la vida y la muerte (195): la cometa

LA COMETA

“Mientras esté oscuro todos seremos niños”

(Ana Pérez Cañamares, fragmento de un poema de “Las sumas y los restos”)

Sobrevuela la cometa el mar. Dibuja sonrisas, corteja con requiebros las nubes. Los albatros, asustados, recelan de este astro y planean el magnicidio.

Enmudece la ensenada entera antes del rayo verde. El niño, arrodillado junto a la cometa enferma, llora; no por el valor escaso de la birlocha rota, sino por ver destruido el último recuerdo vivo de su padre, el regalo que le entregó aquella misma tarde que fue movilizado en una guerra de la que nunca regresó.

Autor: Javier Solé, junio 2014

Ilustración: Adam Emory Albright, “Niños jugando con cometa”

Del libro de poemas “En el umbral del eclipse” (ISBN 978-84-1398-333-2)