Carlos no vuelve a casa por Navidad

1978 En casa de Carlos 02 Charlie guitarristaAntes de la primera campanada
te marchaste de casa.
Con la última campanada
-la doceava-
regresabas cabizbajo al hogar
pero nosotros no olvidaremos
Charlie, nunca,
la valentía con la que desafiaste
la autoridad paterna.

Todo estaba dispuesto; el cava en la nevera, las uvas en el plato, turrones y polvorones en la bandeja y en la tele el puto zoom de Valerio Lazarov.

Un golpe seco. Carlos cierra la puerta de la calle de un portazo. Un progenitor autoritario y machista con dos hijos de la misma edad que prohíbe al varón salir en Nochevieja para evitar lo haga también la hermana. Carlos se ha marchado de casa, precisamente en Navidad. Desafía de este modo a su padre y al eslogan de los turrones.

Recorre las Ramblas en taxi, por la zona de arriba. Si hubiera descendido descubriría un mundo nuevo para un joven poeta, las putas y los travestis que sólo unos pocos años después serán el centro de su universo poético. Bajo las faldas, beberse de una sola vez el sexo húmedo mientras recita ora Rimbaud ora Kavafis.

Aquella noche de fin de año Carlos permaneció fugado del hogar paterno no más de tres horas. Regreso cuando el taxímetro le puso en aviso de su exiguo capital. Aunque él no lo supo hasta mucho más tarde había perdido la batalla pero había ganado la guerra. Durante el tiempo de su búsqueda infructuosa por el barrio nunca imaginamos que osaría adentrarse en el centro de la ciudad, a más de tres kilómetros de casa. Todos sus amigos y su propia hermana sentíamos que aquella muestra de rebeldía era la mejor manera de empezar 1975. Once meses más tarde, en la madrugada del 20 de noviembre, el cava que no llegamos a descorchar en Nochevieja y languidecía en el frigorífico sirvió para el brindis de la libertad.

El océano poético de Carlos estaba siempre sobrevolado por albatros. Yo cuando alzo la vista al cielo no puedo distinguir ni el destello de las estrellas. Veo claramente que no brilla ninguna.

… pero alimento las largas tardes de este otoño inacabable con los momentos gloriosos de nuestra vieja amistad.

Autor: Javier Solé

Relato incluido en la versión impresa de “Rehén de la memoria” (ISBN 978-84-9050-719-3)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s