poemas de amor, versos húmedos (XXVI)

1484697_882727331784193_7949506527169271320_n

EQUINOS

Como todas las potrancas de este mundo
Cabalgo me encabrito y al borde de la noche
Cedo mis ancas al jinete de las barbas del oeste
Para después relinchar gozosa sobre el prado.

Incapaz de monturas o de riendas,
Sólo el azúcar, las hierbas y los niños
Y este jinete de potencia de centauro
Para calmar mi sed
A pelo, entre los lomos.

Autor: Mariela Dreyfus

NÁUFRAGOS

Y de repente una mañana
llegué sin mapa ni guía a la orilla de tu cuerpo.
Te alzaste en salvación de naufraga
que inconsciente vagó perdida a la deriva.

Desdibujé cada contornoArtur Muharremi - 03
hasta crear nuevas fronteras,
amoldé mis pasos ajados
y ofrecí un nuevo caminar a aquella tierra.

A ciegas exploré tus surcos,
errante sin rumbo y en desconcierto.
Redescubrí cada recodo, cada huella,
cada latido que volvió a ser mío.

Hambrienta de ti…
en ti…
me desperté dueña de la tierra prometida.

Autor: Magda Robles

Ilustración de Artur Muharremi

TRECE

Límite sombríoAnatoly Toor 17
que mi savia recorres.
Te respiro a bocanadas frescas
como a la hierba.
Escribe en mi cuerpo desnudo
la palabra irremediable,
hazlo gozo en el nexo
que despiertas
al rozarme con tus dedos,
y provoca así el orgasmo
que es el poder más anárquico
en el reino del deseo.

Autor: Mª Angeles Ibernon

Fotografía de Anatoly Toor

Chiara Fersini - 08Templar al punto los espárragos,
desalar perfectamente el bacalao,
hervir la leche con los granos de arroz
y darle el punto exacto a la crema de calabacín.
Estrenar las sábanas de círculos verdes,
comprar un caleidoscopio,
preparar los libros de poemas,
perfumarme suavemente,
probarme un sujetador,
elegir la música,
poner toallas limpias,
ensayar los latidos,
comprobar las llamadas
del móvil que no suena,
mirar el reloj otra vez más.
Templar al punto los deseos,
desalar perfectamente la impaciencia,
hervir la esperanza con los granos de fe
y darle el punto exacto a la crema de amor.
Cualquier día de estos
confundo las recetas
con las que preparo una cita contigo.

Autor: Begoña Abad

Ilustración de Chiara Fersini

NIEVE

Tú querías ver la nieve
Yo quería verte a ti
Tú solías insistir
(como en todo lo que hacías)una-chica-bajo-la-nieve_1440x900
en que fuéramos los dos
a perdernos por el cielo.
Tú reías sin mirarme
Yo miraba y asentía
Sabía que te marchabas
y que no dirías nada.
Tampoco supe decirte
sin que me oyeras aquel día
que te fueras para siempre
por mucho que te quisiera.
Siempre he sido más de playa
y me estaba congelando
al calor de tus abrazos.

Autor: Manuela Ipiña (Manuela We)

Katia Chausheva - 03Cerremos, en la hora precisa,
los ojos ya borrosos de la tarde cansada
y esperemos
que el venidero día
nos muestre el colorido de su pupila nueva,
la secreta textura
de su estrenada vestimenta.
Pero, entretanto,
dejemos que mi casa sea tuya
– descanso del guerrero-
que tu cuerpo invencible
se desarme en mi pecho
– la rendición del todo-,
que los días punzantes,
las noches afiladas,
sean barcos camino
de una isla invisible y remota,
y en el cíclico giro,
en que la eternidad se posa en nuestras vidas,
el cielo se coloque su sombrero nocturno
mientras compara nuestro abrazo
con su grandeza
y con la fuerza extrema de sus vientos.

Autor: Carmen Aliaga

Fotografía de Katia Chausheva

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s