La planta octava del Hospital Sant Joan de Déu

Nunca hubiera querido escribir este relato que lleva por título “LAS ILUSIONES IMPOSIBLES”:

laia 01

En la planta octava del hospital de Sant Joan de Deu, las ilusiones de los niños enfermos no desfallecen nunca, por difíciles e inverosímiles que parezcan. Iván, de cuatro años, sueña perseguir un balón de reglamento firmado por todos los jugadores del primer equipo. Nil planifica un viaje a Orlando para colmar de besos a Mickey Mouse; Mireia ansía unas vacaciones en familia junto a una playa del Mediterráneo con un helado de tres bolas. Una joven guapísima de catorce años querría bailar hip-hop con su hermana Esther. El hijo de unos inmigrantes anhela menos penurias para sus padres. Noelia, de seis años, se imagina con trineo por Finlandia, merendando en la mismísima cabaña de Santa Claus, en los bosques de Laponia.

Héctor, el médico que les atiende, sabe que la vela encendida de las ilusiones inalcanzables que anida en el corazón de los niños enfermos de la planta octava del hospital de Sant Joan de Déu, aunque se extinga la mayoría de las veces, es más poderosa que todas los cirios de las iglesias.

Los padres de los niños enfermos de la planta octava, por el contrario, tienen ilusiones más inmediatas, más prosaicas, casi burdas. Se diría que en lugar de una ilusión es un mero deseo desprovisto enteramente de optimismo; certificar día a día que la supervivencia es posible. Nunca sobrevivir fue una ilusión tan titánica.

Autor: Javier Solé, febrero 2014

Del libro “Bombyx mori” (ISBN 978-84-9095-196-5)

Y el video que Macaco grabó en el Hospital, referencia en España en el tratamiento del cáncer infantil:

Advertisements

14 comments on “La planta octava del Hospital Sant Joan de Déu

  1. Hola Javier,
    Gracias por hacernos dejarnos leer de tu relato. Espero que no te moleste que haya compartido tu relato, y así fuera, házmelo saber y lo quitaré de la publicación.

    Gracias.

    Un abrazo.

  2. Esperemos que las velas encendidas de las ilusiones inalcanzables que anidan en el corazón de los niños enfermos de la planta Octava del hospital de Sant Joan de Déu, se extinga cada VEZ en MENOS ocasiones. Lo que nunca cambiará es será más poderosa que todas los cirios de las iglesias.

    Un Beso.

  3. He sido amigo de Laia desde 1r de Eso. el primer día se sentó a mí lado porque estábamos por orden de lista. Ella simplemente se sentó y me saludo, yo le respondí. Quién iba a pensar que así de rápido se podían hacer amigos. Desde entonces fuimos grandes amigos. Siempre echaré de menos su voz diciendo: hola Sotito. Sigo sin creermelo.
    Por eso Sr Solé quiero decirle que hizo el mejor trabajo junto a su esposa, su hija. Gracias.

  4. No hay nada que disculpar Adria; la mención a Esther por mi parte es sólo para intentar burdamente mitigar la pena. Y gracias por el texto, es precioso y nos ha gustado mucho a los cuatro.

  5. He sido compañero de su hija desde segundo de la ESO y era una chica increíble, fue con la primera persona que me hable de la clase porque me fije en el parecido que tiene con su hermana, Esther, la echare muchísimo de menos. Respecto a su texto, me ha dejado la piel de gallina, redacta de una manera fenomenal y tiene mucha razon en todo lo que dice, mis felicitaciones.

  6. Moltes gracies Xavier per la teva generositat en compartir aquests moments tant durs per vosaltres. Quan tots tenim en el nostre encongit cor la Laia, tu encara ens ajudes a fer un pas més en el buit i ens parles de les il·lusions de tantes criatures i les seves famílies ingressades a l’hospital, amb la incertesa de si mai podran acomplir-les.
    La vida ens ha colpejat de mala manera per recordar-nos que hem de viure-la amb intensitat, estimar cada moment, cada persona… Jo intento fer-ho fa molt de temps, per això m’enduc per sempre el bonic somriure de les teves filles, la Laia i l’Esther, així com tots i cada un dels moments que les he pogut veure i viure a l’escola.
    A un pare o a una mare no cal que ens diguin com de bones, boniques o grans persones són la nostra canalla : és el més valuós i important que tenim, però de ben segur que sabreu reconèixer l’estima sincera que tants amics i companys han professat.
    M’hagués agradat ser-hi prop vostre per fer-vos una abraçada i un petó en els pitjors moments, si és que hi pot haver algun de concret. Per això permet-me que ho faci ara, encara que sigui de manera virtual amb aquestes paraules, a tu, a la Maribel i especialment a l’Esther, tot i que he demanat a les seves amigues properes que ho facin quan tinguin ocasió.
    Encara ens queda un llarg camí per recórrer, prenem exemple dels nens i les nenes de la vuitena planta de Sant Joan de Déu i lluitem per les il·lusions impossibles.

    Humbert

    • Gracias, Humbert. Las palabras cálidas de tu comentario son hermosas y contienen también una orientación para sortear este devastador paraje. La supervivencia de los sobrevivientes no es tarea fácil.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s