Poemas de Amanda Eznab

“Qué belleza sentir el infinito:
Yo también me diluía
En una sola ola
Para sujetarte.”

(fragmento del poema “La sinfonía del agua”)

Traigo silencio, dices.
Vientos de adentro.
Y gritan las moléculas del cemento
aúllan los animales invisibles
de nuestro miedo
y te clavan palabras como estacas
y te vendan los ojos con harapos
de banderas que ya abrigaron
a los ensangrentados hijos de la guerra
y se desparramaron como espinas por el suelo.
Pero tú te huracanas y eres
el comienzo del vuelo
la tempestad de vida que hace batir las alas
de las mariposas.
Soplan y resoplan las campanas
en las abadías del bosque.
Nos convoca la luz
nos comulga la noche.

Como un girasol
Atado a la fiereza del fuego
Así nosotros
A todas las vidas
Atados.

Que sin ahorcar a nadie
Nuestras danzas estallen.

Ilustración: Diego Rivera, “desnudo con girasoles” (1946)

Pero no todo está
Tan perdido
Óyeme
He visto en cualquier animal
Destellos fascinantes del amor
Óyeme
Sólo tenemos que desnudarnos
De tanto fetiche
Oír
Todo lo que hay
De animal y de tierra
En nuestra sangre.
Óyeme
No todo está
Tan perdido
Sólo nosotros.

Ilustración de lisete alcalde