poemas de amor, versos húmedos (64)

picasso-sleeping-nude-1904ACÓLITO DEL AMOR

Muchos te aman con labios y con dedos
Y se van de tu lecho con la luna;
Muchos te dan obsequios y otros dejan
En los umbrales de tu puerta un sueño.

Yo, que soy joven entre tus amantes
Vengo como un acólito adorándote,
Refreno mi pasión por cortesía,
Mi corazón sin rezos ni palabras.

Las velas del deseo están prendidas,
Te inclino mi cabeza con temor,
Como un mendigo que ansía tu limosna
Tímido por aquello que le traen.

Autor: Elsa Gidlow

Ilustración: Picasso, “Sleeping nude” (1904)

Te traeré luz a tus domingos
y mis manos aprenderán de memoria
el camino hasta tu cuerpo.
Te cantaré bajito una canción
de bienvenidas y celebraremos juntos cada amanecer.
Te curaré las heridas con un ungüento de risas y arándanos
y sólo en los días de lluvia
sentirás el recuerdo como un leve escozor.
Te besaré los párpadosgregorio-prieto-munoz-la-creacion-1936
para que entre la fe en tus pupilas
y vuelvas a mirar como lo hacen los niños.
Te buscaré cada tarde entre las acacias del parque,
te diré lo que te dijeron antes
y tú lo creerás.
Lo meterás en tus bolsillos
para que cuando tengas dudas
tus dedos lo rocen y sonrías
y cuando el peso
te vaya hundiendo despacio
al menos podrás decir
que lo has vivido.

Autor: Sara Zapata

Ilustración: Gregorio Prieto Muñoz, “la creación” (1936)

Fuente original:

http://secantaloquesepierde.blogspot.com.es/2016/11/te-traere-luz-tus-domingos-y-mis-manos.html

Dos

andrew-wyeth-on-the-beachEl mar es una línea quebrada por un barco
Varado entre las rocas de un faro
Sin bujías. El viento me refugia
Contra mis propias manos
Tanto frío en la piel que no las siento mías.
Apartados del mundo que moja nuestras playas
Este mar intruso de tus
Ojos. La mutua soledad
Desconocida. El viento helado.
Nombraré cada cosa
Entre la última tarde y esta tarde
Para que nada empiece
A separarnos.

andrey-korotich-breakfast-nonchalance-2010Autor: Marisa Martínez Pérsico

Ilustración: Andrew Wyeth, “On The beach”

Estoy cocinando el AMOR a fuego lento.
Cada día enciendo la llamita
que lo haga borbotear y miro el hervor,
ensimismada.
No pienso en si vendrás, por fin,
a degustar lo que es tuyo,
me ocupo de que no se apague esa llama
que lo mantenga vivo.

Autor: Begoña Abad

Fotografía de Andrey Korotich

thomas-saliot-04Con tres capas de abrigo,
mientras fumo un cigarrillo invisible
esperando el autobús,
pienso en ti.
El vaho de mi aliento
va dibujando las letras de tu nombre
en la nada,
y mi mirada añora
el calor de tu sonrisa.
Tu sonrisa
que esparce margaritas,
y derrite el hielo de mi almohada.
Tu sonrisa limpia y clara
que ilumina hasta el más oscuro de los días.
Tu sonrisa
que alberga el más hermoso
de mis secretos,
y que cada noche
se hace dueña de mi poesía.

Autor: Silvia Cuevas-Morales

Ilustración de Thomas Saliot

Estas sombras, ahora,
justo que había dado una capa de luz
a mi rostro, esta claridad a medida:
limar el contraluz, limpiar la penumbra,
aclarar la incerteza.
Justo ahora
que me proponía hacer las cosas
bien y había barrido la casa y las esquinas
de mis escritos, ahora,
que dejé de morderrudo-prekop
y de arañar,
que me convencí
que no había más mundo
que una habitación para dos.
Estas sombras, ahora,
que el sol cae como una lanza
y la ciudad
permanece en llamas
y la vida se precipita oblicua,
y los días esperan
sentados anhelando palmeras,
y es verano
y hay una indulgencia
naranja
en las miradas,
y el mundo se detiene
y a nadie se le ocurre suicidarse
a las tres del mediodía.

