la vida y la muerte (67): rigor mortis

RIGOR MORTIS

solana-el-espejo-de-la-muerte-1929Cuando muera
los sueños de mi infancia
y el sabor amargo de la derrota
se darán la mano.

Difunto no encontraré la paz
aunque tampoco la tuve en vida.

No habrá reencuentro con los ausentes
perderé los vivos.

Qué solo y qué frío.

Cuando muera
os estaré esperando.

No tengáis prisa.

Autor: Javier Solé

Ilustración: Solana, “el espejo de la muerte” (1929)

Anuncis

Retratos de España (56): el país ideal

Solana - barbería de pueblo (1925)“Mi ideal es ya fundar la República del Bidasoa con este lema: “Sin moscas, sin frailes y sin carabineros. Un pueblo sin moscas quiere decir que es un pueblo limpio: un pueblo sin frailes revela que tiene buen sentido, y un pueblo sin carabineros indica que su estado no tiene fuerza; cosas todas que me parecen excelentes”   (Pío Baroja)

Ilustración: Solana, “barbería de pueblo” (1925)

Mujeres de la vida (Solana, 1916)

Frente al luminismo de Sorolla, Solana encarna el lado oscuro, no sólo por los tonos de sus cuadros, sino por sus ambientes y personajes: bajos fondos, extrarradios, tipos humildes. Frente a la universalidad de Picasso, Solana representa a lo hispano profundo y duro: el pueblo que baila y que sufre, las procesiones penitenciales, la máscara carnavalesca, la corrida de toros, los trasfondos de la botica o el prostíbulo, los pescadores,…

Ellas con miradas atormentadas, desesperadas de muñecas utilizadas y olvidadas, de juguetes rotos que se tiran a la escombrera. Pasto del hambre y la desesperación. Usadas y fragmentadas, desvalidas. El alma hecha añicos. Desvelan cada día su atormentada existencia cuando ante el espejo peinan sus cabellos. ¿Cuántos serán hoy?. Malviviendo. ¿Hasta cuándo?. No hay más futuro que el hoy. El ayer es igual que el mañana. Algo oscuro, sucio. Tenebroso quizás.

Sus almas se mueven siempre en penumbras. Entre callejones. Camufladas en las venas de la ciudad, donde venden su existencia por unos pocos cuartos. La dignidad la olvidaron en algún mugriento catre hace ya mucho tiempo. La esperanza la dejaron abandonada en una esquina. Mientras alguien se reía de sus lágrimas. Hoy ya no lloran. Ni siquiera recuerdan ya como hacerlo y tampoco como se ríe. Baldío terreno el del corazón. Ya no queda un pequeño espacio donde plantar un amor, para mimarlo y regarlo, y verlo crecer. Paisaje árido y desolador. Sopla el viento del tiempo helando el espíritu. No habrá un mañana.
Rostros de color dolido, carne que huele a temor.

Pasado echado al olvido, pasado roto y rencor.

Asco, repulsión y hastío.

Subyugado por el dolor…..

Fuente original del relato en el blog SIN ENMUDECER:

http://sinenmudever.blogspot.com/2011/03/mujeres-de-la-vida-jose-gutierrez.html