el puente de mi niñez

Mi infancia no tiene un Puente como el de los enamorados en Paris (Pont Neuf), los joyeros florentinos (Pont Vecchio), los condenados en Venecia (Puente de los Suspiros) o las estatutas de Praga (Puente Carlos) pero tiene puente. Mejor, tenía. El progreso de la ciudad hizo que el puente que unía las calles Valencia y Guipúzcoa fuera desmontado hace años. Las dos curvas son ahora una recta y los arquitectos municipales se han dado cuenta que Huelva casa con Valencia y Guipúzcoa con Aragón. Federalismo asimétrico que rumian algunos por aquí.

niña al colegioEl puente no tenía nombre. Unía dos calles, dos barrios, y también dos escuelas, el colegio de jesuitas y el de las monjas. No era, por tanto, el camino inhóspito que recorría cada mañana camino de la escuela sino la senda que alborozado me conducía todos los días a la niña de ojos verdes con trenzas y braguitas de algodón con encajes que asistía a las monjas y que más de una vez me sonreía invitándome a soñar.

Bien mirado, el puente carecía de encanto; ningún poeta se suicidó desde él y no hubo obreros o estudiantes que fueran arrojados por la policía del régimen desde lo más alto de este puente abúlico. Desde su desmantelamiento fue refugio primero de drogadictos y luego de vagabundos. Ahora lo habitan familias desahuciadas por esta sempiterna crisis del capitalismo.

Hoy, cuarenta años después, algunas noches de vigilia creo adivinar entre sombras la sonrisa de la niña de ojos verdes con trenzas y con lencería de diseño, que asiste al Ambulatorio de Sant Martin a la sesión de quimioterapia. Lo verdaderamente asombroso –y hermoso- es que todavía me sonríe.

Yo no la he olvidado y ella todavía se acuerda de mí.

Autor: Javier Solé

Relato incluido en la versión impresa de “Rehén de la memoria” (ISBN 978-84-9050-719-3)

2 comments on “el puente de mi niñez

  1. Quita quita quita quita… “tu puente”???? ¡¡¡MI!!! PUENTE!!!! Yo vivía enfrente de ese puente, Javier. Y cada día tenía que rodearlo para ir de mi casa -la de mis padres- a la de mi abuela, que vivía justo enfrente de ellos. Ahora, sin puente, sólo tengo que cruzar la Rambla en sentido contrario, ya que vivo en casa de mi abuela, y es a mi madre a la que voy a visitar.
    Recuerdo perfectamente ese puente, y el día en que lo volaron -el dibujo de las grietas sobre el cemento de la calzada, el puente vacío, desierto, todos los vecinos mirando-. Pero echo de menos tener más fotos del “monstruo”, porque marcó mi niñez, hasta que lo destruyeron. Los míos no son recuerdos amorosos, pero sí tremendamente nostálgicos, como los tuyos.
    ¿Sabes? Aún, en alguna ocasión, muuuuuuuuuuuuuuuuy de vez en cuando, he soñado con ese puente. Que aún existe. Que no lo han derruido. Que no han pasado treinta años -¿o fueron más? Desde luego cuarenta no, Javier. Cuarenta, no, que yo tengo cuarenta y uno, y si fueran cuarenta yo no podría recordar nada, porque no habría nacido!!!

  2. Pasaré por alto la propiedad del puente aunque admito que por proximidad geográfica e histórica tienes tú más legitimidad. Confío podamos compartirlo (como los amantes el baño). No sabía que de ese puente pudiera elaborarse una historia alternativa, una moderna Caperucita; el camino más largo para la distancia más corta.
    Habrás celebrado su demolición; te aporta mejores vistas y la revalorización de los bienes inmuebles de la familia es innegable.
    Para elaborar la historia indagué nombre, construcción y derribo del puente. Búsqueda infructuosa. Ni encontré datos ni tampoco imágenes. Lo de los cuarenta años es una referencia a la evocación del tiempo transcurrido desde mis encuentros con la niña de las trenzas, allá por los años setenta; el puente imagino fue demolido a finales de la década de los ochenta. Mas o menos, lo verdaderamente importante es la sonrisa de la niña de trenzas. Y los besos de tu abuela, claro está.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s