Autor: Carol GP

Fotografía de rudo prekop

poemas de amor, versos húmedos (63)

pascale-taurua-14
Cuídate de mí:
No te quiero más cerca
solo te soporto cuando me
suplicas. desnudo, el amor
que me reservo para el resto.

Autor: Laura Rosal

Ilustración de Pascale Turua

laura-makabresku-06
Es difícil caminar
al filo del recuerdo
y evitar el desmayo.
Porque hubo un tiempo
en que fuimos destierro.
Cuerpos perdidos
en días sin nombre.
Noches marchitas
sin piel que salvar.
Hambre voraz
en mitad de la bruma.
Agua inasible
horadando el desierto
que hizo brotar
flores rotas
en cuerpos vivos.
Flores vivas
en cuerpos muertos.

Autor: Magda Robles                                Fotografía de Laura Makabresku

Fuente original: http://ligeiaenpenumbras.blogspot.com.es/2015/02/flores-rotas.html#axzz4OyAnFG3c

ABLACIÓN DEL AMOR

jean-jacques-andre-danse-macabre

saquemos al obsceno pájaro de la noche
rindámonos a él
por todo lo que nos persuade al interior de un vórtice
que ni huele, ni mancha, ni da calor
ya que sólo estamos hechos de trazos hasta que se vuelca la vida
volquémonos
como cáliz repleto de llanto
porque este cielo fúnebre te provoca
con falsas promesas y te incita a escupir poesía
mientras haces panal de mi boca
mientras haces puñal de tu lengua

hay una isla en mí y no hay rezo que la calme

someternos a esa ablación del amor
postrados
reptantes
no es salvación
se me retuerce un corredor por dentro
y me chillan las sombras que ocultan mi hondura

sácame de aquí
pues lo que encierra el poema es lo que tú desprendes

Autor: Julia Roig

Fuente original: http://missdesastresnaturales.blogspot.com.es/2013/02/ablacion-del-amor.html

Fotografía: Jean Jacques André, “Danse Macabre”kimberly-dow

Kiss

Lo que quema
y enmudece,
el espacio mínimo entre la punta
de mis zapatos y los tuyos, el peso
cúbico del aire, lo que ocurre
en el silencio
entre dos canciones, el tiempo previo
al suicidio de un pétalo,
el tacto de tu risa, el origen
del mundo en esta habitación de hotel.

Lo que
por costumbre
languidece.

Autor: Carol GP         Ilustración de Kimberly Dow

PAREJAS

margarita-sikorskaia-listeningSiempre dejan la luz pequeña de la habitación encendida;
así, el que se vaya primero
encuentra antes la puerta más fácilmente,
porque siempre se queda uno de los dos en la cama.
Él se pone en el lado izquierdo todos los días:
a la izquierda, cerca de la cuna.

Hay parejas que tienen hijos
para poder seguir juntos.

Autor: Castillo Suárez

Ilustración: Margarita Sikorskaia, “Listening”

pauline-boiteux-04
Lo que no me mató
se transformó
en un poema de amor
para contarle al mundo
que por vos no muere nadie.

Autor: Gabriela Lucatelli

Fotografía de Pauline Boiteux

poemas de amor, versos húmedos (62)

 

rembrandt-el-buey-desollado-1655Pienso en nosotros.
Lo que fue, lo que no es, lo que será.
Mi cerebro es un fuego
que crece, crece y crece en intensidad.
Ni siquiera noto el frío aquí,
en la cámara frigorífica 3c de Mercavalencia.
Los compañeros me preguntan.
Cómo puedo estar en manga corta a 20 bajo cero.
Pero nunca les revelaré mi secreto.
Querrían saber más de ti; aquí se habla de cualquier cosa.
Y desde luego tú eres todo menos eso.
Así que sonrió y sigo colgando medias terneras de los garfios
mientras mi mente te escribe poemas de amor,
raros, como este.

