Poemas feministas de Elena Barrio

somos las feministas de los 70

somos las feministas de los 70,
encerradas en un bucle infinito.
somos las feministas de los 70,
con las mismas ideas, la misma rabia,
la misma fuerza. peleando
por el control de nuestro cuerpo,
de nuestro sexo, de nuestro deseo.
somos las feministas de los 70,
con sueldos inferiores, con carne pública,
con sangrados silenciosos, con miedo al compañero,
a la esclavitud del hogar.

nada cambia y
tenemos miedo al ver que
somos las feministas de los 70
en el año 2018.

Fuente original:  http://www.elena-barrio.com/2018/05/somos-las-feministas-de-los-60.html

Fotografía de Gabriel Isak

Negar el cuerpo. Poema incompleto

Llevar hábito. Negar las formas.
Llevar sujetador. Negar las formas.
Llevar burka. Negar las formas.
Llevar faja. Negar las formas.
Llevar maquillaje. Negar las formas.
Reir con la boca cerrada. Negar las formas.
Ejercicios oblicuos. Negar las formas.
Rasurarse. Negar las formas.
Vestir de blanco. Negar las formas.
Llevar bañador. Negar las formas.
Ocultar la sangre que fluye sin dolor. Negar las formas.
Llevar pañuelo. Negar las formas.
Señalar a la mujer trans como híbrido. Negar las formas.
Baños de ducha vaginales. Negar las formas.
Llevar tacones. Negar las formas.
Llamarlas amigas, no amantes. Negar las formas.

Sonreír ante el miedo. Negar las formas.

Fuente original:  http://www.elena-barrio.com/2018/07/negar-el-cuerpo-negarnos-poema.html

Fotografía: henar bengale, “habitación amarilla (2015)”

Las hijas de las brujas quemadas

Intenté borrar mis huellas
dactilares
contra la corteza de un árbol
milenario.
Conseguí que la sangre
de los dedos
se fundiera con la savia
de las venas silvestres;
suficiente para perderme
entre células verdes y dejar
la conciencia
en las manos de todas aquellas brujas
que fueron quemadas
aquí
aquí.

Ellas me miran mientras sufro
y se quiebran conmigo
desde arriba, desde el humo
que las vio perecer ante la ignorancia
de otros.

En pleno éxtasis, las yemas
siguen ofreciendo glóbulos rojos
a la Madre Clorofila,
que me devuelve las pulsaciones perdidas,
las flores, a las mejillas.
Ahora mi cuerpo desnudo
parece encontrar un hogar
en las fotografías salvajes de Mai:
el bosque es nuestro
de nuevo
porque somos lobas,
¡zorras libres!
que aullamos cuando la luna nos abriga,
nos ilumina con su manto.

El susurro que oyes
es un conjuro violeta
que nace de los cérvix doloridos
que no pudieron ser,
no pudieron amar.

Bailamos en su honor,
oramos en su honor,
cantamos en su honor,
matamos en su honor,
callamos en su honor.

Fuente original:  http://www.elena-barrio.com/2015/12/las-hijas-de-las-brujas-quemadas.html

Fotografía de jan hoydal

No somos puzzles

No
eres la pieza
que me falta;
no
puedes serlo:
no eres
yo.

Fuente original:

http://www.elena-barrio.com/2015/05/no-somos-puzzles.html

Fotografía de Marta Bevacqua

Elena Barrio (Barcelona, 1990). Enamorada de la narrativa y de la poesía más directa desde muy joven, siempre tuvo claro que tanto su vida profesional como la personal irían estrechamente ligadas a los libros del modo que fuese. Obsesionada con encontrar la exactitud en las palabras, su poesía se caracteriza por el uso de estructuras sencillas y mínimas, en un intento de captar episodios, emociones y vida con la mayor precisión posible.

Más información en: http://www.elena-barrio.com/