El cuento de la lechera

Ahora que el sistema financiero español respira aliviado por la ayuda que otros le prestarán seguramente a un precio que linda con la usura convendría recordar la fábula de Samaniego que tan deliciosamente musica Paco Ibáñez.

Adiós leche, adiós huevos,
adiós dinero, adiós lechón,
adiós vaca y ternero.

¡Oh loca fantasía!
¡Qué palacios fabricas en el viento!
Modera tu alegría,
no sea que saltando de contento,
al contemplar dichosa tu mudanza,
quiebre su cantarillo la esperanza.

No seas ambiciosa
de mejor o más próspera fortuna,
que vivirás ansiosa
sin que pueda saciarte cosa alguna.
No anheles impaciente el bien futuro;
mira que ni el presente está seguro

¿Cómo pueden dormir tranquilos los políticos que utilizaron el dinero de entidades bancarias para hacer inversiones que lo único que financiaban era su propia carrera política?

¿Cómo pueden mirarse en el espejo los mamones que tras hundir a una entidad financiera se llevan millones de euros de indemnización, finiquito o como mierda se le llame?

(Xavier Sardà, publicado en “El Periódico” 10/06/2012)   

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s