el suicidio (XXI): el infortunio del célebre escritor consagrado. Salgari, negrero literario de sí mismo.

“Solamente en los sueños somos libres. El resto del tiempo necesitamos el sueldo” (Terry Pratchett)

Lovis Corinth - Goetz von Berlichingen (1917)A Salgari lo mataron sus editores que le obligaron a acometer el oficio de escritor como si fuera un remero en galeras. Durante toda su vida tuvo que escribir mucho para comer poco; es probable que su primer error fuera agarrar en la mano un pájaro –gorrión raquítico- que emprender la caza de los cien que cruzaban volando los mares pero no es menos cierto que se ató –lo ataron, sin un segundo de respiro- a contratos miserables que explotaban su genio y que apenas le daban para mantener a su familia.  Escribió más de doscientas novelas, trabajando día y noche sin salir de su cuarto. Eran historias de aventuras, con héroes románticos y audaces que hacían todo lo que su autor no podía realizar: luchaban por ideales, en medio de las selvas y el mar, en paisajes exóticos poblados de animales salvajes.

Escribió tres cartas de despedida; a sus hijos, a sus editores y a los diarios.

A los directores de los periódicos:

“Vencido por todo tipo de desgracias, reducido a miseria a pesar del enorme trabajo, con mi mujer loca en el hospital, a la que no puedo pagar sus gastos, me quito la vida. Tengo muchos admiradores en Europa y América. Les pido señores directores, que abran una suscripción para sacar de la miseria a mis cuatro hijos y pagar los gastos de mi mujer mientras esté en el hospital. Debería haber tenido otra situación y suerte, debido a mi nombre. Estoy seguro que ustedes, señores directores, ayudarán a mis desgraciados hijos y a mi mujer. Con las gracias más sentidas, me despido”.

A sus hijos:

“Queridos hijos: Soy un vencido. La locura de vuestra madre me ha partido el corazón y todas mis fuerzas. Yo espero que los millones de mis admiradores, a los que durante años he distraído e instruido, os saldrán al encuentro. Os dejo sólo 150 liras, más un crédito de 600 liras, que recogeréis de la señora Nusshaumar. Os dejo la dirección. Que me entierren como pobre, ya que estoy arruinado. Manteneos buenos y honestos y pensad, en cuanto podáis, en ayudar a vuestra madre. Os besa a todos, con el corazón sangrando, vuestro desgraciado padre”.

A sus editores:

“A vosotros, que os habéis enriquecido con mi sudor manteniéndome a mí y a mi familia en una continua semi-miseria o algo peor, pido sólo que, en compensación de las ganancias que os he proporcionado, paguéis los gastos de mi entierro. Os saludo rompiendo la pluma”.

corsarios

“Todos somos un poco como él y añoramos barcos que nunca abordamos porque andábamos en fichar en el tajo que pone en la mesa el plato de hoy y el de mañana ya veremos, que está la cosa muy mal, nos subimos en alzas para parecer gallardos, dejamos los sueños sin cumplir y un día amanecemos pensando: así que vivir es esto. Una tarde, por hacernos la ilusión de que aún nos queda sangre forajida, contestamos mal al jefe o fumamos un pitillo corsario en el retrete del aeropuerto, como los sin ley, pero al cabo volvemos a remar en agua dulce y al piso con hipoteca, que mañana hay que madrugar” (Martin Olmos, http://martinolmos.wordpress.com/tag/emilio-salgari/)

Ni marino, ni héroe de guerra, ni leyenda del mar ni gran espadachín. Tampoco había visitado lugares remotos, ni luchado junto a Sandokán, ni viajado por todo el planeta.

Se diría que vivió dos vidas. Una, la real, sórdida y dramática, firmada por la desgracia. Otra, la que creó a fuerza de imaginación y sueños, y que perdura en cada página de sus obras.  Es difícil saber si los sueños alimentaban su vida o le permitían escapar de ella. Pero su mísera existencia confirma, trágicamente, que quien no realiza sus sueños se pasa la vida realizando los de los demás.

salgari_emilio

Emilio Salgari (1893-1911), escritor italiano extraordinariamente prolífico y autor de más de 80 novelas y de un centenar largo de relatos, incorporó a ese género literario un mundo desmesurado, poblado de grandes peligros, animales salvajes, huracanes temibles, caracteres indómitos y pasiones incontrolables y en el que reinan los valores románticos primitivos de la lealtad, la amistad, la fuerza y el coraje, situando la acción trepidante en paisajes exóticos y anclándola en la verosimilitud por medio de pinceladas históricas y naturalistas.

