Puerto San Glorio: Mirador del Corzo y Monumento al Oso.

El Puerto de San Glorio es un paso de montaña que alcanza una cota máxima de 1609 metros, y que une las provincias de León y Cantabria.

Dispone el Puerto de montaña de dos miradores espectaculares; el del alto del puerto, el Monumento al Oso que goza de unaa vistas privilegiadas de los Picos de Europa y al que se accede por una pista y el Mirador del Corzo que es una figura metálica del escultor cántabro Jesús Otero.

Las vistas de los Picos de Europa y del valle de Liébana desde ambos son inenarrables y bajo ningún concepto debiera el viajero dejar que se les escapen. 

Fue en el Monumento al Oso donde la cámara de filmar falló por enésima vez y donde decidimos no quedar esclavos en nuestros viajes de las muy rudimentarias filmaciones que hasta la fecha habíamos realizado. Desde entonces somos algo más libres.

Anuncis

El Capricho de Gaudí en Comillas

Esta residencia de verano se construyo en 1883 por encargo de Máximo Díaz de Quijano, concuñado del Marque de Comillas y con la dirección de Cascante Colom según plano de Gaudi.

El capricho consta de semisótano, piso y buhardilla, con una torre lateral que resalta por su verticalidad en un conjunto marcadamente horizontal. En la decoración se repite el tema del girasol. Destacan los balcones de hierro, que cuentan con unos bancos de listones de madera para sentarse y un baldaquino, también de hierro, y las ventanas de guillotina, que al abrirse o cerrarse, suenan con tonos diversos, gracias unos contrapesos.

Los Picos de Europa

Al finalizar Jorge el  servicio militar recogimos en Donosti a mis primos, Alfonso y Carlos, gemelos, y fuimos hasta Asturias. Para ellos aquel viaje constituía la primera gran escapada con sus primos catalanes, más mayores. Por aquel entonces no era difícil acampar en los mismos lagos; no sé si fue en Enol o en Ercina, tanto da.

Recuerdo la escarcha en la lona de la tienda, el olor intenso de la orina al amanecer, el sabor salado de las legumbres enlatadas que se cocían en el hornillo… los días de aventura en libertad en un paraje cautivador.

Nunca desde entonces he vuelto a sentirme tan despreocupadamente feliz.

El Teleférico de Fuente Dé y el Mirador de Áliva

En el corazón de los Picos de Europa (acceso mediante Potes, en Cantabria), el Teleférico de Fuente Dé salva un desnivel de 753 metros y nos sitúa más de 1.800 metros de altitud en tan sólo 4 minutos, a una velocidad de 10 m/seg.

Si idílico es el paisaje de Fuente Dé, indescriptible es la belleza del paraje natural que encontraremos una vez hayamos realizado el ascenso en el teleférico.

El mirador es un auténtico balcón que da al vacío y desde el que se domina una panorámica irrepetible que sobrecoge a cualquiera.