Autor: Iván Rojo

Ilustración: Rembrandt, “el buey desollado” (1655)

La ducha
(Tossa de Mar)

eric-wallis-08
Desde la cama, arropado por la última luz del crepúsculo,
contemplo tu cuerpo detrás de la mampara de la ducha.
El cristal, serigrafiado, rugoso, traslucido,
permite adivinar las líneas curvas de tu figura, de esa piel
que reconozco como si fuera mía, o más incluso,
recorrida por mis dedos y mis labios como tierra
donde ahogo todos mis impulsos y mis ansias.
Aún conocida, tras la mampara, imagino el agua
resbalando por tu cabello y por tus hombros, abriendo
pequeños arroyos a través de tus pechos despiertos,
deteniéndose un instante en el pozo de tu ombligo,
saltando gota a gota por el vello de tu sexo y deslizándose
por tus muslos hasta llevarse el rastro de tu cuerpo y el mío
a través del sumidero y de la tarde que cae tras la noche.
Desde la cama contemplo la silueta borrosa de tu cuerpo
y siento, una vez más, en mi carne,
la ardiente llamada del deseo.

Autor: José Luis García Herrera

Ilustración de Eric Wallislluis-rizzo-rey-01

Éste era el futuro

Éste era el futuro.
Un enjambre de bocas en la piedra,
la orilla con grietas en los labios
y el beso que nace entre las olas
debajo de la tinta.
El tiempo cambia cuando existes.
No borrará la magia de tus ojos.

Autor: Domingo Acosta

Ilustración de Lluís Rizzo Rey

AMOR ETERNO, FANTASÍA CONSTANTE

Cualquier díarafal-olbinski-wizyta
me levanto temprano
me planto en Madrid
te secuestro con firmeza
pero sin violencia
y nos vamos juntos
a ver el mar.

Quiero
que goces del azul de la bahía
que desatiendes el gris de la ciudad
que vivas
siempre
con la dicha de saber
que además de tu marido
te ambiciona tu amante.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Rafal Olbinski, “Wizyta”

Nadie

diggie-vitt-04

Nadie me salvará de este naufragio si no es
tu amor, la tabla que procuro, si no es tu voz,
el norte que pretendo.

Autor: Miguel Hernández 

HASTA EL PENÚLTIMO SUBSUELO

fotograf nunta profesionist
Cuando entro en tu boca
la punta de mi lengua en tu lengua
mi mano izquierda en tu seno derecho
tú vas retrocediendo poco a poco
y yo te empujo contra la puerta del ascensor
que se abre de golpe y caemos al abismo
uno encima del otro
del sexto
al quinto
al cuarto
al tercer piso
hasta rebotar en el sótano
y salir disparados hacia arriba
porque todo final encuentra sus alas
cuando entro en tu boca

Autor: Óscar Hahn

Fotografía de Natalia Mindru

poemas de amor, versos húmedos (61)

UNA COLECCIÓN DE AMANTES

Tengo una colección de amantes.
Cuando me aburro están conmigo;
y los comparto con otras chicas,jessica-evrard-09
cuando me da la gana.
Y los vecinos lo saben,
pero no les parece bien.
Los traiciono,
los sustituyo,
pero ni uno solo se ha dado cuenta
de que el techo de mi habitación
es un mapa,
no un territorio.

Autor: Castillo Suárez

Fotografía de jessica evrard

ANDO BUSCÁNDOTE

ando buscándote
en el caer de las noches
cuando la luna
reflejada en los charcos
me regala
una pastosa luz
carente de encanto

ando buscándotejean-jacques-andre-land-and-sea-rescue
en las barras pegajosas
de cualquier refugio
entre la oscuridad y el rumor
de las noches largas

en el fondo de mi alma
sé que olerás a alcohol,
soledad y humo

en el fondo de mi alma
sé que tu mirada
será nerviosa y turbia

imagino
las manos sudorosas,
el gesto ingrato,
el andar serio

imagino
la incomodidad
en el frío lecho

ando buscándote
en el caer de las noches
cuando todo es buscar
cuando todo es caer

Autor: Julia Roig

Fuente original:

http://missdesastresnaturales.blogspot.com.es/2010/03/n-d-o-b-u-s-c-n-d-o-t-e-de-miss.html

Fotografía: Jean Jacques André, “Land and Sea Rescue”

 

Tot el futur que vull
és que em desperti un raig de sol
i obrir una mica l’ull
i descobrir que encara dorms.
Endevinar-te el somni miriam-cano-01
a la comissura dels llavis
o al ritme de la respiració.
Contemplar el teu cos
mig deslligat de l’ànima,
absent la raó i les paraules
esdevens essència:
el teu paisatge feréstec
muda en planúria
de tacte suau
i recorregut senzill.
Descendir al teu ventre
des del plec del coll
com caminar un dia d’estiu
i tornar collint pigues dels marges
que et delimiten l’ esquena.
Fer de la teva pell refugi i llar
dels teus contorns
l’únic límit possible.
L’únic lloc on viure sempre.

