The last picture show

2013 (12) Laia Nadal 06

Entre las actividades relacionadas con el cine una de las más extendidas y populares es comer palomitas; la crisis galopante ha terminado con los acomodadores –esos que alumbraban a las parejas en mi infancia- pero también con las taquilleras –que ya no tienen tiempo de bordar los horteras gorritos con los que se camuflaba el rollo de papel higiénico de reserva- y con los proyectistas que ahora son programas informáticos sofisticados.

En el centro comercial La Farga, en L’Hospitalet de Llobregat, el Jefe de Recursos Humanos de la central que explota los cines ha descubierto que una misma persona puede vender la entrada, vigilar el acceso a la sala, servir refrescos y dispensar palomitas. Para desarrollar eficazmente estas tareas sólo aceptan estudiantes universitarios con dos carreras, tres idiomas y un máster en comunicación audiovisual.

Esta fotografía de Laia fue tomada el día 26 de diciembre del 2013, en el vestíbulo de los citados cines. La película era “Los juegos del hambre II” e iba junto a su hermana. Su madre y yo, mientras tanto, dimos un paseo por la Rambla Just Oliveras viendo los puestos de artesanía que inundan el paseo en Navidad.

Justamente dos meses más tarde Laia era enterrada a 200 metros escasos de la sala de cine. Fue, seguramente, la última película que vio, o la última vez que fue al cine. El local no ha cerrado, como en la película, aunque languidece; en la puerta no hay un tonto que barra la arena del desierto de Texas cada tarde. Siempre he sabido que Billy, el chico deficiente de la película de Bogdanovitch, se parece mucho a mí.

Hoy he encontrado en el ordenador un archivo con la base de datos que Laia había empezado a crear con las películas que veía, como yo hacía antaño y cuya absurda manía recuperé hace tres años. En su base de datos no hay muchos registros, apenas una cincuentena. Si en ocasiones se te pasa por la cabeza olvidar que ha muerto sólo tienes que ver la fecha de la última actualización del archivo y seguir vadeando con esta tristeza hasta la hora de acostarse. Los detalles más nimios revelan siempre los acontecimientos más trascendentales.

Autor: Javier Solé, junio 2014

Relato que con el mismo título previsiblemente se integrará en el libro sobre Laia, “Bombyx mori”

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s