poemas de amor, versos húmedos (XXIV)

Alexander Grahovsky - Crow & Arrow

No tanto he amado
como invertido en amor.

Y la especulación se cobra
intereses muy altos.

Autor: Ana Pérez Cañamares

Ilustración: Alexander Grahovsky, ” Crow & Arrow”

10636152_932849240083007_1584890604477043467_n
Lo que más me gusta
es el temblor de tus manos
al sujetar los poemas
que vas a leer.
Es el mismo temblor
de tus ojos cuando me miras,
el mismo que reconozco
en tus manos
cuando me abres para leerme.

Autor: Begoña Abad

OLOR A MADRUGADA

Anduve haciendo viruta
con la madera de tu espalda
y al ver que no eras tú
amanecí

en el año del silencio.

Boca cerrada.
Me mordí los dientes y no brotó
la saliva de tus labios.

Es difícil no tener la tentación de embarcarse
en el crucero nocturno que ofreces.Eric Kellerman
Me contengo y enloquezco:
los barbitúricos se los doy al pájaro
me acuesto con la alfombra
me como tus camisas.
Una sombra ausente ha despertado.
Olía a madrugada.

Detrás de esa sombra estaba
todo el silencio posible.

Este valle tiene alas,
que aparecen en fragmentos.

A temperatura normal me desdoblo:
medio poeta medio ministra
pero siempre dividida por tu cuerpo.

Autor: María García Zambrano

Fotografía de Eric Kellerman

Como amar a la mujer del milenio …
Olvida lo aprendido .
Derriba todos los muros .

Quítate la piel y los miedos
permanece sereno a su lado
el tiempo que duren los latidos .

Recréate en su sonrisa ,
emociónate con sus actos
como ella se emociona
con tus contradicciones ,
tus travesuras ,Christian Schad - Halbakt (Semidesnudo) (1929)
tus temores .

Aligera el alma
del asfixiante peso
que no elegiste ,
ese que tu género
impone a diario .

Besa con ardor sus penas ,
ama sus arrebatos ,
siente
suspira
sonríe
con los cinco sentidos .

Dale alas al entusiasmo
mira más allá de lo que ven tus ojos
y permite después que se aleje .

La mujer del milenio
sabe volar sola
y no será tu madre
ni tu esclava .

Respeta sus silencios
tanto como sus palabras
y no intentes protegerle si no te lo pide ,
pero hazle saber que te importa .

Pues no se conforma con menos .

Autor: Beatrice Borgia

Ilustración: Christian Schad, “Halbakt (Semidesnudo)” (1929)

Aleah Michele
Siento la humedad
devorando mis instintos
y el arrullo de tu boca
bebiendo mis mareas

Te adentras
En lo más ardiente de mi cuerpo
arrasas las distancias con tu aliento

Hay en mi eje una fuerza centrípeta
que sabe de los siglos que estuvo esperándote

Te atraigo
y mi ser se refugia en tu poder

En este maremoto de acompasados latidos
mi corazón estalla con la sangre en ríos
dejando en mi piel el deseo y la súplica
del desembocar de tu instinto

Me hago tuya
Te haces mío

Y el mundo me sabe a ti
cuando estalla mi gemido.

Autor: Ana Vivero Megías10462713_763400033681393_7376347564539456091_n

Fotografía de Aleah Michele

 

 

Desvísteme despacio
hasta encontrarme
el corazón.

Autor: Carmen Maroto.

Advertisements

One comment on “poemas de amor, versos húmedos (XXIV)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s