Autor: Miriam Cano

Epigrama

pierre-farel-la-route-des-confidences

Dijiste algo y entendí mal.
Los dos reímos:
yo de lo que entendí
vos de que yo festejara
semejante cosa que habías dicho.
Como en la infancia,
fuimos felices por error.

Autor: Laura Wittner

Ilustración: Pierre Farel, “la route des confidences”

Mis labios rojos rotos,
Mi boca ácida
Me tiemblan las pestañas
Pero tú.
Suena
El tacto de la noche
Susurro contra susurro
Todo el cuerpoandrey-korotich-07
Menos tú
Me tiembla la cabeza
Y conozco a la bestia
Que anido.
Toma calor,
Toma mi amor.
Hay flores clavadas en
La almohada.
Hay flores y sangre
En el rostro.
Hay sangre y yo
Me tumbo junto a la noche
Pronuncio, me invento y me presto
A la noche.
Le acaricio el cabello
Y no tengo miedo
De que amanezca
Porque estoy de nuevo sola
Con una mano en el pecho
Y la otra
Entre las piernas.

Autor: Laura Rosal

Fotografía de andrey korotichmichael-fitzpatrick-10

GASTOS FIJOS

Estuve haciendo cuentas
pues no sé hacer milagros
ni esas cosas que dicen
sabemos las mujeres.

Y ahora que estás lejos me pregunto

si acaso vivir sola
no me cuesta más caro.

Autor: Ángeles Mora

Ilustración de Michael Fitzpatrick

Tres poemas eróticos de Wendy Guerrra

DESDE POMPEIA

anonimo-fresco-erotico-de-pompeiaTe hice el amor de espaldas boca abajo
metida en la fuente del volcán dorado en el escorzo
Me abrí la blusa y te ofrecí los higos con mi boca
mis piernas en tu cuello y mi sexo grabado sobre el texto
cenizas en el pelo sustancias derramadas sobre el fuego
la isla arde y quedo presa
Menos mal que te hice el amor de espaldas boca abajo
y que dormí en tu fuerte de volcán dorado y que los
higos
te los di en la boca
porque de Pompeya nunca fue fácil escapar.

Ilustración: Fresco erótico de la ciudad de Pompeia

Una casa en el cuerpo

serge-marshennikov-07Aquí no hay escondite posible
vanidad o espejo
estructura nítida traslúcida
límpida y desierta
a pequeña escala
Una casa en el cuerpo
de un racionalismo incómodo
equilibrio japonés de rota seda
balance injusto y gélido
sin altares ni flores sin fotos sin familia
de paso e insomnio
patrimonio y artificio
Una casa en el cuerpo
Nadie ha quedado aquí
Ni hijos Ni hombres Ni ideas.

Ilustración de Serge Marshennikov

ESQUIMAL

marina-garci-judith-mestre-y-esther-martin-2015

Por ti dejaré la nieve y esquiaré en la arena
no escribiré grafittis sobre el hielo
tendré acento de occidente y ropas de verano
mis dientes no ablandaran otra piel que la tuya
mi olor se diluye en tu lavanda limpia
así como el esturión pierde el caviar perderé mi nombre
olvidaré el rito del iglú la mujer y la presa
miraré el deshielo como agua de mi sexo
no regalaré al extraño lo que es tuyo al final de la noche
quedaré en tu cama toreando al fuego
borraré de mi boca el cebo y el pescado
dejaré en libertad los perros del trineo
intentaré olvidar el exilio del hielo
invernaremos juntos mientras duela el invierno.
sobre el confín del iceberg, viajando en la isla blanca
sobreviven una lágrima helada de mi madre
y el murmullo suplicante de tu padre
tal vez la amnesia sea lo mejor
aunque todo parezca cosa de otro mundo
cazaremos juntos;
palabra de esquimal.

