poemas de amor, versos húmedos (64)

picasso-sleeping-nude-1904ACÓLITO DEL AMOR

Muchos te aman con labios y con dedos
Y se van de tu lecho con la luna;
Muchos te dan obsequios y otros dejan
En los umbrales de tu puerta un sueño.

Yo, que soy joven entre tus amantes
Vengo como un acólito adorándote,
Refreno mi pasión por cortesía,
Mi corazón sin rezos ni palabras.

Las velas del deseo están prendidas,
Te inclino mi cabeza con temor,
Como un mendigo que ansía tu limosna
Tímido por aquello que le traen.

Autor: Elsa Gidlow

Ilustración: Picasso, “Sleeping nude” (1904)

Te traeré luz a tus domingos
y mis manos aprenderán de memoria
el camino hasta tu cuerpo.
Te cantaré bajito una canción
de bienvenidas y celebraremos juntos cada amanecer.
Te curaré las heridas con un ungüento de risas y arándanos
y sólo en los días de lluvia
sentirás el recuerdo como un leve escozor.
Te besaré los párpadosgregorio-prieto-munoz-la-creacion-1936
para que entre la fe en tus pupilas
y vuelvas a mirar como lo hacen los niños.
Te buscaré cada tarde entre las acacias del parque,
te diré lo que te dijeron antes
y tú lo creerás.
Lo meterás en tus bolsillos
para que cuando tengas dudas
tus dedos lo rocen y sonrías
y cuando el peso
te vaya hundiendo despacio
al menos podrás decir
que lo has vivido.

Autor: Sara Zapata

Ilustración: Gregorio Prieto Muñoz, “la creación” (1936)

Fuente original:

http://secantaloquesepierde.blogspot.com.es/2016/11/te-traere-luz-tus-domingos-y-mis-manos.html

Dos

andrew-wyeth-on-the-beachEl mar es una línea quebrada por un barco
Varado entre las rocas de un faro
Sin bujías. El viento me refugia
Contra mis propias manos
Tanto frío en la piel que no las siento mías.
Apartados del mundo que moja nuestras playas
Este mar intruso de tus
Ojos. La mutua soledad
Desconocida. El viento helado.
Nombraré cada cosa
Entre la última tarde y esta tarde
Para que nada empiece
A separarnos.

andrey-korotich-breakfast-nonchalance-2010Autor: Marisa Martínez Pérsico

Ilustración: Andrew Wyeth, “On The beach”

Estoy cocinando el AMOR a fuego lento.
Cada día enciendo la llamita
que lo haga borbotear y miro el hervor,
ensimismada.
No pienso en si vendrás, por fin,
a degustar lo que es tuyo,
me ocupo de que no se apague esa llama
que lo mantenga vivo.

Autor: Begoña Abad

Fotografía de Andrey Korotich

thomas-saliot-04Con tres capas de abrigo,
mientras fumo un cigarrillo invisible
esperando el autobús,
pienso en ti.
El vaho de mi aliento
va dibujando las letras de tu nombre
en la nada,
y mi mirada añora
el calor de tu sonrisa.
Tu sonrisa
que esparce margaritas,
y derrite el hielo de mi almohada.
Tu sonrisa limpia y clara
que ilumina hasta el más oscuro de los días.
Tu sonrisa
que alberga el más hermoso
de mis secretos,
y que cada noche
se hace dueña de mi poesía.

Autor: Silvia Cuevas-Morales

Ilustración de Thomas Saliot

Estas sombras, ahora,
justo que había dado una capa de luz
a mi rostro, esta claridad a medida:
limar el contraluz, limpiar la penumbra,
aclarar la incerteza.
Justo ahora
que me proponía hacer las cosas
bien y había barrido la casa y las esquinas
de mis escritos, ahora,
que dejé de morderrudo-prekop
y de arañar,
que me convencí
que no había más mundo
que una habitación para dos.
Estas sombras, ahora,
que el sol cae como una lanza
y la ciudad
permanece en llamas
y la vida se precipita oblicua,
y los días esperan
sentados anhelando palmeras,
y es verano
y hay una indulgencia
naranja
en las miradas,
y el mundo se detiene
y a nadie se le ocurre suicidarse
a las tres del mediodía.

Autor: Carol GP

Fotografía de rudo prekop

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s