el aprendiz de brujo (368): el mito de Sísifo

“El obrero actual trabaja durante todos los días de su vida en las mismas tareas y ese destino no es menos absurdo. Pero no es trágico sino en los raros momentos en que se hace consciente” (Albert Camus)

mito sisifo

otra vez Sísifo
paseando
su locura
por entre las crisálidas
y el vulnerable
esqueleto
de las flores
apenas queda tiempo
para que los amantes
digan piel
digan gineceo
digan eyaculación
digan milagro
otra vez Sísifo
que lame
el musgo
de la piedra
para cuando
la montaña
sea un presagio de velocidad

Autor: Roberto Ruiz Antunez

SÍSIFO

mito-sisifo-flickr-filtran

La mayoría de los días
arrastro con desidia
que los poderosos
confunden con resignación
el carro de la compra.

Cuando regreso
a una casa descuidada
pienso en Sísifo
y en lo fácil que sería
acarrear la piedra
una y otra vez
todos los días
cientos de veces
subyugado por los dioses
si la sonrisa de una niña
no hubiera mudado
una mañana de febrero.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “Las hilanderas” (ISBN 978-84-9160-877-6)

10956645_10153228065818890_8992917144385927090_nPOESÍA

Com Sísif, no conec la meva roca.
La pujo al més alt. Cau fins a baix de tot.
torno a buscar-la, és pesada i aspra,
i malgrat tot, l’escalfo entre els meus braços
mentre torno a pujar-la al més alt.
És una estranya infelicitat.
Penso que és més cruel
no haver trobat cap roca que pujar
així, inútilment. Per amor. Al més alt.

Autor: Joan Margarit

el aprendiz de brujo (366): las pompas

ibai-acevedo-02Cuanto más grande hacíamos
la pompa de chicle,
más nos llenaba la cara
de aquellos restos de nuestra intrepidez.
Así, supimos de las primeras derrotas.
Aquello que masticamos,
cuando toma aire, nos revienta.

Autor: María del Pilar Gorricho del Castillo

Ilustración de Ibai Acevedo

el aprendiz de brujo (362): manos y piedras

robert-lange-01EVIDENCIA

Otra prueba de que los seres humanos estamos biológicamente más diseñados para ejercer el mal que para practicar el bien es que nos resulta más sencillo arrojar la piedra y ocultar la mano que arrojar la mano y ocultar la piedra.

Autor: Jesús Alono Ovejero

Ilustración de Robert Lange

Fuente original:

http://unalbornozllenodenotas.blogspot.com.es/