Poemas de amor y naturaleza de Esther Muntañola

SOBRE LA SUPERFICIE

Esther Muntañola - Ropa1

Nueces, avellanas, papeles, un vaso de café.
La luz dando forma al espacio.

Es como si las cosas se hubieran ido de ti o tú de las cosas
y la belleza se mantuviera exacta, sobre la superficie,
esperando ser vista, formando parte de esa capa de polvo
que hace más hermosas las botellas, el vidrio, los armarios.

Todo habla en silencio, lentamente,
y a veces, sólo a veces,
nos detenemos y escuchamos.

Ilustración: Esther Muntañola, “ropa”

ADVIRTIENDO UNA GRAVE ENFERMEDADmeri pas blanquer

Entre tanta locura,
entre tanta guerra,
entre tantas ganas de ti
y esta boca tan ácida
se me adelantan los ojos y el deseo
como un arma inútil.

Te amenazo de amor.

Ilustración de Meri Pas Blanquer

11000576_896158207074329_6504214158012942528_n

INTERCAMBIO

Ciertamente,
te quedaste con mi libro de anatomía.
A cambio,
tu cuerpo fue mío.

Olvidé en él lo que había aprendido.

Desde entonces
abres páginas que se incendian
en el aire.

YO YA NO SÉ SI TENGO TU BOCA

Jarek Puczel - 03

Al amanecer crece luz blanca
entre los edificios, luz en ámbar,
luz tendida
sobre el cielo abarcable de los amantes.

En tanto,
en todo este vacío despiadado,
llevamos a solas el cuerpo a casa.

La obstinación de la vida cada mañana.

Ilustración de Jarek Puczel

Intensamente llega la luzWilson Irvine - Winter
y todo lo desborda.

La tierra cada vez más abierta
como un humano corazón,
el mío.

Ilustración: Wilson Irvine, ” Winter”

PAISAJE CON FIGURAS

El frío va más allá de nuestra mirada.

No habla de sí. Llega. Delimita la tierra.
El frío es un cuadro de Goya
en el que nunca habrá refugio,
sobre el que siempre soplará el viento 10996524_10203919506604362_9192660266212632782_n
y ni siquiera las piedras podrán cobijarse.
Es una mirada cerca de la muerte.
Es como no tener tu cuerpo,
es hacerse pedazos.
Es este abandono en el corazón,
que cae la tarde sola, sin resquicios,
y no hay palabras, ni ingenio, ni siquiera tormenta.
El frío es no amar. Acudir a tus ojos y no hallarlos.
Apenas tiene color. No sabe a nada.
Se pega a los miembros, al alma, a la corteza de Dios.
El hombre que sabe del frío intenta quitarse sus cristales.
La mujer, descalza, desnuda sobre el suelo húmedo
cuando el frío está ya dentro. No se ven.

Y cerca de la muerte, el frío es su mirada.

esther muntanyolaEsther Muntañola (Madrid, 1973) pasa gran parte de su infancia y adolescencia en Asturias, tierra a la que siempre vuelve. Licenciada en Bellas Artes, es profesora de dibujo en un Instituto Público de Madrid. En sus poemas, una búsqueda de lo esencial, una recreación de sensaciones y naturaleza quebrada donde los árboles y los pájaros dibujan un paisaje desolado, de frío pero con la necesidad de vivir el día a día. Construye poemas de amor, conjugados siempre en pretérito…

Más en su blog: http://esthermuntanyola.blogspot.com.es/


Advertisements

One comment on “Poemas de amor y naturaleza de Esther Muntañola

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s