Retratos de España (114): violencia de género

Elena Sai.

“Te querré hasta la muerte”
Le dice.
La vida es bella
-también dice-
y ella muerde la manzana
sin saber que camina a los infiernos.
Él le manda rosas…
-cuentan por millones-
Ella ofrenda perdones
a sus puñales.
Va vistiendo el traje del miedo
-no ajustado-
dentro de su puño.
Qué hacer sola…
con el aire enterrado en el fango
y sus hijos agarrados a la espalda…
sino respirar la asfixia.
Él le regala promesas
-por ejemplo que cambia-
que sella con besos de sangre.
Ella de noche, sueña
que el mundo será en otra parte
y pide un deseo:
buscar el destino
de sus alas.
Frotar la lámpara demasiado tarde
No llega el genio.
Imposible resguardar su nombre.
El enemigo en casa,
cumple la sentencia
con que empezó la historia.
No hay sobrevivientes.

“Un amor de película”

Autor: Mar Blanco

Fotografía Elena Sai

Las mujeres sangramos.
Cuando parimos
y también cuando no estamos preñadas.
Sin embargo, no sangramos
cuando nos despiden por parir
ni cuando nos pagan menosMichele Del Campo - 09
porque pariremos algún día,
tampoco al ser educadas
como objetos hipersexuados,
ni al soportar eso que llaman piropo,
ni los tocamientos en el transporte público.
Tampoco sangramos
cuando menosprecian nuestra voz,
si nos cuestionan cómo nos vestimos,
con quién salimos o dejamos de salir.
No, por eso no.
Sangramos cuando nos pegan,
cuando nos tiran por las escaleras,
cuando nos matan.
Y cuando sangramos, ya muertas,
nos dicen que no exageremos,
que no es para tanto,
que no somos tantas,
que sólo somos mujeres.
Y estas respuestas no nos hacen sangrar,
pero nos siguen matando.

Autor: Leire Olmeda

Fuente original: http://saturada.blogspot.com.es/

Ilustración de Michele Del Campo

 

No es cierto que el tiempo lo cura todo,
las horas son explosiones de coágulos
cuando duermes con la muerte

qué miedo tengo a cerrar los ojos
desde que todas las noches invades
sin piedad Daria Bagrintseva - Attack of Clones (2012)
lo que digo mi cuerpo

tú, extraña presencia,
no puedo pensar que así
son los caprichos del supuesto amor

de saberme en manos
de lo inalcanzable
o de lo prohibido

no, ya no,

no hay orgasmos bajo estas sábanas
que maldicen mi corazón
y testifican la sumisión de mi vulva;

y es que no hay más desfallecimiento
que despertar con tu nombre
esparcido por la boca y por el pubis

el recuerdo es una mordedura que no se predice

los desgarros y la sangre
y ese tic tac del reloj en los labios
apuntando, continuamente, hacia la nuca.

Autor: Celeste Pérez Fernández

Ilustración: Daria Bagrintseva, “Attack of Clones” (2012)

Anuncis

One comment on “Retratos de España (114): violencia de género

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s