Fotografía de Marina Garci (2015)

poemas de amor, versos húmedos (60)

NO ESTOY PENSANDO EN ESO

pascal-dagnan-bouveret-une-noce-chez-le-photohraphe

La gente se casa
Y yo no estoy pensando en eso
Tienen bebés
Y yo no estoy pensando en eso
Compran propiedades
Y yo no estoy pensando en eso
Se enamora
Y yo no estoy pensando en eso
Se compromete
Y yo no estoy pensando en eso
Pero el otro día te enojaste
Porque asumiste
Que me quería casar con vos
Y comprar un bebé
Y alzar una casa
Y abrazar un compromiso
Y yo
Que no estoy pensando en eso
Pienso que estás enojado
Porque vos sí querés
Y no te bancás
Que yo no piense en eso
Porque son cosas
Que debería de querer
Pero sí quiero
Darte un beso
Y sí quiero
Acariciarte la nariz y alrededores
Y prepararte una torta
Y comerla en la cama
Y que mis ojos te digan
Lo mucho que te deseo
Como si fuesen palabras
Pero son los ojos
Mis ojos diciéndote
Que te deseo tanto
Que un día
Tal vez
Quiera
Con vos
Todo eso
Pero hoy
Quiero mirarte
Comerte
Y darte de comer

Autor: Lucía Nische

Ilustración: Pascal Dagnan-Bouveret, “Une Noce chez le photohraphe”

BARCO DE PAPEL

irene-cruz-02

Mi astillero te envía este barco, amor,
es de papel
ni navíos de quilla dura
ni navíos de proa afilada
quedan.
Tan sólo este barco de papel, amor,
y esta voluntad entera
de volver a navegar…

Autor: Ana Amoros

Fotografía de Irene Cruz

lorena-diaz-02

El amor tiene instinto de francotirador

Una sobredosis de miedos,
con recuerdos encerrados en manicomios,
el vértice de los huesos,
el eje (de mi mundo)
desviado.

Palabras remangadas, esperando
primaveras, mariposas tristes
con alas de mercurio,
pájaros que olvidaron emigrar,
por no abandonar el nido,
los sauces abrazando tristezas de invierno.

Demasiados espejos, demasiadas paredes recién pintadas,
demasiadas puertas con candado…

y sólo un ventanal, una vidriera
para recordar los colores del aire frío.

Todo esto en una taza de café
(amargo como el pozo del silencio)

Autor: Janina Sfectu

anatoly-toor-08

Créeme,
por más que ejercites tu cuerpo,
si no musculas tu mente,
poco más salvaremos de un Nosotros huérfano de ti.

Autor: Isabel Abad

Fotografía de anatoly toor

jordi-diaz-alama-03Derretirse entre caricias con ritmos
e intensidades diferentes,
vivir la vida por sorpresa.
Encontrarse en medio de dos silencios
que solo se convierten en sonrisas.
Recibirte sin más que este corazón desnudo de miedos
y vestido con esperanza.

Autor: Abril Paz

Ilustración de Jordi Díaz Alama

ESE PUTO MILAGRO DIVINO

que siempre pestañeo
cuando pasan estrellas fugaces,
que lloro viendo anochecer en el mar
o escuchando a Ludovico Einaudi
porque me siento
incapaz
de
abarcar
tanta
belleza
y eso me llena de tristeza,
que tengo un corazón en dos por cuatro
y un silencio entre los labios,
que temo más a la oscuridad
que a los monstruos,
que no pertenezco a ningún lugar
porque abandoné mi casa
para cohabitar con mi existencia
y debo mil facturas,
que no confío en quien me quiere
por no salir de mi rutina,12993442_1082655251791696_3740153042251579928_n
que escribo
porque no soporto mi ruido
y todo lo demás es adorno.
Yo
que curo al alcohol
con mis heridas,
que nunca aprendí a ser feliz
más allá de mí misma,
que me resulta imposible
mirar a otros ojos más de tres segundos
porque me aterra ser descubierta,
que no sé mentir
pero desconozco cuándo digo la verdad,
que echo de menos mi futuro
y así con todo,
que soy tan minúscula como el punto de una i
y prescindible como una exclamación de apertura,
que te quiero más pero siempre después de ti.
Yo
que nunca creí en el cielo
ni en la salvación
y que concibo la redención
como un fantasma o un recuerdo…
Permíteme confesarte
a ti,
ángel subido a mi pecho:
que de repente vi tus brazos salados abriéndose como dos nubes de agua,
tu busto sinfónico inflándose como un huracán dentro de un volcán en erupción,
tus ojos espumosos destapándose como las puertas de mi fe ante las certezas,
tu boca llenándose de mandamientos impenetrables como rocas milenarias,
tus piernas benévolas empapando mi suelo de flores anacaradas,
tus dedos silentes ahogándose entre esdrújulas arrítmicas, marítimas y selváticas,
tu voz glorificada disparando amor a mis labios resecos y perdidos…
…y aún no me creo este puto milagro divino.