De forma inexorable, todos los miembros de su familia parecen quedar marcados por un aciago destino. Ya Emilio vivió a los siete años el suicidio de su progenitor. Su mujer, ingresada en un psiquiátrico sólo seis días antes del suicidio, fallece pocos días después de la muerte de Salgari. El destino fatal de sus cuatro hijos con nombres de protagonistas literarios, también se cumple: Nadir, el hijo mayor, muere en un accidente de tráfico cuando se estrella su motocicleta contra un tranvía. Fátima, la única hija, muere víctima de la tuberculosis en un hospital, cuando era muy joven. Romeo, otro de sus hijos, dispara contra su mujer, en un ataque de celos, y después se suicidó. Omar, el más pequeño, que siguió sus pasos literarios y escribió más de 40 obras inspiradas en escenarios y personajes de su padre, se suicida arrojándose desde la ventana de su piso de Turín.

Poemas eróticos de María (I)

En el blog ALGO MAS QUE PALABRAS http://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com.es/ su autora, María, publica regularmente poemas de temática amorosa con suaves pincelas de erotismo. Su producción es ingente y aunque pueda resultar algo reiterativa muchos de sus versos tienen una musicalidad sutil y una utilización del lenguaje cada vez más depurada. Creo que sus últimas composiciones son infinitamente mejores y más elaboradas que las primeras donde imperaba una visón del amor demasiado convencional –incluso algo cursi-. Otra cosa que me gusta es la concisión, sus composiciones no son largas y la estructura de sus estrofas milimétricamente concebida.Todas las que os propongo se encuentran entre mis favoritas, En esta primera entrega quiero expresar mis preferencias por “Resbalando en tu silencio” e “Inventándote”. Pero vuestros gustos, claro está, pueden ser otros bien distintos por lo que seria una imprudencia no visitar el blog y saborear otros muchos poemas de esta mujer enamorada, sensible y sensual.

EL SILENCIO DE LA NOCHEJuliana Kolesova - 03

Mi aliento silencia el vacío,
la soledad abriga mi alma
en la oscuridad de la noche
miro la luz de tu rostro.

Las horas desnudan mi piel,
mis ojos te aguardan
cobijados bajo la luna
vistiendo la noche de ti.

http://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com.es/2012/09/el-silencio-en-la-noche.html

Ilustración de Juliana Kolesova

RESBALANDO EN TU SILENCIO

yan mcline - 24
Cierro los ojos y me pierdo…
en el amanecer de tu firmamento,
en la sensualidad de tu boca
en el húmedo jardín de tus sueños
en el rubor de tus pezones.

Abro los ojos y me encuentro…
suspendida en tus horas
resbalando en tu silencio
fundida en tus abrazos
buscando el caudal de tus labios.

Fotografía de Yan McLine

http://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com.es/2012/08/resbalando-en-tu-silencio.html

RECUERDO

Louis Treserras - 04Recuerdo…
tu mirada,
tus labios,
tus manos,
tu cuerpo..

Recuerdo…
tus besos húmedos
que aún habitan en mi boca,
tu lengua que flota
en el universo de mi piel.

Recuerdo…
los instantes dorados
en que tus caricias de seda
tejieron mi cuerpo,
llenándome de ti.

Recuerdo…
saberme deseada,
caminar en tu sendero
hasta romper los límites
de lo prohibido.

http://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com.es/2012/08/recuerdo.html

Ilustración de Louis Treserras

INVENTANDOTE

Jeff WACK - 01Te invento en la ventana
de mis sueños despiertos,
pintando con mi mirada tu cuerpo
para explorar con mis besos tu piel.

