amores cotidianos (328): hijos no engendrados

Encontré en los libros
-como en el sexo-
imaginación y compañía.

Gracias a las quimeras
pude amarte,
inventarte -y modificarte-
durante toda una vida,
incluso copulamos
cuando habías muerto,
pero ni en nuestras
más ciegas noches
pude liberarme
de la soledad,
amante celosa
que acabó
en el banquillo
-más tarde en el cadalso-.
acusada de arrebatar
al lector la fantasía.

Entre los libros que leo
busco la hija bastarda
que debimos engendrar.

Autor: Javier Solé

Del libro de poemas “Latido de cenizas” (ISBN 978-84-1350-949-5)