Retratos de España (132): niños robados

NIÑOS ROBADOS

Alumbrar la muerte, dar vida a la nada
parturienta que teje en nueve meses
una gestación estéril
en un quirófano coronadael-archivo-general-de-la-diputacion-en-el-caso-de-los-ninos-robados

en el rostro del muchacho
que recorre la avenida
reconoce el feto inanimado
que atado a una correa
de una monja muy piadosa
con el hábito atestado de monedas
duerme en la casa del hospicio
donde unos nuevos padres
mañana y siempre
velarán sus sueños
ignorando que el hombre del saco
es quien le besa
cada mañana
en la cancela de una devota escuela.

La muerte no exonera a los culpables
tan solo prescriben con el tiempo
los indecorosos delitos perpetrados.

Autor: Javier Solé

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

Retratos de España (128): un 20-N moría el general golpista

bartolomeros3“A cada cerdo le llega su San Martín”

A las cinco de la madrugada el asesino murió en la cama. Su agonía fue deliciosamente lenta pero esa muerte indecorosa fue fruto de las conspiraciones de quienes se decían sus amigos.

Y la canción de Joaquín Sabina “Adivina, adivinanza”:

Retratos de España (102): cadáveres a la deriva

GRJqDyqUn texto poético de Esteban Martínez Sierra que lleva por título “EN LA FOSA COMÚN¨:

“En una fosa común arrojaron un cadáver recién hecho. [Hacer un cadáver no tiene mayor secreto, aunque cada pueblo tiene sus preferencias.] Cayó como un saco de cebada. Vestía el jersey de cuello de cisne que sus hijos le regalaron, por delegación, el día del padre. [Impacientes, fueron ellos quienes rompieron el celofán granate, el lazo inexperto]. Su cara encajó perfectamente en el costado de un joven al que se le oyó pedir clemencia. Los primeros disparos levantaron una humareda de estorninos. Después el silencio se posó como el polvo sobre el campo que nadie cultiva, y fue total.”

Ilustración: Militares sublevados facciosos ejecutan a un civil leal a la II República española.

Mientras me quede voz08-11-21atapuerca
hablaré de los muertos
tan quietos, tan callados,
tan molestos.
Mientras me quede voz
hablaré de sus sueños,
de todas las traiciones,
de todos los silencios,
de los huesos sin nombre
esperando el regreso,
de su entrega absoluta
de su dolor de invierno.
Mientras me quede voz
no han de callar mis muertos

Autor: Marisa Peña

Fuente original: 

http://enredandopalabras.es/blog/enredandopalabras/2015/10/28/mientras-me-quede-voz-ii/

Retratos de España (97): padres, me fusilarán mañana.

“Los últimos años del dictador no fueron una agonía blanda. Fueron una época de terror y feroz represión. El aparato de Estado cargó sus armas, y las usó: murieron manifestantes por pedir agua o mejores salarios, se decretaron estados de sitio, el garrote vil volvió a escena, hubo miles de detenidos, los torturadores eran reputados héroes del Régimen…”, “luchar contra la dictadura franquista era mirar de cara a la muerte”. 

Octavilla-edades-27sep-LoQueSomosEstos cinco jóvenes, Xosé Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz, Ángel Otaegui y Juan Paredes, Txiki, 

Aquel día Franco selló su final, aislado y patético pero cruel y sanguinario.

El mundo condenó a Franco. Pero aún aquellas condenas ilegítimas no han sido revisadas ni anuladas, ni quienes las firmaron, en nombre de un régimen sangriento, han respondido de ello. No es improbable que los jueces responsables o los políticos que arroparon al dictador, ingresados en una residencia geriátrica, reciban la visita de sus nietos, sin abonar siquiera con el escarnio que su felonía merece.

