el aprendiz de brujo (366): las pompas

ibai-acevedo-02Cuanto más grande hacíamos
la pompa de chicle,
más nos llenaba la cara
de aquellos restos de nuestra intrepidez.
Así, supimos de las primeras derrotas.
Aquello que masticamos,
cuando toma aire, nos revienta.

Autor: María del Pilar Gorricho del Castillo

Ilustración de Ibai Acevedo

el aprendiz de brujo (362): manos y piedras

robert-lange-01EVIDENCIA

Otra prueba de que los seres humanos estamos biológicamente más diseñados para ejercer el mal que para practicar el bien es que nos resulta más sencillo arrojar la piedra y ocultar la mano que arrojar la mano y ocultar la piedra.

Autor: Jesús Alono Ovejero

Ilustración de Robert Lange

Fuente original:

http://unalbornozllenodenotas.blogspot.com.es/