el aprendiz de brujo (426): hibernación

Los síntomas de la hibernación
se pueden detectar fácilmente.
El primero es la inquietud.
El segundo síntoma
(que llega cuando el estado de hibernación
empieza a ser peligroso
y podría degenerar en muerte)
es la ausencia de placer. Eso es todo.
Parece una enfermedad inocua.
Monotonía, aburrimiento, muerte.
Hay millones de personas que viven
(o mueren) así, sin saberlo.
Trabajan en oficinas. Tienen coches.
Salen al campo con su familia.
Educan a sus hijos.
Hasta que llega una brusca conmoción:
una persona, un libro, una canción…
y los despierta, salvándoles de la muerte.

Autor: Anaïs Nin

Ilustración: Dean Cornwell, “Reward” (1921)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s