AL ALBA

Si te dijera, amor mío,
que temo a la madrugada,
no sé qué estrellas son estas
que hieren como amenazas,
ni sé qué sangra la luna Noell S. Oszvald - 12
al filo de su guadaña.
Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones
amor mío, al alba.
Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas,
comen las últimas flores,
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.
Presiento que tras la noche…

Miles de buitres callados
van extendiendo sus alas,
no te destroza, amor mío,
esta silenciosa danza,
maldito baile de muertos,
pólvora de la mañana.
Presiento que tras la noche

Autor: Luis Eduardo Aute

 Fotografía de Noell S. Oszvald

Retratos de España (84): no hay seguridad sin libertad. Ley mordaz. Poemas de Felipe Zapico y Javier Solé

La ley sobre la seguridad pública – apodado “ley mordaza” – definiría la protesta pública por personas reales en frente del Parlamento y otros edificios del gobierno como una “perturbación de la seguridad pública”, punible con una multa de 30.000 euros. Las personas que participan en protestas espontáneas cerca de los servicios públicos, centros de transporte, centrales nucleares o instalaciones similares se arriesgarían a una multa asombrosa de € 600.000. El “uso no autorizado” de imágenes de los cuerpos de seguridad o la policía – presumiblemente destinados a los reporteros gráficos o simples ciudadanos con cámaras tomando fotos de policías o soldados – también tendrá una multa € 30.000, por lo que es imposible documentar los abusos (Si la policía actúa siempre correctamente, ¿por qué ese miedo a que les graben? Y ¿por qué les cuesta tanto ir identificados como marca la ley?)

La ley fue introducida en 2013 por el gobierno del Presidente Mariano Rajoy, cuyo partido conservador goza de una mayoría en ambas cámaras del Parlamento. La cámara baja aprobó la ley en diciembre, y, a pesar de las súplicas de los grupos de derechos y las Naciones Unidas, el Senado la aprobó el mes pasado.

El propósito principal de la ley, al parecer, es ayudar al partido en el poder mantener su control del poder, al desalentar las protestas contra la austeridad que se convertía en un amplio apoyo al partido Podemos. Este partido parece que va a hacer grandes resultados en las elecciones de este año.

Seria bueno que la Comisión Europea actuará con rapidez para condenar la nueva ley. Maina Kiai, el relator especial de las Naciones Unidas sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica, ha instado a los legisladores españoles a rechazar la medida, argumentando: “Los derechos a la protesta pacífica y expresar colectivamente una opinión, son fundamentales para la existencia de un país libre y la sociedad democrática “. La nueva ley mordaza de España inquietantemente se remonta a los días oscuros del franquismo. No tiene lugar en una nación democrática, donde los españoles, como ciudadanos de la Unión Europea, tienen derecho a la protesta colectiva.

Se toma la palabra.

Se toma la palabra en toda la Península, en todos los lugares, las calles, ateneos libertarios, centros ocupados, bares, esquinas y mercados.

Se toma la palabratumblr_n8o47xw0ez1qb0xbao1_500
para
defenderla
de tanto
tramposo.

Se toma la palabra
para
defenderla
de tanto
tanto
pomposo.Ley-mordaza

Se toma la palabra
palabra
que sangra
que duele
que alivia.

Se toma la palabra
que abrasa
que raspa
que mancha.

Se toma la palabra.

Autor: Felipe Zapico

Fuente original:

http://narcisoelvalvulista.blogspot.com.es/2012/12/se-toma-la-palabra.html

Oda a un policía equivocado

daniel-aguilar

La policía no es neutral.

Sus golpes tampoco.

La tragedia anida
en la huelga del padre que acalla el hijo
en la revuelta disipada de malos modos
en los disparos del hermano que hieren al amigo
en el joven que olvido quienes eran sus vecinos,
aquellos que saludaba cada tarde
con la mano tiznada de chocolate
cuando salía de la escuela
volviendo a casa
siempre por el camino más largo
siempre con los pies llenos de barro.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

Fotografía de Daniel Aguilar

el aprendiz de brujo (193): la traición

chile
General Augusto Pinochet (L) poses with Chilean pr“La traición supone una cobardía y una depravación detestable”

(Barón de Holbach)

“En el análisis psicológico de las grandes traiciones encontraréis siempre la mentecatez de Judas Iscariote”

(Antonio Machado)

Retratos de España (73): después de la II República sólo el blanco y negro

 

república y blanco y negro

“Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, golpeado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa”

(Albert Camus)

Esta fotografía constata la triste historia de España; la bandera de la República ondea y luce sus colores. Bajo ella los niños que crecieron lo hicieron vencidos, sin ilusión y en un blanco y negro cuya duración fue insoportable, por larga y cutre, bajo la mezquindad de los “vencedores”… Un blanco y negro que persiste en la prolongación de un régimen ilegítimo moralmente en una dinastía, la borbónica, llena en su historia de sombras…

Retratos de España (71): el president democrático asesinado por Franco.

