Amanda versus Larissa

Estoy cayendo al pozo sin fondo de tus ojos
y tienes la profundidad de un árbol
eres hondo como el cielo
que traspasa la tierra.
Y yo tengo un vuelo único y pequeño
alas que retuerzo frente al viento
danza de luciérnagas
agujereando la noche
de los sueños más oscuros.
Si algún día chocamos
tocamos un fondo que no existe
habremos llegado al centro de la rosa
al exprimido lugar del fuego
dónde el sol es una vela
que encendemos en un acantilado
para alumbrar el abismo
y nuestros cuerpos harapos
que resguardan a la llama
De los ladridos del viento.
Hasta que entre ellos nos devoren.
Ferozmente nos devoren.

Autor: Amanda Eznab

Ilustración de Larissa poeta

Y estando aquí
con los ojos abiertos
atravesando el cielo
como dos golondrinas
¿Quién nos dejaría?
¿Quién se abandonaría
Martilleando segundos en una nómina,
preguntando por calles
en laberínticos claustros
de compra y venta,
o subiendo y bajando escaleras mecánicas
en rascacielos que son
sólo altísimos muros, vértebras huecas?
Estando aquí
con los ojos adentro
quién sabe qué canto de sirenas
no escuchamos
qué crujir de palabras
no temblamos
qué crepitar humano nos volvió
hoja cayendo, árbol talado.
Estando aquí,
quién sabe
todo lo que pudimos haber sido
antes de ser ruina,
aquí
con los ojos naciendo
como dos golondrinas.

Autor: Amanda Eznab

Ilustración de Larissa poeta