El paisaje interior en la poesía de Berta Piñán

“…la biografía más común puede convertirse en materia poética” (Berta Piñán)

TEMPUS FUGIT

Algo ocurrió mientras yo no estaba,
ese segundo que precede al golpe,
al moratón y a las heridas.
Algo pasó mientras yo andaba
a lo mío, entretenida, SAM_4649-2-600x900
mientras revolvía, ociosa,
en los cajones o contestaba
al teléfono.
Algo ha tenido que ser que antes
yo no había previsto. Un despiste
imperceptible casi,
ese segundo decisivo
de quien mira, distraída,
a punto de cruzar
la carretera
y no presiente el impacto
final, el coche, implacable,
que se acerca.
Algo tuvo que pasar sin que yo
me haya enterado en ese tiempo,
para que hoy, de pronto,
cuente por décadas los años
y de todo hace ya,
por lo menos,
una vida.

Fotografía de Andrea Kiss

RECONCILIACIÓN

12804854_10209217143055120_772683490666490998_n

Quizás tendríamos que empezar
por el principio.
Contemplar la silueta incierta
de los pájaros esta tarde
de agosto,
su indiferencia a los reencuentros.
O empezar, mejor, por los inviernos,
abrazarse sólo porque llueve
y cuesta caminar contra el vacío.
Por supuesto, dejar a un lado
los lugares comunes,
fáciles al amor,
las primaveras, por ejemplo,
su inclinación absurda
a ser felices.
Y también, claro, saltarnos de un golpe
los otoños, esa nostalgia suya
tan dulce, tan imprudente
en estos casos.
Sería suficiente con dejarnos
deslizar apenas por la piel tersa
de los días,
como quien acaricia una fiera con un dedo
dentro de la jaula y tensa cada músculo
en ese mínimo esfuerzo.
No profundizar, no decir nada
casi nunca,
callar delante de una pared
en blanco
la pintura aún fresca, reluciente.
Callar delante de una piedra, de un puñado
de cerezas.
Quizá deberíamos empezar
por el principio, sin nada en las manos
a que agarrarse.
Suspender el instante en el que entrabas
por la puerta, antes de quemar
el primer roce,
antes de sabernos a tientas
el futuro.
Y después, caminar en diferentes direcciones.
O no caminar en absoluto.

ESTACIONES

Richard Cartwright - The Garlic Woods (pastel)

Salgo sola a caminar sobre la nieve.
Como quien se hubiera olvidado de vivir
por un instante -después del amor-,
tú aún duermes.
Son los últimos fríos y
ya siento, bajo la piel tan blanca
de este invierno que acaba,
generaciones de raíces, bulbos
y semillas, multitudes hambrientas
de sol bajo la tierra.

Camino sola sobre la piel tan blanca
de este final de invierno
y en cada paso
adelanto, sin querer,
la primavera.

Ilustración: Richard Cartwright, “The Garlic Woods”

berta_pinanBerta Piñán (Cangas de Onís, 1963) es una escritora española reconocida como una de las voces fundamentales de la literatura moderna asturiana.Estudió Filologia Hispánica y actualmente es profesora de secundaria en Madrid. El universo poético de Berta confiere al paisaje y al pasado el protagonismo; reflexión profunda donde la emoción es, al final, el refugio.

Anuncis

One comment on “El paisaje interior en la poesía de Berta Piñán

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s