trabajar para vivir (45): Dos poemas de La casa del silencio

CAPERUCITA NO QUIERE TRABAJAR EN LA OFICINA

La mujer recoge
los objetos personales
de la mesa de trabajo.
la sentencia es firme,
no cabe ya recurso alguno.

A la euforia del cándido abogadomichel-pellus-14
que ha ganado la demanda
ella superpone la experiencia
de saber ciertas
sus peores pesadillas.

La asediada se va,
la cuantía con la que la empresa
le indemniza es inmensa,
pero el hostigador sonríe
desde su despacho
antes de reclamar
a la joven secretaria
para el dictado de una carta.

En los ojos del acosador
se refleja la ignorancia
de la inexperta nueva víctima.

Autor: Javier Solé

Ilustración de Michel Pellus

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

CAUSAS

Un operario
en lo alto del andamio
vigila a los vecinos,
hormigas inquietas,pawel-kuczynski-09
que mueren sepultadas
por el cuerpo que cae.

El informe
refiere
las medidas no adoptadas
la calculada avaricia del empresario
la tutela vaga del mayoral.

Una línea no escrita
bien pudiera
descubrir
de una puta vez
que el hombre estaba triste,
que en toda tragedia
hay más de una causa.

El interior del hombre
esparcido en el asfalto
es lamido por un perro.

Autor: Javier Solé

Ilustración de Pawel Kuczynski

Del libro de poemas “La casa del silencio” (ISBN 978-84-9095-522-2)

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s