el aprendiz de brujo (792): las voces de los poetas

Tomé tan en serio tus palabras, Jaime,
aquello de: “Que la vida iba en serio”,
que interpreté mal el argumento del vivir,
midiendo escenarios y tiempo, casi muero.

Con las tuyas a Julia, José Agustín,
hice un evangelio a mi medida
ni me entregué ni me aparté,
siempre las recuerdo y me mantienen en el camino.

Gloria de los cuentos a mi niña,
tantas veces junto a ti, al borde,
me hicieron dormir tu sueño,
sigo ahí, esperando a que despiertes.

Tras saber como fue que te llamaste Ángel,
de tu resistencia a la ruina,
de tu lucha contra el viento,
me cambie de nombre.

Estimat Miquel, des d’ ara mateix,
fora jersei, fora corbata, fora malenconia,
crido i em vesteixo com vull.
Sé, que tot està per fer i que tot és possible.

Autor: Txema Anguera

Ilustración: John Minton, “Figure in Ruins” (1941)