Lluís Companys fue fusilado la madrugada del 15 de octubre de 1940. Fue el único presidente europeo elegido democráticamente fusilado por el fascismo. Franco quiso dar un escarmiento a la Catalunya derrotada, a los supervivientes de la República. No habría piedad ni para el máximo representante del país. Franco pretendía lanzar un aviso a los derrotados con el fusilamiento.

Desde el 29 de agosto hasta el 3 de octubre de 1940, Companys fue salvajemente torturado en la Dirección General de Seguridad, en la madrileña Puerta del Sol. Después fue trasladado al Castillo de Montjuïc, en Barcelona, convertido en prisión, para ser sometido a un consejo de guerra sumarísimo. El 14 de octubre comienza esta pantomima; pocas horas después, el caso quedaba visto para sentencia: pena capital. La condena se cumple, con el beneplácito de Franco, al día siguiente, al alba.

En la imperfecta democracia española, el policía que lo detuvo, Pedro Urraca, ha sido protegido por el Estado español. Seguramente disfrutó de una cómoda jubilación. Nadie nunca, en realidad, ha respondido por los crímenes perpetrados por y durante el franquismo.

La historia nos facilita estas sencillas enseñanza; hace años el President de la Generalitat debió exiliarse en el extranjero y las fuerzas militares rebeldes capitaneadas por el desleal general golpista, Francisco Franco, lo asesinaron bajo la cobertura de un juicio indigno y unos años más tarde el President de la Generalitat esconde en el extranjero el dinero cuyo origen es un misterio. Mientras unos mueren descalzos, pisando la tierra de su país, otros se indignan si se cuestiona su honradez.

Companys!

Mil vuit-cents vuitanta-dos,
si en fa de mesos i d’anys,
començà el camí atzarósLuis_Companys
de l’home Lluís Companys.

De família pagesa
de les terres de l’Urgell,
sempre amb la mirada encesa
de qui no vol ser mesell.

Ja més gran fou advocat,
advocat laboralista,
i va defensar abnegat
més d’un bon sindicalista.

I ja sabeu què li passa
a qui massa s’involucra:
que el Sistema prompte el caça!
Plegats amb el Noi del Sucre
(també dit senyor Seguí),
feren un temps de garjola,
que no els féu pas dimitir
de creure que el món grinyola.

L’alliberen (no ha estat res!),
i és escollit diputat
per la ‘capi’ del Vallès,
Sabadell, nostra ciutat.

Fa una carrera política
d’home amb bona maniobra,
i ajunta la cosa mítica
(ves que encara ara no ens sobra!)
d’unir el tema social13a2-companys1934
amb l’orgull de fer país,
i això li costa algun pal
i també algun desencís.

En morir Macià, l’avi,
ocupa la presidència,
i surt un clam del seu llavi
que s’assembla a independència.

La proclama d’estat propi
(dit també estat català)
fa que altra volta galopi
cap al lloc aquell que el pa
el donen entre barrots.
Dirà prou Lluís Companys?I un be negre! Que els calbots
són la força que obre els panys.

Després va venir la guerra,
les armes i la tragèdia.
I vàrem perdre la terra,
segons diu la Viquipèdia.

I com el que juga a golf
cerca el forat fins que el pesca,
els porquets fills de l’AdolfJuan Barjola - Fusilamiento
feren feina ben grotesca:
el detingueren, covards!,
exiliat a Bretanya,
i el conduïren, bastards!,
de pet a terres d’Espanya.

Una matinada lúgubre,
Francisco Franco, cacic!,
el dia quinze d’octubre,
al Castell de Montjuïc,
el foradaren a trets
sols per voler llibertat.

Ai, Lluís, ai, Companys, ets
president assassinat.
Pwrò no ens mataren a tots,
i ens daren motius per viure,
i encara servem els mots:
que visqui la terra lliure!

Autor: Roc Casagran

Poemas chilenos de Horacio Gutiérrez

Yo no vivo en mi país
ni en un país extranjero,
vivo en el exilio.

1504126_10202843309023352_366584945_n

 

Duérmelos con un somnífero
Inmovilízalos de brazos y piernas
sujétales un pedazo de riel al cuerpo
embárcalos en un helicóptero
y cuando estés volando,
en alta mar,
suéltalos
El golpe los sumergirá para siempre
en la Gloria de Dios.

