La poesía social de David González

1380487_10202068685698253_346899115_nEL PEOR INSULTO

Asistí
desde muy temprana edad
y desde un lugar de privilegio
a la puesta en práctica
del siempre popular
arte del insulto o espelleye.
Algunas de las mujeres de mi calle,
tenían la saludable costumbre
de arreglar sus diferencias
asomándose a las ventanas,
balcones y corredores de sus casas
y luego, a cara perru, con descaro,
ponerse a ventilar, por ejemplo,
las sábanas conyugales de sus vecinas
o a sacudirles encima
las piedras
por las que, se decía,
se las habían pasado
o todavía se las pasaban,
y no sus maridos precisamente.
Más adelante, hube de vérmelas
con el vocabulario
de una cantidad considerable
de hijos de la gran puta
de toda clase y condición.
Con esto, solo quiero dar a entender
que, si la ocasión así lo requiere,
no soy de los que se lavan la boca con jabón:
soy de los que escupen
soy de los que escupen las palabras más dañinas
si de lo que se trata
si lo de que estamos hablando,
es de causarle a alguien, a quien sea,
el mayor daño emocional posible.
Pero es ahora, a los cuarenta y cuatro años,
cuando por fin acierto a entenderlo:
el insulto, el peor insulto,
es decirle a la otra persona,
y decírselo mirándola a los ojos.
 
te quiero,
 

cuando sabes fijo, positivamente fijo,
que no se lo estás diciendo
de corazón.

ESQUELAS

mi abuela Van Gogh - la mecedora (1889)
tiene la manía
de sentarse a leer
las esquelas del periódico
todos los días
después de fregar
los cacharros de la comida.
las repasa una y otra vez,
como si estuviera estudiando
para un examen,
y hay veces
que no puede evitar
que se le escape
un suspiro de alivio
al comprobar
que ni su nombre
ni sus apellidos
están escritos
en ninguna de ellas,
aunque luego
siempre te diga:

llegar a esta edad
no se lo deseo
ni a mi peor enemigo.

Ilustración: Van Gogh, “la mecedora” (1889)

LAS MANOS

las manos
me decían mis padresTommy Ingberg - 23
antes de sentarme
a la mesa a comer

lávate bien
las manos.

No alcanzaban
a comprender
que los niños
las tenemos siempre
limpias

Ilustración de Tommy Ingberg

Sacrificio

Hans Andersenm Brendekilde - Campesino agotado

me llamo david:

 y       me esfuerzo: me esfuerzo:

         dios sabe que me esfuerzo:

         dios sabe lo mucho que me esfuerzo:

 y       aunque no sea quién para decirlo:

         no solo lo digo: lo escribo:

         no creo haber obrado del todo

         mal:

          pero nada:

         no hay nada que hacer:

         el suelo que labro

         no me quiere dar sus frutos:

          el suelo que labro

         no me quiere dar sus frutos:

          como a caín: sí: como a caín:

          pero yo me llamo david:

         ya te lo he dicho:

y       ni siquiera tengo un hermano

          al que matar:

           pues bien: maldito seas: 

           yahvé

Ilustración: Hans Andersenm Brendekilde, “Campesino agotado”

 ALBA 

se llama alba
pero no anuncia

la salida del sol:

¿te enteraste que murió turiel?

sí, tía, me enteré.Toni Gasco - On the road
turiel, tu chorbo,
de una sobredosis,
en el piso de su camello,
a los treinta y nueve,
hace cinco años ya

se llama alba

pero no anuncia

la salida del sol:

¿y

sabes lo de su madre también?

su madre,
de la que turiel había heredado
su larga melena azabache

murió hace unos meses,
completamente sola y trastornada,
en una de esas residencias

se llama alba
pero no anuncia
la salida del sol:

y

utrillo,

el chaval que subió con vosotros a la cárcel

¿que pasa con él?

asesinó hace poco a su mujer,
que era yonqui también.
le echó gasolina por encima
y

y la quemó viva

se llama alba
pero no anuncia
la salida del sol:

tienes que escribirlo, david
tienes que escribirlo todo, tío

después recoge la pala
el cepillo
y

se aleja empujando

el carro de la basura

y

el Sol, sale

Ilustración: Toni Gasco, “On the road”

LA AUTOPISTA

Solana - barbería de pueblo (1925)

ya que tanto insistes
en que me lo corte
voy a explicarte
y será la primera
y última vez que lo haga
por qué llevo el pelo largo
llevo el pelo largo
porque el ejército estadounidense
ofrecía una recompensa
de dos dólares
por cada cabellera de indio
que se le entregara
y los que la cobraron
así como los soldados
y mandos superiores
del ejército estadounidense
llevaban el pelo corto
o muy corto
llevo el pelo largo
porque el ejército franquista
en la corrada de la casa en la que nací
le rapó la cabeza
a una de las mujeres de mi familia
cuyo hombre
acababa de ser fusilado
por negarse a defenestrar
niños de pecho republicanos
y los soldados que le raparon la cabeza
así como el resto de las tropas
y mandos superiores
del ejército franquista
incluido el puto francisco franco
llevaban el pelo corto
o muy corto
llevo el pelo largo
porque en el campo de concentración de mauthausena
los deportados españoles
como ramiro santisteban
el superviviente octogenario que me lo contó
a los deportados españoles
una vez a la semana
los sábados
les hacían lo que entre ellos se conocía
como
La Autopista
esto es
les rapaban el pelo al cero
desde la frente hacia atras
la autopista
y más adelante
cuando hitler estaba perdiendo la guerra
con ese pelo
se forraban las botas de los soldados alemanes
con ese pelo
y todos esos soldados alemanes
como también los que los sábados colaboraban
en el mantenimiento de la autopista
juntos con sus respectivos mandos superiores
el hijo de la gran puta del fuhrer a la cabeza
y junto con el resto del pueblo alemán
llevaban el pelo corto
o muy corto
llevo el pelo largo
porque en la tercera galería
de la cárcel provincial de oviedo
la galería de los menores
los que mandaban en ella los kíes
en cierta ocasión me dijeron:
o te cortas el pelo tú
o te lo cortamos nosotros
y encendieron sus mecheros
y tanto ellos
como los funcionarios de prisiones
cuyo trabajo consistía precisamente
en evitar que se produjeran hechos como ese
llevaban el pelo corto
o muy corto
llevo el pelo largo por otra razón también:
muchas de las mujeres que conozco
me aseguran que con él así de largo
estoy mucho más guapo
y aparento muchos menos años de los que tengo
así que en vez de estar dándome la brasa a todas horas
con que a ver cuando voy a que me corten el pelo
mejor te callabas la puta boca eh
y te dejabas
crecer el tuyo.

Ilustración: Solana, “barbería de pueblo” (1925)

foto-David-González-600x300David González (San Andrés de los Tacones, 1964) es un poeta y narrador español. Su poesía es un híbrido muy personal entre la poesía de la conciencia y el realismo sucio si bien debe considerarse, por las formas y los temas, netamente social y comprometida. La obra de David González es resueltamente autobiográfica; se caracteriza por la dureza con que afronta el realismo y la claridad enunciativa tremendamente efectiva y directa.

“Mi poesía es social por los temas que trato, por las realidades sobre las que escribo y por mi posicionamiento respecto de esas realidades”, con esta elocuente declaración queda suficientemente zanjado el ideario poético que se pone de manifiesto en sus poemas y en sus preferencias expuestas en su magnífico blog “El lenguaje de los puños” (http://ellenguajedelospunos.blogspot.com.es/)

Advertisements

One comment on “La poesía social de David González

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s