la infancia (38): Dos poemas de Gsus Bonilla

balloon-22879_960_720SUPERHÉROE

Confía en mí
como quien pone sus labios
secos y agrietados
en la estampa de un santo
o en el mármol frío
de la peana del mismísimo Dios, así es su fe

como la de un empresario gordo
en un político afín
como la de éste
en un banquero podrido de dinero

como la de todos ellos
en un hombre corpulento y uniformado
armado sin alma
adiestrado, ciego y sumiso.

Confía en mí
nada más porque soy su padre
y eso es mucho y nada
y más grande que yo, para ella,
no hay nada ni nadie

y todo lo demás que no sea yo
está por debajo
de sus noventa centímetros de altura

y confía en mí, sobretodo
porque tengo las manos suaves y los pies
calientes.

Confía en mí, aunque todavía no sepa
que el miedo que tengo
es a que se le escape el globo

y yo no lo pueda alcanzar.

MAJESTAD

he puesto el mantel
sobre la mesa
y sobre ella: pan

los cubiertosAngeles Santos - Anita con delantal de cuadros azules y blancos (1928)
el vaso de agua
y un plato vacío.

Un día más
he conseguido habitar
lo deshabitado.

He sentado a mi hija
frente a todo, y es ella
quien me paga
con lo único que tiene: el tesoro
encofrado de sus labios

y me honra si toca
cualesquiera de mis hombros.

La respeto:

solo ante ella
doblo mis rodillas.

Ilustración: Angeles Santos, “Anita con delantal de cuadros azules y blancos” (1928)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s