Autor: Elvira Sastre

Fuente original: http://bleuparapluie.blogspot.com.es/2013/08/este-puto-milagro-divino.html

poemas de amor, versos húmedos (59)

john-silver-01No me mires así
no te hagas daño,
soy tan sólo el viajero
que esperabas
y ha llegado hace horas
a la ciudad con puerto
de tus piernas
para inventar la bruma,
la sinrazón urgente
de este muelle,
los vapores de seda,
la mariposa negra de tus medias
cuando vuelan al suelo.

Autor: Fernando Beltrán

Ilustración de john Silver

En una estación del metro

mister-g-cDesventurados los que divisaron
a una muchacha en el Metro

y se enamoraron de golpe
y la siguieron enloquecidos

y la perdieron para siempre entre la multitud

Porque ellos serán condenados
a vagar sin rumbo por la estaciones

y a llorar con las canciones de amor
que los músicos ambulantes entonan en los túneles

Y quizás el amor no es más que eso:

una mujer o un hombre que desciende de un carro
en cualquier estación del Metro

y resplandece unos segundos
y se pierde en la noche sin nombre

Autor: Oschar Hahn

Color manzanaperry-gallagher-02

Otoño en llamas
Tu cuerpo y el mío
Enroscados
Como serpiente
Trepando

Ramas

Ya no hay manzana
Lluvia y tormenta por la mañana.

Autor: José Manuel Camarena Delgado

Fotografía de Perry Gallagher

Fuente original: http://www.lamampara.com/#!Color-manzana/c1q8z/56b342c40cf2062bd4171c79

Para A.P. Kern

Recuerdo aquel instante prodigioso
en el que apareciste frente a mí,
lo mismo que una efímera visión
igual que un genio de belleza pura.

En mi languidecer sin esperanza,
en las zozobras del ruidoso afán,alexander-shubin-06
tu tierna voz se oyó en mi largo tiempo
y soñaba con tus divinos rasgos.

Transcurrieron los años. La agitada
tormenta dispersó los viejos sueños
y al olvido entregué tu tierna voz
así como tus rasgos celestiales.

En cautiverio oscuro y tenebroso
mis días en silencio se arrastraban,
sin la deidad y sin la inspiración,
sin lágrimas, sin vida, sin amor.
Mas ahora que el despertar llegó a mi alma,
y de nuevo apareces ante mí,
lo mismo que una efímera visión
igual que un genio de belleza pura.

Y el corazón me late arrebatado
porque en él nuevamente resucitan
la inspiración y la divinidad
y la vida, y el llanto y el amor.

Autor: Aleksandr Pushkin                                          Ilustración de Alexander SHUBIN

amedeo-bocchi-ritratto-di-bianca-in-rosa-1930A Cristina

Ahora que los años
nos han dado y quitado
a voluntad.
Ahora que los hijos regalan bondad
y su precariedad laboral
nos trae a casa los perros
mientras escamotea los nietos.
Ahora que sin remedio
nuestra belleza se ha mudado
al ático y pasea desnuda
y tranquila a discreción.
Ahora, te siento tan cerca,
que aún a riesgo de pisarte
te voy a pedir este baile,
corazón.

Autor: Vicent Camps

Ilustración: Amedeo Bocchi, “Ritratto di Bianca in rosa” (1930)

TARDE DE AGOSTO EN EL ACANTILADO

 “Al primer amor se le quiere más, a los otros se les quiere mejor”

(Antoine de Saint-Exupery)

El transcurso
de los años
en el exiliado
mengua la vista
y la certeza
de retornar a la tierra
donde el cacique
gobierna
los designios de su familia

Algunas tardes de verano,aves
cuando la luz del sol
no daña sus pupilas,
contempla desde el acantilado
las aves que vuelan,
donde el cielo y el mar
se confunden,
cerca del hogar perdido.