August von Pettenkofen - Zigeunerkinder

 

 

Hay personas que cargan con sus desaparecidos
otros cargan con sus torturas.
Yo cargo con mi hijo
que nació de violaciones reiteradas en la prisión.
Y mi hijo carga conmigo
porque arrastro un trauma, y otro él,
que nunca vamos a superar.

acevedo2-620x260
Sobre fotografías de archivo
sobre carpetas y libros
en postales solidarias
escribimos tu nombre.

Sobre tapices de lana
pisando la arena
en pulseras y collares
grabamos tu nombre.

Sobre murallas de cal
en azulejos de baños públicos
en panfletos callejeros
estampamos tu nombre.

Sobre hombros desconocidos
en peñas y recitales
alegrando fiestas hogareñas
cantamos tu nombre.

Sobre pedestales y escenarios
en mítines políticos
por sobre las multitudes
gritamos tu nombre.

Tú vives.

Autor: Horacio Gutiérrez, “Dulce patria, poemas para la dictadura de Pinochet”

el abuelo mira bailar al nieto

Marina Garcia - floorwards 2014Luis Alberto, sargento retirado, no entiende estos bailes modernos donde los jóvenes realizan piruetas dignas de acróbatas. Él es más de baile agarrao, la cintura de la mujer bien sujeta, marcando territorio. El tango, el tango es una delicia, es el baile por antonomasia. Él lo bailaba en las fiestas de la Academia militar, en Buenos Aires. Desde que el carajo de la democracia le hizo exiliarse por motivos políticos en Barcelona, acogido por el pelotudo de Carlos Alberto, un primo lejano que era comunista y vino huyendo cuando la Junta militar, no ha podido bailar mucho.

Ni el cuerpo ni el alma están para muchas fiestas y alegrías. Su hijo, bueno el hijo de una comunista que no soportaba los interrogatorios en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada y tampoco facilitaba nombre alguno de los putos camaradas revolucionarios, había fallecido el último año de un cáncer de páncreas que se lo llevo en un santiamén sin ni siquiera cumplir los treinta años.

No tuvo tiempo para confesarle que no era hijo suyo, como tampoco es el hijo de su hijo que baila break, su nieto. Dios!, qué música más alta y estridente, qué tipos más estrafalarios, que juventud tan al borde de la anarquía más absurda. No es buen ambiente para un chico de seis años. Pero el pibe no lo hace nada mal, es un tipo macanudo al que quiere con locura pese a que ahora vengan mal dadas. Los médicos andan con pruebas y no sabe que va a suceder. Tiene tan presente lo de su hijo que no era su hijo, sino el bastardo de una montonera torturada que compró recién nacido al coronel de la unidad, que cree debería sincerarse con el chaval y exponerle la verdad por cruel que ésta sea.

Ha acabado la actuación y francamente el chico pone coraje y entusiasmo. Se contonea en el suelo como si fuera de plastilina, un contorsionista del circo que compone con el cuerpo posturas mismamente idénticas a las de los cuadros cubistas de Picasso, otro comunista.

Ahora el chico se acerca a saludar a su abuelo. Lo besa y le pregunta con la mayor de las inocencias:

¿Viste viejo? Lo he bordado. Pasé a las semifinales. ¿No estás contento abuelo?

Y le dice que sí. Que sí a lo de contento y que sí a lo de abuelo.

A estas alturas desenredar el malentendido es pelotudo. Y le anuncia a su nieto que se marcha para casa, que está ya cansado de tanto rato de pie. Por la calle, contagiado de los ritmos de la trepidante música urbana, camina sin la ayuda del bastón. Es, por un instante, feliz. Si bien sabe que nadie le ha dicho a los parientes de la verdadera madre donde se oculta la descendencia que una tarde le arrebataron mediante cesárea antes de ser alimento de los peces. Pero eso que se lo expliquen esos historiadores modernos comunistas que han vuelto a gobernar en la Casa Rosada mientras él, en esta tierra, baila sardanas en lugar de milongas.

Autor: Javier Solé, junio 2014

Fotografía de Marina Garci, durante el evento floor wards en junio 2014 organizado por SDA en L’Hospitalet