbrellas”

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)