Cuando el exiliado
habité un mundo
definitivamente
oscuro
no cesará de cincelar
en su mente el rostro
de la primera muchacha
cuyos labios besómujer-en-las-rocas
albergando la esperanza
que viajé en los barcos
que anuncian
su llegada a puerto.

En la última tarde de estío
las aves que regresan
de la tierra del exiliado
vuelan heridas.

Autor: Javier Solé

Del poemario “El cementerio que habitan los vivos” (ISBN 978-84-9076-351-3)

poemas de amor, versos húmedos (58)

Anuncio un tiempo de tregua

Alex Currie - 04y después, amor,
vendrá la noche
tu corazón sobre la mesa
buscando el abrigo de mis manos.

Así, casi en silencio
y con la boca abierta
nos secará el mar,

seré hogar
y nosotros un latido.

Autor: Mertxe Manso

Fotografía de Alex Currie

Karol Bak - 06Ariadna recuerda

Ahora que un dios habita mi carne y que sus manos
hacen crecer planetas y estrellas en mis hombros,
pienso en ti, hombre sin puerto,
pérfido hombre, en tus manos
de arena y de miseria.
Cambiaría los días inmortales
por un gesto, una mueca de tus labios,
o Teseo fugaz. Lo cambiaría
todo por regresar al laberinto,
por tocar una vez tus turbios dedos
para darte el ovillo.

Autor: Josefa Parra

 Ilustración de Karol Bak

10412004_318884534969422_6093952361924730170_nNaranja

quisiera que mi vida consistiese únicamente
en conducir mi bicicleta contigo
montaña abajo sin parar
mientras escuchamos música
en medio de la nada
sin nadie alrededor
excepto unas pocas luces parpadeantes y tranquilas sobre el cielo
parecidas a las estrellas pero más brillantes
y más naranjas

Autor: Ellen Kennedy

SOBRE UNA CAMA HELADA

No es invisible el modo
en que ya no te busco,
ni esta manera nueva, sin fe ni mediodía
de llovernos despacio, como gotas de hielo
de no ceder un palmo en medio del tornado.

El olvido es azul. Nunca termina
de convertirse a golpes en sí mismo.
Se mide por ausencias y papeles en blanco.

Tras su paso, el silencio Victor BAUER - 73
deja detrás de sí un paisaje de ruinas,
una patria deshecha e inmolada
a los grises fantasmas de la pérdida.

El ánimo rojizo de las uvas maduras
se apodera despacio de la tierra.

Te quise. Me quisiste. Nos quisimos.

Qué fácil es decirlo cuando no queda nada,
cuando ya ni siquiera recordamos
el tacto de los sueños.

Ahora que la memoria se bate en retirada,
vencida y silenciosa
como un niño sin sábado,
lo único perceptible frente a nosotros mismos
es lo que ya no existe.

Autor: Raquel Lanseros    

Ilustración de Victor BAUER

Tu voz vacía

Porque tu voz ya no es sonora,
a veces me llamo por mi nombre con tu voz,

Cierro mis ojos vehementes y me pronuncio.
Entonces llegas sonoro a mi pecho
y te protejo con mis manos
para que no te me escapes de nuevo.
Sólo un instante, el mismo que te desapareció,
instante de bola de fuego que me traspasa
dejándome un hueco en el tórax,
como una ventana abierta que me despierta
con el repetido sueño de buscar la manta con los pies.

Porque tu voz ya no es sonora,Cristiana Otero - 01
a veces me llamo por mi nombre con tu voz
y aún lloro tu muerte inventada.
Mi rostro se posa sobre tu lápida
y te escribo un epitafio con mis lágrimas
e insomne te velo con el riguroso luto
de mis ojos oscuros, de mis ojos enterrados
en vida bajo la tumba de mi almohada.

Me muero de frío,
la ventana está rota,
no hay manta a los pies de mi cama
y sin embargo, aún sueño que regresas
y me hablas al oído.