Te invento en el pensamiento
de una noche callada,
trazando entre los cristales
mi verdad sin pudor.

Te invento en el tiempo
dibujando espejismos,
asaltando tu cuerpo,
construyendo el placer.

http://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com.es/2012/08/inventandote.html

Ilustración de Jeff WACK

DÉJAME SENTIRTE

Déjame acurrucarme en tu regazo,
deja que mi agua te salpique,
que mi humedad te envuelvaYannick BOUCHARD - 01
que mis lágrimas te empapen.

Déjame abrazarme a tu cuerpo,
deja que mi sonrisa te acaricie,
que mi brazos te abriguen,
que mi húmedos labios te beban.

Déjame sentirte en mi piel,
deja que mi luz no se apague,
que mis manos te recorran
que mis sueños no se rompan.

http://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com.es/2012/04/dejame-sentirte.html

Ilustración de Yannick BOUCHARD

la vida y la muerte (12): la noche eterna

“Estoy tranquilo. Todo duerme. Sin embargo, me levanto y voy a mi despacho. No tengo sueño. Mi lámpara me ilumina nítida y suavemente. La tengo regulada. Durará hasta que se haga de día”

 (Samuel Beckett)

Ilustración: Bigot, “joven con una vela” (1650)

amores cotidianos (57): los amantes. Poema de Julio Cortázar.

LOS AMANTES

¿Quién los ve andar por la ciudad
si todos están ciegos?
Ellos se toman de la mano: algo habla
entre sus dedos, lenguas dulces
lamen la húmeda palma, corren por las falanges,
y arriba está la noche llena de ojos.

Son los amantes, su isla flota a la derivaElena Martyniuk - 15
hacia muertes de césped, hacia puertos
que se abren entre sábanas.
Todo se desordena a través de ellos,
todo encuentra su cifra escamoteada;
pero ellos ni siquiera saben
que mientras ruedan en su amarga arena
hay una pausa en la obra de la nada,
el tigre es un jardín que juega.

Amanece en los carros de basura,
empiezan a salir los ciegos,
el ministerio abre sus puertas.
Los amantes rendidos se miran y se tocan
una vez más antes de oler el día.

Ya están vestidos, ya se van por la calle.
Y es sólo entonces
cuando están muertos, cuando están vestidos,
que la ciudad los recupera hipócrita
y les impone los deberes cotidianos.

Ilustración de Elena Martyniuk

las mujeres, el matrimonio y Napoleón: Siete ocasiones (B. Keaton, 1925)

“Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo” (Napoleón)

siete ocasiones

Buster Keaton no solo era un acróbata, gimnasta, malabarista y cómico, era…..un genio.

Sinopisis: La película narra los desesperados intentos de Jimmie Shannon (Buster Keaton), un agente financiero cuya empresa pasa por graves problemas, como consecuencia de los cuales puede acabar incluso en la cárcel, por encontrar una mujer dispuesta a casarse con él ese mismo día, tras el rechazo de su novia Mary (Ruth Dwyer) después de proponérselo, pues ésta cree que quiere casarse con ella sólo para así cobrar la herencia de siete millones de dólares que le ha dejado su abuelo con la condición de que se case ese mismo día, en que cumple veintisiete años, antes de las siete. Una vez llegado a la iglesia donde espera casarse con la mujer que le traiga su socio (Howard Truesdall) se queda dormido, y al despertar Jimmie descubre, no sin horror, a una multitud de mujeres vestidas todas de novia que han acudido allí gracias al anuncio que ha puesto su socio en el periódico, con la esperanza de casarse con el futuro millonario. A partir de aquí la película nos muestra los indecibles esfuerzos de Jimmie por llegar a tiempo a casa de su novia y los de la multitud de mujeres por alcanzar a Jimmie.

El ritmo es en crescendo. En las últimas secuencias de la película asistimos a una espectacular persecución por parte de las furibundas casamenteras que se creen engañadas por el ingenuo Jimmie y que le impiden llegar a casa de su novia. Inolvidable la turba de mujeres en pos del novio millonario y la escena de las rocas del acantilado.

