la vida y la muerte (116): la bella durmiente

LA BELLA DURMIENTE

Este poema da comienzo
en el quirófano de un hospital.

Recorre,

la espera
el miedo
el silencio
la ausencia.

Descubre

océanos con peces ahogados en lágrimas secas
desfiladeros con piedras que se precipitan al vacío
ventanas y puertas que abren recuerdos y cierran sueños
caminos calcinados por una niebla húmeda y homicida.

El cómputo gota a gota
de la vida en este poema.
sin sanar ni sucumbir.

Sin metáfora ni alegoría,

en perpetua vigilia
la custodia del cuerpo
al que no despertarán
los besos,

ni uno

ni cien

ni mil

ni las flores que el poeta
corta en el jardín

Autor: Javier Solé

Ilustraciones: Emma Cano, “Vértigo” y Evert Lundquist, “Death (At rest)” (1944)