poemas de amor, versos húmedos (XIV)

duy huynh - 07Apenas un guiño y ya estamos enredados,
tú bajas yo subo
yo bajo tú subes
y juegas y juego
y te quiero y me quieres
y calla y mira
y toma y dame
y quédate quieta y quédate quieto
… que quiero besarte los labios
y te los muerdo y me los devoras
y te ríes y me rio
y te miro y me miras
y sigo y sigues
y sigo…y sigues…
entre estos hilos ciegos que unen nuestros cuerpos.

Autor: Teresa Torres

Ilustración de Duy Huynh

Caminos

Teníamos veinte años y
nos volvimos locos
el uno por el otro.
Hoy con … cuarenta
seguimos locos
aunque ya
cada uno por su cuenta.

Autor: María Josefa Martín de la Hoz

Llamadme loca
Inconsciente
Desenfrenada
Egoísta
InmaduraErnest Procter - The Day's End (1927)
Obsesiva
Ilusa.

Tiradme piedras
Apuntadme con el dedo
Cuchichead a mis espaldas
Miradme por encima del hombro
Desacreditadme
Apartadme de vuestros círculos
Ignoradme si nos llegamos a cruzar

No pido perdón

Por yacer a tu lado
volvería a pecar cien veces más

Autor: Silvia Cuevas-Morales

Ilustración: Ernest Procter, “The Day’s End” (1927)

copa de vino
Tomemos -por ejemplo-
una copa de vino
y una noche.
Entera.
De un trago.
Para no arrepentirnos.

Autor: Carmen Maroto

ME GUSTA DE TIpoder-de-seduccion

Me gusta de ti,
esa manera natural
de desnudarte.
De quedarte contigo,
sin otra ropa que tu piel
y tu deseo.

Autor: Mabel Escribano Usero

Fotografía de Josep Aguilella

Fuente original:

http://poemasamimanera.blogspot.com.es/2014/10/me-gusta-de-ti.html

Huelo tus versos
Hundida en la noche

Huelen a cigarrillo
A luz apagada
A sudor caliente en sábanas frías
A sexo de hombre y de mujerVictoria Cozmolici - sold
A pinos a sol
Vino y sobremesas

Huelen a tiempos pasados
A noches de jazz
en pisos con humo
A güisqui
acompañando a Bach

Huelen a ti
A tu piel heladaVictoria Cozmolici - cup of coffee
De no estar aquí
A texto desenfrenado
A orgasmo de papel
A luz prendida
para ver tus ojos

Huelen tan fuerte
que no se me despegan
Aquellos versos tuyos
escritos para otra

Leo tus versos
En la noche hundida
Apago la luz.

Autor: Samantha Barendson

Ilustraciones de Victoria Cozmolici

Anuncis

5 comments on “poemas de amor, versos húmedos (XIV)

  1. A Samantha, cómo vas a poner: “versos tuyos escritos para otra” -se entiende que la otra es el Yo poético que tiene un doble yo, el yo intimo, de la relación conyugal, por decir algo, y el yo empírico, es un modo de proteger al yo femenino. Mas, literalmente, dejando de lado esta parte ‘figurada’ con que “la otra” es el “yo íntimo”, esta otra a primera impresión es ‘despreciar’ el amor propio al yo íntimo. Por eso, digo “cómo vas a poner? “para otra”. Tocante al tema del olor, de que el cuerpo “huele”, como forma indirecta de aludir a la cercanía entre el yo y el tú, e.d., huele a algo, equivale a decir que hay una “cercanía” y que esa cercanía es “real”, por eso, en forma concreta, el “recuerdo” se figura un olor a jazz, huelen a noches de jazz, con lo que se descubre que en el presente hay una separación, lo que crea un ‘anticlímax’ o una relación trágica, es como decir ‘estuvo conmigo, y ahora está con otra’, e.d., ya no me quiere, o soy una víctima.
    Digo esto a primera impresión, porque “me da impresión” valga la redundancia que estas desperdiciando un material que puede servir para algo más útil, p.ej., si lo ponemos al revés, o invertimos el tratamiento del tema, se tiene que hay un Yo femenino a quien se quiere o -si arriesgas más- a quien se ama. Es decir, para que una mujer ame, es necesario que el hombre lo amerita, entonces, los gustos de jazz son tuyos -es un desafío probar que a una mujer le gusta el jazz, verter en sus versos el olor de las noches de jazz. Entonces, el poema en la que el Yo poético lee los versos en la que alguien la ve, se vuelve como un espejo; de modo que los versos del poema huelen al yo femenino, como algo justo, o de Justicia poética.
    De otro modo, me gusta el poema como “material” donde una chica es amada o es mostrada en la intimidad y los versos dirigidos a ella, donde todas las palabras, cada una de ellas huele al yo femenino, es una justa “alabanza” o un culto a la dama.
    Por otro lado, no tengo nada en contra de que el poema se haya resuelto de modo tan trágico, o se termina con el alto costo de que el yo poético sea la víctima.
    De algún modo, valgan las ironías, este “otro poema” que mi mente de Lector descubre en ti, es finalmente en el mismo poema que escribiste, solo con la idea mía de que el poema solo se arma en la mente del que lee, libremente.
    De todos modos, gracias por publicar tus versos, que son tuyos -y en ellos los de él, con toda justicia, debido a que detrás de un hombre hay aquí una Gran Mujer. Gracias, mil.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s