Autor: Beatriz Russo

Ilustración de Cristina Otero

MÍSTICAmiriam cano

Eres la Mística de mis sueños.
Con tus garras camaleónicas me hieres la mente
y volatilizas mi existencia.
Te apareces por la calle,
en la tele,
cuando leo.
Puedes llegar a transformarte en cualquier cosa:
a veces música, ayer en comida,
quizá mañana te huela en la calle.
Quiero sacarte de mi mente como sea,
pero te metamorfoseas en todo lo que me rodea
y ya no sé cómo escapar.

Autor: Noelia Illan Conesa

poemas de amor, versos húmedos (57)

LLAMADA PERDIDA 

Vincent Giarrano - 01Entré a tu
habitación mientras
estabas de viaje,
recogí mis libros,
tiré tus píldoras,
me senté al borde
de la cama.

Esa no era tu casa,
ese no era tu techo,

era más bien
mi tumba.

Autor: Camila Belén Urenda

Ilustración de Vincent Giarrano

Fuente original: http://camurbia.tumblr.com/post/132282980118/llamada-perdida

Marina-Ginesta_2784832bHoy quisiera que alguien me salvara,
un héroe de la vida cotidiana,
un miliciano de las cosas sencillas,
un joven corazón sin cicatrices,
un amigo sin más,
un asidero, donde colgar mis miedos y mis penas.
Hoy quisiera que alguien sostuviera
entre sus manos fuertes y valientes,
toda mi cobardía hecha pedazos,
y me dijera ven, sencillamente,
sin aspavientos, sin falsos halagos,
empujando mi ánimo maltrecho
más allá de los versos,
de los libros inéditos,
de las palabras huecas.
Hoy quisiera que alguien me arrastrara
fuera de este refugio en el que habito,
me ayudara a limpiar las telarañas,
a colgar de una cuerda lo que ha de ser lavado:
las sábanas gastadas,
la tristeza baldía,
la yerma soledad de las derrotas…
Y después de tenderlo todo al viento,
me ofreciera su hombro solidario
donde apoyar mi frágil entereza,
mi decepción vestida de domingo,
para poder, de nuevo, caminar.

Autor: Marisa Peña, en “Tiempos de ceguera”

Aún quedan locos

Ayer caminaba todavía, una posibilidad entre nosotros
hoy es tan tarde, quizás lo fue siempre.
Las aguas que nos unieron eran quimeras,
flores de un día
como el deseo caprichoso, navega mientras el placer embriaga.

Después se olvida con la velocidad de otros dedos que acarician
los mismos lugares que buscábamos juntosllit
Necesito parar un tiempo que jamás se detiene
quiero seguir soñando y pensar que permaneces.

Despierto y la vulgaridad se hace paso
todo brilla menos
el reloj no me lleva a tu encuentro
la pesadilla me trae el periódico
desayuno la era del desamparo
Menos mal que aún quedan locos
que hablan de poesía y mueren por un verso.

Autor: Sagrario del Peral

Fuente original: http://wwwvariosvarianenvolanderas.blogspot.com.es/2013/06/aun-quedan-locos-sagrario-del-peral.htmlNoell S. Oszvald - 31

 

Comparar el amor
con el cuidado de una planta.
Y pensar que todas se nos mueren,
excepto los cactus.

Autor: Iris Almenara

 Fotografía de Noell S. Oszvald

Laura Makabresku - 18

 

Hoy tendría suficiente
con un centímetro de tu piel
para dedicarle 24 horas.

 

Autor: Begoña Abad

 

Fotografía de Laura Makabresku

POR EJEMPLO, DOMINGO

 

Martí Ceballos - Desnudo en el baño con toalla

Es tiempo de bendecir la química y sus misterios:
el duradero efecto de la droga
que me diste a probar algunas madrugadas;
desvelo de más de mil días
y una única noche que aún se extiende.
estoy habitando esta casa
que me ofrece desnuda el ritmo de las cañerías
o el crujido de la madera cuando respira,
donde no hay olor ni penumbra que me sea ajena.
Por conocer, conozco hasta los gestos de tu perro sin raza,
la manera en que nos mira
cuando sabe que comienza la fiesta del cuerpo,
de la que volverá a quedarse fuera.
Cuando de paso haca la cocina
me enganchas por la manga o la coleta y nos medimos
y celebro en tus ojos canallas lo irremediable:
sólo un baile y terminarás llevándome
a la calma.

Autor: Maribel Tena García

Ilustración: Martí Ceballos, “Desnudo en el baño con toalla”