Por otra parte, esta secuencia inolvidable es una de las muestras más representativas de la misoginia contenida en el cine de Keaton.  Las mujeres están presentadas en ella como una furibunda masa que arrasa con todo y con todos los que se le ponen por delante en su sed de venganza. Es memorable el plano que recoge en picado a Jimmie andando por la calle y a sus espaldas, sin él advertirlo, se van sumando más y más mujeres como una terrible amenaza sobre el desprevenido e indefenso hombrecillo; o también las imágenes posteriores de las mujeres destruyendo un sólido muro de ladrillos, invadiendo un tranvía y expulsando a su conductor, arrollando, incluso, a un equipo completo de rugby.

Puedes ampliar información sobre la película en:

http://elgabinetedeldoctormabuse.wordpress.com/2011/11/23/siete-ocasiones-seven-chances-1925-de-buster-keaton/

Poemas íntimos de Mario Benedetti.

Hay cosas demasiado dificiles; comerse un helado una tarde de agosto antes de que se derrita o elegir poemas de Mario Benedetti. Algunos de carácter más social ya los he publicitado en blocdejavier y otros irán apareciendo. Con su respectiva versión sonora ahí van estos cuatro:

Una mujer desnuda y en lo oscuro

Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera un resplandor que da confianza
entonces dominguea el almanaque
vibran en su rincón las telarañas
y los ojos felices y felinos
miran y de mirar nunca se cansan.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
es una vocación para las manos
para los labios es casi un destino
y para el corazón un despilfarro
una mujer desnuda es un enigma
y siempre es una fiesta descifrarlo.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera una luz propia y nos enciende
el cielo raso se convierte en cielo
y es una gloria no ser inocente
una mujer querida o vislumbrada
desbarata por una vez la muerte.

Táctica y estrategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Viceversa

Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte.
Tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte.

Tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte.
o sea,
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.

Soledades

Ellos tienen razón
esa felicidad
al menos con mayúscula
no existe
ah pero si existiera con minúscula
seria semejante a nuestra breve
presoledad

después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad

ya se que es una pobre deformación
pero lo cierto es que en ese durable minuto
uno se siente
solo en el mundo

sin asideros
sin pretextos
sin abrazos
sin rencores
sin las cosas que unen o separan
y en es sola manera de estar solo
ni siquiera uno se apiada de uno mismo

los datos objetivos son como sigue

hay diez centímetros de silencio
entre tus manos y mis manos
una frontera de palabras no dichas
entre tus labios y mis labios
y algo que brilla así de triste
entre tus ojos y mis ojos

claro que la soledad no viene sola

si se mira por sobre el hombro mustio
de nuestras soledades
se vera un largo y compacto imposible
un sencillo respeto por terceros o cuartos
ese percance de ser buenagente

después de la alegría
después de la plenitud
después del amor
viene la soledad

conforme
pero
que vendrá después
de la soledad

a veces no me siento
tan solo
si imagino
mejor dicho si se
que mas allá de mi soledad
y de la tuya
otra vez estas vos
aunque sea preguntándote a solas
que vendrá después
de la soledad.

Ilustraciones, por este orden: Kiera Malone, Emilii Wilk,  Paul Knight ,  Modigliani – Cabeza de Jeanne Hébuterne ligeramente vuelta a la derecha- y Jared Joslin -Cafe-.

Mario Benedetti (1920-2009), escritor, ensayista y dramaturgo uruguayo cuya obra poética, en un estilo sencillo y directo -casi coloquial-, aborda una temática social sin renunciar al intimismo del amor. Su obra se hizo eco de la angustia y la esperanza de amplios sectores sociales por encontrar salidas socialistas a una América Latina subyugada por represiones militares.

la mano que mece el cariño

“Recuerda que si algún día necesitas una mano que te ayude, la encontrarás al final de tu brazo. A medida que envejeces descubrirás que tienes dos manos, una para ayudarte a ti mismo y otra para ayudar a los demás…” (Audrey Hepburn)

Fausto Podavini - world press photo

En la fotografía premiada de Fausto Podavini vemos a Mirella que vive con la enfermedad (Alzheimer) de su marido Luigi y dedica su vida a cuidarle.