los libros y los lápices

LOS LIBROS

Están ahí. Siempre están ahí.
Los veo ordenados en su fila silenciosa,
fieles a la mano que los sostuvo,
en ese rincón esquinado y umbrío
donde trazo el soliloquio del hombre y su destino.
A ellos regreso para encontrar mis huellas
y el legado de aquellos que no morirán en mí,
mientras la voz no rompa las trampas del silencio.
Sin ellos aprendí las sílabas de la derrota.
Con ellos olvidé las fechas de la soledad.
Están ahí. Siempre están ahí.
Les debo lo que fui, lo que no fui,
las facturas del tiempo y las fracturas del silencio.
Huéspedes de la noche ganaron mi respeto.
Desde sus páginas escribo la ley de mi destino.

Autor: José Luis García Herrera

Fotografía de Kyle Thompson

LÁPICES

Y esta manía de escribir a lápiz,
artesanal y ajena
a los destellos del ordenador,
sugiere una memoria en blanco y negro
o la deriva sepia de las fotografías.

No es eficaz, lo sé,
pero va más allá de un simple hábito:
un gesto de paciencia que no esconde
las dudas, la pasión, los espejismos
del ritual y el lujo,
las palabras tachadas,
el sol ambiguo de la incertidumbre.

Los lápices se gastan y se gasta la vida.
Tal vez estoy hablando
de una infancia velada y a destiempo,
como un lejano borrador de sombras.

Autor: Antonio Jiménez Millán 

Fotografía de noell oszvald

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s