Retratos de España (170): juguetes sepultados

USHEBTI

En los hipogeos del Valle de los Reyes
la cámara funeraria de Tutankamon
revestida con oro
dátiles, vasijas,
vestidos de lino,
amuletos de marfil y plata.

En la fosa de Palencia
-septiembre del 36-
Catalina ejecutada,
desposada sin ajuar, desnuda,
famélica y humilde

sola

un sonajero en el mandil.

En las manos de la madre
el juguete del expósito.

Autor: Javier Solé

En una exhumación realizada en el cementerio de la Carcavilla (Palencia) por Almudena García Rubio, se halló un sonajero de plástico y de colores al lado del cadáver de una mujer. “Estaba tan nuevo que no parecía de la Guerra Civil”, dice González-Ruibal. Resultó ser el cuerpo de Catalina Muñoz, fusilada en septiembre de 1936 por ser esposa de un dirigente republicano y participar en la muerte de un falangista. Tenía varios hijos en el momento de su ejecución, uno de ellos de ocho meses. Y al paredón se llevó, en el bolsillo del mandil, su sonajero.